Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quiebra de Thomas Cook. Opinión

Cuando crisis puede ser oportunidad

"Crisis", en griego, quiere decir oportunidad. La temporal retirada de Thomas Cook Group Plc del mercado turístico debería ser vista por el sector y el poder público de una manera mucho menos visceral de lo que está llegando a los medios, quizás más preocupados en la noticia del día a día que no en una perspectiva a medio y largo plazo. De entrada, contemporizar la palabra "quiebra". Los libros de la multinacional afectada se han presentado en Estados Unidos. Debido a que según el ordenamiento jurídico norteamericano (fifteen bankrupcy act, exactamente) se da un tiempo a la entidad para encontrar un inversor y reflotar la empresa. Es lo que ocurrió esta primavera con la aerolínea islandesa "WOW", recuperada para el mercado gracias a la aportación económica de un fondo liderado por una conocida multimillonaria norteamericana. Por tanto, ya veremos lo que depara el futuro.

Por tanto, Thomas Cook Plc no ha desaparecido. Es más, no es descabellado pensar en un reflotamiento. En un plazo razonable y con vistas a una operativa satisfactoria para el verano 2020. Con el respaldo financiero de un conocido fondo oriental. Amén de un "pool" de empresas acreedoras que posiblemente verían con mejores ojos una reestructuración empresarial a un entierro del operador. Fondo oriental que por cierto ya había pactado un plan de asunción de deuda del conglomerado anglo-germano por más de novecientos millones de euros, cambiando deuda por capital social de la entidad.

En segundo lugar, (y en caso de ejecutarse la disolución de la compañía y posterior liquidación de bienes) debería ser visto el proceso como una enorme ocasión para normalizar la oferta que se desea para un determinado destino. Balears, en el caso que nos ocupa. Porque la pregunta que a todo analista le surge es si el cliente tipo de Thomas Cook Group Plc (y más concretamente sus filiales inglesa y alemana, no así la escandinava) es el más adecuado para un destino turístico que aspira a subir de nivel. De categoría. Es realmente una reflexión un tanto cruel en el día de hoy, cuando hay colas y desesperación en aeropuertos de media Europa. Pero que quizás nuestros políticos deberían hacerse. Cuando acaben sus vacaciones, claro. Que aquí podríamos encontrar otro de los grandes motivos de la quiebra del operador británico.

Doscientos millones de libras. O lo que es lo mismo, doscientos cuarenta millones de euros. Era el aval que necesitaba Thomas Cook Group Plc para que el plan de asunción de deuda por capital fuere posible. En otras palabras, ése era el aval del capital necesario para salvar miles de puestos de trabajo. No obstante el gobierno británico prefirió pagar el doble ( se habla de casi cuatrocientos millones de euros en operativa ) en retornos de compatriotas afectados por el cese de operaciones. Todo antes que dar su aval ante las entidades financieras. Entidades que, por cierto, habían sido rescatadas diez años antes por el mismo Gobierno por un montante veinte veces superior. Repatriación que por su celeridad en la logística ha hecho sospechar a más de uno que hacía semanas estaba diseñado. Cuestión de prioridades y de nacionalismo mal entendido: la petición de aval fue presentada por una compañía cuyo CEO es catalán y su presidente ejecutivo alemán. Para acabar de levantar todas las suspicacias posibles, después de presentar el solicitado aval la empresa iba a convertir su deuda en capital beneficiando a una entidad de capital chino. Denegado. Presuntamente, al inquilino de Downing Street, 10 le haya sabido a poco "British flair". Hoy, dimitido, quizás se arrepienta: decisiones como las que nos ocupan quizás le puedan costar unas futuras y casi inevitables elecciones en el Reino Unido.

Mientras, todo un destino ( las Islas Canarias) se sume en la desesperación: un 30% de su facturación depende de Thomas Cook Group Plc. En las puertas de abrir la temporada alta. Un desastre sin paliativos. La ruina para muchas pequeñas y medias propiedades hoteleras. La firma de mandatos de venta de activos hoteleros se puede acelerar de manera notable.

Para acabar, una anécdota para que el lector se dé cuenta en el mundo en que vivimos. Mostrando una gran solidaridad, el mismo día que se anunciaba el cese de operaciones del gigante vacacional se doblaban los precios de las compañías aéreas que enlazan el Reino Unido con Balears, Islas Canarias y Málaga, sus principales destinos. ¿Qué hacían nuestros políticos? Seguir discutiendo quién tenía o tiene la culpa de la convocatoria de nuevas elecciones. ¿Medidas? Ni están, ni se las esperan.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats