El Consell de Govern acordó el viernes poner en marcha una línea de ayudas de 2,6 millones para el mantenimiento de paisaje agrario de Balears. Se trata de una financiación que proviene de la ecotasa y tiene como principal objetivo el compensar los gastos que suponen las explotaciones agrarias diversificadas y el trabajo agroambiental que conlleva su cuidado, al estar separadas de la explotación principal. Su cultivo supone una importante absorción de CO2 y contribuyen a crear un paisaje agrario rico y diverso.

Por otra parte, también se acordó encargar a la empresa semipública Tragasa el control y la contención de la playa de Xylella Fastidiosa con una aportación de 1,3 millones. Estas labores tienen la finalidad de cumplir con la normativa europea, así como el decreto que declara de interés público la lucha contra la Xylella. Consistirán en la eliminación de vegetales afectados, realizar prospecciones visuales y tomar muestras de los focos de la plaga ya analizados. También se llevarán a cabo prospecciones a zonas de relevancia especial para reducir las poblaciones del vector transmisor de la bacteria.

El Govern también acordó invertir 7,7 millones en la implantación de un gestor electrónico de expedientes administrativos. Este proyecto, que se desarrolla en cinco años, permitirá aumentar la eficacia y la eficiencia de los trámites de contratación pública y de licitación electrónica, así como dar un impulso al proceso de implantación de la administración electrónica.