n El líder nacional del PP, Pablo Casado, vino ayer a Palma con la lección bien aprendida. Lejos de lo que en ocasiones ha sido habitual, el candidato popular no se limitó a reproducir un speech válido para toda la geografía española y con un guiño a Balears, sino que dedicó buena parte de su intervención a asumir compromisos con las islas: prometió mantener el descuento aéreo de residentes al 75 por ciento, inversiones en carreteras y en depuradoras y hacer llegar las medidas fiscales del REB.

En un déjà vu, Pablo Casado volvió a pisar Palma para pedir el voto en las próximas elecciones. Lo hizo con un formato mucho más reducido, ante poco más de 150 personas, y mirando menos de reojo a Ciudadanos y a Vox. Si en abril lanzaba consignas para no dividir el voto, está vez la misión quedaba encomendada a la candidata por Balears, Marga Prohens. Casado se mostraba esta vez, después de unas encuestas que apuntan a la recuperación de los 100 escaños, más tranquilo y avisando a los suyos que “las cosas van a ir bien, van a ir mejor”.

Casado avisó desde un principio: “Vengo a comprometerme con Balears”. Y cumplió en compromisos. “No puede ser que las carreteras de estas islas estén saturadas mientras se invierte muchísimo en red viaria en la península”, llegó a defender el popular antes de prometer más inversiones en carreteras e infraestructuras.

“REB para bajar impuestos”

“Me comprometo a paliar los efectos de la insularidad y de la doble insularidad”, prometió también, asegurando que mantendrá el descuento aéreo del 75 por ciento. “¿Por qué Fomento lo pone en duda y habla de renta, de frecuencia, de horarios? No es justo para vosotros que no os beneficiáis de la red ferroviaria ni las autopistas”, defendió Casado, que rechazó la subida del impuesto al queroseno de los vuelos: “Para quien vive en Palencia, vale, pero no en Balears”.

El popular incluso defendió que se tienen que hacer “las canalizaciones y depuradoras que hagan falta” para evitar los vertidos fecales y acabó prometiendo hacer llegar las medidas fiscales pendientes del Régimen Especial (REB). “El REB debe utilizarse para competir, para bajar impuestos”, señaló Casado.

El presidente del PP balear, Biel Company, en su intervención previa, aprovechó para recriminar a Sánchez un REB “que es filosofía, pero que no nos ha dado ni un euro”, el recorte de 20 millones en la inversión de los presupuestos, los 120 millones de depuradoras que el Gobierno se niega a pagar o los 77 millones pendientes del IVA.

El mitin sirvió también para exponer las medidas del PP en materia de vivienda ante representantes del sector de la construcción entre los asistentes. Casado propuso inventario de suelo público para construir un parque de 100.000 viviendas para alquiler barato en toda España en colaboración con el sector privado, la supresión del impuesto a las hipotecas y deducciones fiscales para los arrendadores.

“La plurinacionalidad no existe”

El líder nacional del PP también cuestionó el Pacto de Govern en Balears entre PSOE, Podemos y Més después de que los ecosoberanistas acudieran a la firma de la declaración de la Llotja del Mar en Barcelona en favor de la autodeterminación junto a otros partidos independentistas y el presidente catalán Quim Torra. “Me preocupa que Més sea un aliado estratégico de Sánchez y de la señora Armengol”, manifestó el líder popular.

Casado aprovechó la firma de los socios de Armengol para cargar contra el presidente del Gobierno y líder socialista, Pedro Sánchez, reclamándole que “abandone el alambre y el funambulismo” y defendiendo que “esto de la plurinacionalidad no existe, solo existe en la Bolivia de Evo Morales”.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • Perfil: Pablo Casado, vuelta a la moderación
  • Cómo votar

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO