15 de diciembre de 2019
15.12.2019
Análisis

Yllanes dicta su sentencia

Con su "no lo veo exagerado", el vicepresidente ha agravado la crisis de los pluses de 22.000 euros que cobran los seis recolocados de Podemos en Mallorca - "Todavía se cree que es juez y tiene la última palabra", le afean miembros del Govern

15.12.2019 | 02:45

Juan Pedro Yllanes entró en el Govern balear con mal pie. El encontronazo con su antecesor Iago Negueruela –el auténtico vicepresidente de facto– durante el traspaso de carteras fue memorable. Aunque el ahora conseller de Turismo salió peor parado, por los exabruptos que le lanzó, Yllanes también quedó señalado en petit comité; había tomado posesión del despacho de Negueruela sin que éste hubiera sacado todas sus cosas.

El titular de la conselleria de Transición energética ha viajado dos veces a la Cumbre del Clima en Madrid, pero en otoño no se le vio el pelo en la manifestación en Palma por la causa; el conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, fue más astuto y no faltó a la cita. Por esas fechas, el Govern informaba de que "el vicepresidente Juan Pedro Yllanes promociona la industria náutica balear en la Monaco Yacht Show, una de las ferias de referencia del sector". El impacto de ver al político de Podemos entre los yates más lujosos del mundo fue demoledor internamente. "¿Quién le asesora?", empezaron a preguntarse dentro del Ejecutivo.

Fernando Navarro Sordo es uno de estos cargos de confianza del vicepresidente. Al igual que él, es "un 'errejonista' pata negra", según le definen fuentes podemitas. Hasta la derrota en las generales de abril, el sevillano trabajaba como asesor de Podemos en el Congreso de los Diputados, donde estaba Yllanes. Al encontrarse sin cuadros suficientes para completar su gabinete, y purgar a los críticos del partido en Balears, se lo trajo de Madrid.

Esta semana hemos sabido que, al igual que con otros cinco alto cargos podemitas aterrizados desde otras regiones a la isla, Navarro se embolsa 22.000 euros al año en concepto de plus por trabajar en Mallorca y tener su residencia habitual fuera. En lugar de atemperar los ánimos, Yllanes los elevó de tono hasta provocar un incendio que ha achicharrado la pinza PSIB-Podemos. "No me parece una cantidad desmesurada, sino ajustada y adecuada", aseveró quien llegó al poder abanderando a los desahuciados y a las kellys. Ante los periodistas atónitos, que volvieron a preguntarle si 1.833 al mes de sobresueldo para viajar y alquilar un piso, además de la nómina de 56.000 euros al año, no era "un poco exagerado", Juan Pedro Yllanes siguió en sus trece: "No me lo parece, en Balears la vivienda y el transporte son enormemente caros y complicados de conseguir".

"Que el número 2 de Armengol sostenga que ve normal que un político cobre 22.000 euros públicos por ser de fuera y trabajar en el Govern es letal para la izquierda", reflexiona un destacado dirigente del Pacto. Por si hubiera dudas, todo el relato del vicepresidente podemita ha sido idéntico al del PP, que fue quien precisamente implantó en 2011 el sobresueldo ahora en discusión. Entre los indignados ha sobresalido la voz de la exdiputada y exportavoz de Podemos Laura Camargo, calificando las palabras de Yllanes de "insulto para miles de trabajadores" de las islas.

Pero en la cerrada defensa de la prebenda para sus colegas de partido, Yllanes todavía fue a más. Aseguró que estos podemitas de otras autonomías recolocados en Mallorca son "personas con muchísima experiencia y vienen a mejorar" el Govern. "O sea ¿somos tontos los de aquí o qué? Porque aparte de ser asturiana como Mae de la Concha ¿me puedes decir qué otros méritos tiene Paula Valero para traerla de directora general de Políticas para la Soberanía Alimentaria? Además ¿qué es eso?", se pregunta en voz alta otra fuente del Pacto. Al igual que la consellera de Agricultura, Yllanes ha hecho mucho hincapié en la "capacidad" y los supuestos méritos de los seis podemitas para encajarlos en el Govern. "No son más que enchufados", replican en las filas críticas de Podemos.

La comparación paupérrima de los pluses por residencia para los funcionarios públicos del Estado asignados a Balears –97 euros al mes en el caso de los médicos– tampoco amilanó a Yllanes. "Estos trabajadores, que me encantaría que tuvieran unos sueldos superiores, tienen que entender que esto [el plus para los seis altos cargos podemitas que vienen de otras regiones] lo que hace es traer conocimiento y valor añadido al Govern balear".

El sindicato policial SUP le ha respondido: "Permítannos que nos indignemos cuando leemos que seis personas cobran lo mismo que 160 policías que día a día se juegan su vida y protegen la seguridad ciudadana. Es un insulto y una total falta de respeto". "Es llamativo que los policías tengan que reprender a un exjuez", recalca con sorna un cargo electo del tripartito de izquierdas.

Forasteros y mallorquines


Otro "error garrafal" que escuece en el seno del Govern es el escudo protector con el que se parapetó Yllanes desde que estalló la polémica por los pluses. "Es de una irresponsabilidad absoluta que nada menos que el vicepresidente de Balears avive una polémica desfasada y absurda entre forasteros y mallorquines", zanja en privado un alto cargo autonómico. Por alusiones, el número dos de Més, Josep Ferrà, se despachó a gusto: "La demagogia manipuladora y la poca catadura moral de Yllanes lo colocan a la altura de Vox". Y es que Més se opone a que "encima de que no se nos financia la insularidad, Balears tenga que pagar un plus de 'peninsularidad'".

"Nosotros tenemos que callar, pero está bien que alguien le suelte una andanada a Yllanes, él que todavía se cree que tiene siempre la última palabra", cuenta –sonriente– un dirigente del PSIB-PSOE. Los socialistas han cerrado filas con Podemos en esta batalla, por la cuenta que les trae. También, por la docilidad que mostraron Yllanes y De la Concha –"se entregaron como corderitos lechales, era un escándalo", describen en Més– durante el reparto de conselleries. "El problema de Yllanes es que no está acostumbrado a que nadie le tosa; se cree que aún es el magistrado de la Audiencia que podía condenar a políticos; solo que ahora el político es él".

"Un tío inteligente como Juan Pedro, que encima ha sido juez, debería haber desactivado esta crisis en lugar de asumirla en primera persona y exponernos a todos", es el reproche generalizado en privado. Sobre todo, cuando ha trascendido que al menos dos de los altos cargos de Podemos cobran los 22.000 euros irregularmente, al haberse establecido con su familia en la isla, y PSOE y Podemos miran hacia otro lado. Como si estuviera él ahora en el banquillo de los acusados, Yllanes ha quedado sentenciado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.