Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía

El Govern reduce del 2,7% al 2,5% su previsión de crecimiento económico para este año

Esta rebaja supone la pérdida de unos 60 millones de euros en el PIB de las islas

El sector servicios se desacelera aunque los datos turísticos se mantienen en niveles positivos. M. Mielniezuk

La economía balear pierde fuelle. Las organizaciones empresariales de las islas llevan tiempo advirtiéndolo y ahora el Govern ha asumido esa tesis y ha decidido revisar unas décimas a la baja su previsión de crecimiento económico para este año, pasando del 2,7% inicial al 2,5%, según han señalado a Diario de Mallorca el conseller y el director general de Modelo Económico, Iago Negueruela y Llorenç Pou respectivamente. Pero mientras que desde el Ejecutivo balear se valora que este ritmo de incremento sigue siendo sólido, desde la Fundación Impulsa que dirige Antoni Riera se rebaja ese optimismo y se estima que el alza de este año se va a limitar a un 2%, una tasa que se mueve ya en la línea que separa lo que se considera un crecimiento 'sano' y generador de empleo de otro que empieza a mostrar señales de debilidad. Esta desaceleración es apuntada igualmente por el profesor de Economía Aplicada de la Universitat, Javier Capó, aunque vaticina que la pérdida de velocidad se va a hacer más visible durante el último trimestre de este año, y especialmente durante 2020.

El Govern ha sido siempre el más optimista por lo que respecta a la evolución que la economía balear iba a registrar durante el presente ejercicio, con una estimación inicial de crecimiento del 2,7%, mientras que la patronal CAEB ya rebajaba ese nivel de optimismo para fijar su previsión en un alza del 2%.

¿Esta revisión es importante? Rebajar dos décimas la previsión de crecimiento, como hace el Govern, supone reducir la creación de riqueza de las islas (en términos de Producto Interior Bruto) durante este año en cerca de 60 millones de euros. Y la diferencia entre el 2% anunciado por CAEB y el 2,5% que ahora fija el Govern supone que los empresarios esperan que se generen unos 150 millones de euros menos que el Ejecutivo autonómico a lo largo del presente ejercicio, es decir, el equivalente a las inversiones estatales que el Gobierno de Pedro Sánchez había presupuestado para este año en el archipiélago (152 millones).

La Fundación Impulsa, de la que son fundadores tanto el Ejecutivo autonómico como la cifrada organización empresarial, respalda la tesis de CAEB respecto a que el crecimiento de la economía de las islas se moverá este año en torno a un 2%, lo que puede suponer que la tasa balear se coloque por debajo del crecimiento previsto para el conjunto del país.

Diagnóstico de la desaceleración

Existe una apreciable coincidencia en el diagnóstico de la desaceleración, aunque los matices se diferencian respecto al impacto que puede tener. Antoni Riera señala que la economía balear acumula ya cinco trimestres perdiendo velocidad en su crecimiento, una tendencia que se da en el sector servicios, el más importante de las islas, pero que aparece especialmente acentuada en la industria. Aunque se mantengan las tasas positivas, en opinión del director de Impulsa este año se cerrará con un crecimiento próximo al 2%, respaldando las tesis de CAEB.

Desde Impulsa se apunta que los crecimientos inferiores al 2% conllevan mayores riesgos en aspectos como la generación de empleo. En este sentido, precisamente un punto sobre el que se viene insistiendo desde CAEB es en el menor ritmo que ya se detecta en el mercado laboral balear.

Javier Capó coincide en esa pérdida de velocidad y en que las estimaciones iniciales de Govern se van a ver recortadas en unas décimas, aunque pone en valor que un crecimiento del 2% todavía permite generar puertos de trabajo. Pero advierte del contexto de inestabilidad existente como un factor que marca el alcance de esa desaceleración, empezando por las dificultades para formar un Gobierno sólido en España, o en el exterior por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y por la posibilidad de un brexit duro. Pese a ello, es optimista sobre la evolución de la temporada turística, de ahí que apunte que esa pérdida de velocidad puede ser suave hasta llegar al último trimestre de este año, para acentuarse a partir de ese momento y especialmente durante 2020.

El conseller Negueruela no oculta este menor ritmo de la economía de las islas, pero defiende que se mantiene en tasas sólidas (lo cifra ahora en un 2,5%), y además hace hincapié en que Balears salió de la crisis antes y lleva más años registrando potentes crecimientos económicos, lo que hace que la evolución actual tenga mayor valor. Igualmente, recuerda que las islas siguen presentando balances positivos en la generación de empleo.

Equilibrio en el crecimiento al margen de la fuerza

El director general de Modelo Económico, Llorenç Pou, defiende que tan importante como el ritmo de crecimiento de la economía balear es el equilibrio con que lo está haciendo, dado que los incrementos se dan en todos sus sectores. Además, subraya que todo apunta a que el segundo y tercer trimestre de este año van a presentar saldos positivos. Un elemento en el que insiste es que la calidad de ese crecimiento se refleja también en la redistribución de la riqueza que se está produciendo, de la mano de las mejoras salariales.

Compartir el artículo

stats