Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas concluye que es necesario a nivel mundial implantar políticas que permitan limitar la introducción de patógenos, como la bacteria Xylella fastidiosa que, procedente de California está afectando a la agricultura española y especialmente a Mallorca.

La Xylella fastidiosa que más afecta a Europa procede del estado estadounidense y sus primeros brotes se detectaron hace tres años en Balears y ya está extendida por toda la superficie de Mallorca, Menorca y Eivissa y supone en la actualidad la "mayor amenaza emergente" para la agricultura de la Unión Europea y, en general de la cuenca del Mediterráneo. La investigación internacional ha sido publicada en 'Applied and Environmental Microbiology' y reseñada en 'Nature'.