La suspensión de la Feria Inmobiliaria de Mallorca tan solo unas pocas horas antes de su inauguración desató ayer la indignación de los expositores que iban a participar en el salón, muchos de los cuales se habían desplazado desde la península. La organización informó el pasado jueves a los participantes de la cancelación del evento alegando la reducción del número de expositores y la falta de presupuesto. El salón inmobiliario, que debía inaugurarse ayer, iba a celebrarse este fin de semana en el Palacio de Congresos de Palma. Promotoras como Metrovacesa e Inbisa Inmobiliaria, Salas o Suncarrió iban a acudir la cita. La anulación provocó el enfado de los participantes, muchos de los cuales habían preparado merchandasing para la ocasión.