Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comercio

Las empresas anuncian un menor refuerzo de personal para Navidad

El comercio tradicional y la restauración señalan que el descenso en el consumo obliga a reducir las contrataciones temporales

El Black Friday marca actualmente el inicio de la campaña navideña para el comercio. M. Sierra

Los sectores más directamente vinculados al consumo navideño, como son el comercio y la restauración, van a aplicar una reducción en sus contrataciones temporales con las que refuerzan una campaña que se inicia con el Black Friday (28 de noviembre) y que se mantiene hasta la celebración de Sant Sebastià (20 de enero). En el caso de las tiendas tradicionales y los restaurantes, se habla de una reducción apreciable en sus refuerzos de plantilla, hasta el punto de que algunos empresarios reconocen que renuncian totalmente a ellos, mientras que en el caso de las grandes superficies se señala que se van a realizar las mismas contrataciones de temporada que en 2018, pero sin incrementos.

La decisión de revisar a la baja los refuerzos de temporada se sustenta en los decepcionantes resultados económicos que se han venido obteniendo en ambos sectores durante la mayor parte del presente año, según señalan los presidentes de sus patronales sectoriales, Toni Gayá, de Afedeco, y Antoni Fuster, de Pimeco, en el caso del comercio, y Alfonso Robledo al frente de la Asociación de Restauración de Mallorca.

Respecto al comercio, se habla no solo de recortar los refuerzos navideños, sino incluso de que muchas tiendas se están planteando suprimirlos. Un empresario de moda de Palma utiliza una expresión bien gráfica: "Si hace falta, ya trabajaré yo más horas".

Las grandes superficies no hablan de recortes, sino de estancamiento. Un representante de su patronal (ANGED) señala que ya se está en el proceso de selección de personal, dado que una parte de éste se incorporará a sus puestos a mediados de noviembre para tener unos días de rodaje antes de que se abra la campaña del Black Friday, que se ha convertido en una de las más importantes para el sector.

Menos y más largos

Desde estas grandes empresas se reconoce que el número de contrataciones navideñas es ya inferior al que se realizaba antes de la crisis, pero por contra se señala que los contratos son más largos, dado que el citado 'viernes negro' ha conllevado un cambio radical en los hábitos de consumo. Si antes las compras navideñas se iniciaban el 6 de diciembre (Puente de la Constitución o de la Inmaculada, como prefiera denominarse), ahora se ponen en marcha a finales de noviembre. De esta forma, estos refuerzos se inician a mediados de este mes y se mantienen hasta el inicio de las rebajas de enero y Sant Sebastià.

Pero el resultado global es que menos gente va a poder disponer de este tipo de contratos durante esta temporada navideña, y muchos de ellos iban dirigidos a gente joven que así obtenía unos ingresos adicionales. En el caso de la restauración, estos refuerzos son más eventuales (se denominan 'extras') y corresponden solo a los días de mayor demanda, pero también en este caso se vaticina una reducción.

Más gastos y menores ingresos

Al comercio y a la restauración no le salen los números. Sus plantillas han visto cómo sus salarios han aumentado este año un 5% (convenio de hostelería) y un 3% (comercio), inyectando mayor liquidez a los presupuestos familiares, y sin embargo el consumo se debilita. Porque la incertidumbre económica está haciendo que el ahorro esté alcanzado en las islas cifras de récord histórico.

A ello hay que añadir un fenómeno generado por las propias empresas del sector y por la fuerte competencia existente entre grandes y pequeños y con internet: a finales de noviembre se celebra el Black Friday con la aplicación de descuentos que suelen ir del 20% al 30%, y que en muchos casos ya se van a mantener durante todo el mes de diciembre para no debilitar la atracción hacia los clientes. Es decir, aún no han llegado los meses más fríos y ya se están vendiendo las prendas de abrigo rebajadas, limitando los márgenes de beneficio.

Esta suma supone un quebradero de cabeza para muchos negocios: más gasto en salarios, menos margen de beneficio y debilitamiento de las ventas. Para cuadrar las cuentas, se recortan las contrataciones.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats