Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cifran en un siete por ciento las viñas afectadas por la Xylella en Mallorca

Investigadores concluyen que la gestión del cultivo en los últimos años ha mitigado el impacto de lo que en EE UU se conoce como Enfermedad de Pierce - "Es difícil explicar cómo durante todos estos años no fue detectada por los productores", señalan

La Xylella fastidiosa también ha afectado a los viñedos de Mallorca.

La Xylella fastidiosa también ha afectado a los viñedos de Mallorca.

Un siete por ciento de las viñas de Mallorca están afectada por la mortal plaga de Xylella fastidiosa. Dos años después de los primeros hallazgos de la bacteria en viñedos de la isla, el equipo de investigadores que estudian la plaga que empezó por afectar a los almendros cifran en ese siete por ciento su impacto en uno de los cultivos más rentables del campo mallorquín.

El dato lo ofrecen en una publicación en la revista científica especializada Plant Pathology firmada por el científico Eduardo Moralejo, el primero en alertar de la presencia de la Xylella en Mallorca, en 2010, junto al resto del equipo de investigadores de la Xylella en Balears titulada Insights into the epidemiology of Pierce’s disease in vineyards of Mallorca (Estudios sobre la Enfermedad de Pierce en los viñedos de Mallorca). Según esta publicación, la plaga, que provoca en este cultivo lo que se conoce en Estados Unidos como Enfermedad de Pierce “está ya establecida en los viñedos, afectando casi todas las variedades y áreas de cultivo”.

En esta línea, el estudio se sorprende con que si bien en la última década la propagación de esta plaga en los viñedos ha tenido “un impacto económico pequeño, muy lejos de la producción de vino” y que la cifra es más ajustada que las previsiones iniciales de hasta el 19 por ciento, “aun así es difícil explicar cómo la Enfermedad de Pierce no fue detectada por los productores en los viñedos cuando se iban acumulando incidencias anuales durante años”.

Contraste con los almendros

Las estimaciones de los investigadores en esta publicación desbordan por completo los casos confirmados a día de hoy por la conselleria de Agricultura, cuyos últimos datos son de 65 viñas afectadas por la Xylella en la isla. Ya ocurrió en el caso de los almendros cuando también el investigador Moralejo estimó en un millón los almendros afectados por la plaga en la última década mientras la Conselleria aún habla de 200 casos confirmados en este cultivo.

Precisamente, la publicación de los investigadores compara el impacto en ambos cultivos señalando que “mientras el brote de Almond Leaf Escorch Disease -el nombre de la enfermedad que provoca la Xylella en los almendros- afecta al 78 por ciento de los almendros, la incidencia de la Enfermedad de Pierce es generalmente baja, casi un 7 por ciento”.

Un contraste que los investigadores atribuyen a “cómo han sido gestionados ambos cultivos en los últimos veinte años”. “La gestión vitícola tradicional en la isla ha limitado la incidencia y el impacto de la enfermedad a niveles más bajos. Las recomendaciones de un manejo económico y ambientalmente sostenible como el control de la maleza en primavera puede tener un gran impacto en la población del vector -el insecto que transporta la bacteria- y, por lo tanto, en la propagación de la enfermedad”, acaba concluyendo el informe. Por contra, señala que “viñedos gestionados orgánicamente muestran un incidencia más alta que la gestión convencional”.

Primeras detecciones en 2017

Los investigadores también apuntan que si bien a la luz de las inoculaciones realizadas “casi todos los cultivos desarrollan algún tipo de síntoma de la Enfermedad de Pierce”, “la plantación de variedades seleccionadas menos susceptibles a la bacteria ayudaría a reducir la enfermedad”. No obstante, admite que “esta estrategia parece contraria a las actuales demandas de los consumidores de vino”.

En agosto de 2017 se detectaron los primeros casos en viñedos de Santa Maria, Sencelles, Felanitx, Manacor, Sant Llorenç y Santa Margalida. Como recuerda la publicación, la bacteria no sólo coincide con la subespecie fastidiosa fastidiosa, sino también con el mismo secuétipo genético que el brote que afecta los viñedos en Estados Unidos y cuya convivencia cuesta cada año entre medidas de prevención y pérdidas de producción cien millones de dolares en California.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats