Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boulevard

Casita Molinar, menos de cien metros a renovar, 2,6 millones

Fenece la semana en que aprendimos que el pan artesano ni es arte ni es sano. Las estafas mobiliarias son más baratas que las inmobiliarias...

Bob Fosse en Pollença en 1971. El director de 'Cabaret' vino a Mallorca a recuperar a su esposa Gwen Verdon, que lo descubrió en la cama con dos mujeres. En la imagen, los actores Sam Rockwell y Michelle Williams escenifican el reencuentro en la teleserie 'Fosse/Verdon', con localizaciones ficticias.

Bob Fosse en Pollença en 1971. El director de 'Cabaret' vino a Mallorca a recuperar a su esposa Gwen Verdon, que lo descubrió en la cama con dos mujeres. En la imagen, los actores Sam Rockwell y Michelle Williams escenifican el reencuentro en la teleserie 'Fosse/Verdon', con localizaciones ficticias.

Fenece la semana en que aprendimos que el pan artesano ni es arte ni es sano. Las estafas mobiliarias son más baratas que las inmobiliarias. Hemos escuchado a la recién coronada Francina Armengol referirse a "alquileres que a veces son abusivos". Una auténtica cuadradora de círculos, es difícil acumular más imprecisiones en seis palabras. Los arriendos no son excesivos para los suecoalemanes favorecidos por el Govern, y lo son siempre para los indígenas a quienes el Pacto de Progreso expulsa de Mallorca. Lo demostraremos con un ejemplo.

Un par de semanas atrás consultaba el portal fotocasa.es. Anunciaba una coqueta casita en primera línea del Molinar, calle Vicari Joaquim Fuster. En otros tiempos hubiéramos hablado de una vivienda modesta, que no alcanzaba los cien metros cuadrados construidos. Además, estaba necesitada de una reforma en profundidad. El precio en su deprimente estado actual era de 2,6 millones de euros. Más de cuatrocientos millones de pesetas.

El precio indicado se disparará al remozarla. Y no dispone de garaje. Ahora viene lo mejor. La casa ha desaparecido del mercado, supuestamente vendida. Vamos a apostar, no la ha comprado ningún mallorquín. ¿Entenderá Armengol la magnitud del problema antes de que sea demasiado tarde? No, porque ya es demasiado tarde. A propósito, encomendar Industria y Transición Ecológica a Juan Pedro Yllanes equivale a poner en la misma conselleria Tratamiento de Adicciones y Casinos. En efecto, el vicepresidente también asume las competencias de Juego.

Sigamos con la vivienda, porque no hay otra. La Policía que es incapaz de atrapar a un vulgar pirómano que se ha reído cuatrocientas veces de Mallorca, aunque ha demostrado una pericia envidiable en espiar a periodistas, despliega tres furgones para garantizar un simple desahucio en Palma. La víctima de "alquileres que a veces son abusivos" y de la expulsión del domicilio adquiere así el rango de terrorista islámica, rodeada de un enjambre policial. Enhorabuena por una operación saldada con un éxito impresionante y pagada con fondos públicos. El pirómano, a lo suyo.

Guillermo Mordillo me dedicó un hombre desnudo persiguiendo a una mujer desnuda, hoy ofensivo. Para el argentino que recitaba que "el humor es la ternura del miedo" no vale nada de lo dicho contra los bárbaros que arruinan Mallorca. El dibujante del orgasmo es gol nos enriquecía. Me prometió que "dibujaré del otro lado" y avisó de su regreso, "porque en otra vida quiero ser el mejor futbolista del mundo".

La imagen que hoy nos ilustra se erige en evidencia de la poco documentada visita de Bob Fosse a Pollença, en el verano de 1971. El director de Cabaret se dirigió a la casa alquilada por el dramaturgo Neil Simon. Allí se había refugiado la esposa del cineasta ganador de un Oscar, la bailarina Gwen Verdon que renunció a la carrera por su matrimonio.

En consonancia con los excesos de Fosse que se recogen en All that jazz, su esposa no había viajado a Mallorca tras descubrirle en la cama con una mujer, sino con dos que además eran alemanas. Este drama conyugal debió influir en una escena de la sensacional Lenny, donde el Lenny Bruce interpretado por Dustin Hoffman y traducido por el mallorquín Camilo José Cela aconseja a los adúlteros "Niégalo", aunque sean sorprendidos in flagrante.

El reencuentro en Pollença de un contrito Fosse con su esposa es una escena clave de la teleserie Fosse/Verdon, ahora estrenada con los actores Sam Rockwell y Michelle Williams en los papeles del director y su musa. El litoral mallorquín ha sido simulado en otra localización, el director pronuncia en nuestra imagen de hoy la frase más socorrida de la historia de la pareja, "La fastidié, ¿vale?". A propósito, el creador de Chicago fracasó en el intento de recuperar a su esposa. Vean Instinto maternal, si sienten nostalgia de Alfred Hitchcock.

Reflexión dominical descongelada: "No todo es negativo en el cambio climático, véase la desaparición de los Juegos Olímpicos de Invierno".

Compartir el artículo

stats