Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energía

El 30 de diciembre se inicia el apagón de Es Murterar

El cierre de los dos primeros grupos de la central de Alcúdia se ha fijado para las 10 de la mañana del último lunes del mes

La actividad de Es Murterar registrará un drástico recorte al cierre de 2019. B. Ramon

El lunes día 30, a las 10 de la mañana, está previsto que los trabajadores de la central eléctrica de Es Murterar apaguen definitivamente los grupos I y II de los cuatro allí instalados, casi cuatro décadas después de que se pusieran en funcionamiento, el primero en diciembre de 1981 y el segundo en julio de 1982. Personal de la conselleria de Transición Energética tiene previsto desplazarse hasta Alcúdia alrededor de las doce del mediodía para comprobar que ambos equipos permanecen ya inactivos. Ese día marcará el inicio del desmantelamiento inicio del desmantelamiento de unas instalaciones que durante muchos años han sido claves para el suministro eléctrico de Mallorca pero que ya aparecían en la lista de las diez más contaminantes de España.

La historia de Es Murterar tiene sus orígenes en 1975, una vez se realiza el informe geotécnico previo a unas obras impulsadas desde el Gobierno central de la época, a los que siguieron en 1978 el informe prospectivo sobre el consumo de carbón en la futura central y en 1979 el estudio para la instalación de un fueloducto.

Pero la fecha más relevante es la de 1981, cuando se dan por concluidos los trabajos de construcción y a finales de ese ejercicio entra en funcionamiento el grupo I, para poco más de medio año después hacerlo el II. Una década más tarde se diseñó la ampliación con dos nuevos grupos.

La importancia que Es Murterar ha tenido para la actividad económica de las islas y el bienestar de sus residentes no resta para que rápidamente se pusiera en evidencia que su funcionamiento con carbón era un lastre. Según pone de relieve el director general de Energía del Govern, Aitor Urresti, unas instalaciones como esas, con carbón como combustible, levantadas junto a un humedal, solo se entienden en los años 70, cuando se diseñaron. Porque ya en los 90 sería impensable un proyecto como ese, según pone de relieve.

Un factor clave es que la central de Alcúdia aparecen entre las diez instalaciones españolas que generan un mayor volumen de emisiones con efecto invernadero, según consta en el informe Empresas más contaminantes en España: responsabilidad de las grandes empresas energéticas e industriales en el cambio climático elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad. En ese grupo aparecen otras centrales de Endesa en Almería, A Coruña, Teruel o León.

Eso explica la insistencia del que fuera conseller de Energía durante la pasada legislatura, Marc Pons, por conseguir el compromiso por parte del Gobierno central de que se iba a proceder al cierre de estas instalaciones, acuerdo que, junto a Endesa, se alcanzó a principios de este año y se presentó en febrero. Ahora la responsabilidad de supervisar el cumplimiento del pacto recae en el vicepresidente Juan Pedro Yllanes.

Plan de cierre

El acuerdo alcanzado contempla que los dos grupos más antiguos y más contaminantes de Es Murterar concluirían su vida útil al cierre de este año, mientras que los otros dos restantes verán limitada su actividad a 1.500 horas anuales entre el 1 de enero de 2020 y agosto de 2021, y a partir de esa fecha solo a 50 horas al año. El cierre definitivo se aplaza hasta la entrada en funcionamiento del segundo cable eléctrico que debe de enlazar Balears con la península y que tiene prevista su entrada por la zona de Alcúdia. No hay fecha exacta fijada para ello, aunque se ha apuntado la de 2027.

Serán las centrales de ciclo combinado de Cas Tresorer y de Son Reus las que pasarán a asumir el protagonismo, pero también la apuesta por las energías renovables, que en este momento suponen entre el 3% y el 4% del consumo de las islas, pero que en 2022 deberían de cubrir un 10% del mismo y en 2030 alcanzar el 35%. La propia Endesa participará aportando 72 megavatios mediante la instalación de placas fotovoltaicas.

Sin pérdida de empleos

El acuerdo conseguido entre los Ejecutivos español y balear y Endesa contempla que todo este proceso se llevará a cabo sin pérdida de empleos, al destinar a parte del personal de Alcúdia a las centrales de Cas Tresorer y Son ReusSon Reu, y a las que se van a impulsar para la generación de energías renovables.

Según destaca Guillermo Sastre, representante de CCOO en el comité de empresa de estas instalaciones, los trabajadores con mayor edad permanecerán de momento en Alcúdia, y serán los más jóvenes los que se trasladen hasta las restantes plantas. Pero de momento no se han asignado puestos en estas últimas para todos, y hay una treintena de empleados que viven con una notable incertidumbre ante la posibilidad de que, aunque mantengan el empleo, se les proponga desplazarse a la península. Eso explica las reticencias de la plantilla ante un plan que, en opinión de muchos, se ha querido desarrollar con excesiva celeridad.

Cronología

1975: Primeros informes previos

En 1975 se pone en marcha el informe geotécnico destinado a la futura construcción de la central eléctrica de Es Murterar, proyecto impulsado por el Gobierno central de la época, al que seguirán otros estudios sobre el consumo de carbón en esas instalaciones y sobre la instalación de un fueloducto.

1981: Puesta en funcionamiento

En 1981 se dan por concluidas las obras de construcción y en diciembre de ese año se pone en funcionamiento el primero de sus grupos, al que seguirá el segundo en julio del año siguiente, dejando las instalaciones de Sant Joan de Déu como central de apoyo a la de Alcúdia.

1991: Proyecto de ampliación

En 1991 se desarrolla el proyecto para ampliar la central eléctrica con otros dos grupos. Previamente se habían elaborado los destinados a la creación de una piscifactoría en estas instalaciones, el de la construcción de un taller de servicios o el desatinado a la ampliación del parque de carbón.

2019: Pacto para el cierre por fases

En febrero de este año, el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal; el consejero delegado de Endesa, José Bogas; y la presidenta del Govern, Francina Armengol, comparecieron para hacer público el acuerdo destinado a iniciar el cierre de Es Murterar al final de este mismo ejercicio.

Compartir el artículo

stats