02 de junio de 2019
02.06.2019

Cuidando a los más frágiles

La unidad de asistencia compartida ha conseguido rebajar entre 3 y 5 puntos la mortalidad de ancianos tras una operación de fractura de cadera

02.06.2019 | 02:45
Un paciente anciano frágil, atendido por un sanitario en una habitación del hospital de Son Espases.

También para jóvenes que salen de la UCI

  • La médico internista Femenías subraya que no solo los pacientes ancianos pluripatológicos son tributarios de sus cuidados. "También actuamos con, por ejemplo, un joven de entre 20 y 30 años que ha tenido un accidente grave de moto o de coche y que ingresa en la UCI sin sentido con una fractura de fémur y una rotura de bazo", detalla.

    Este paciente puede desarrollar infecciones respiratorias por estar intubado, infecciones de orina o una flebitis por el catéter y muchas otras complicaciones pese a su aparente buen estado de forma. "Hay que comenzar a darle una dieta oral, a sentarlo varias veces al día. En definitiva, a dar una continuidad al trabajo del médico intensivista", concluye.

Dos médicos internistas de Son Espases vigilan estrechamente a los pacientes añosos y con varias patologías tras una intervención quirúrgica para evitarles peligrosas complicaciones, en ocasiones letales, así como periodos más largos de hospitalización

"Mi unidad [que especifica que se llama unidad de interconsulta de asistencia compartida] asiste a pacientes quirúrgicos, de edad avanzada sobre todo, cuyo estado se complica porque padecen varias enfermedades", comienza la doctora Magdalena Femenías, médico internista de Son Espases y adjunta de esta unidad junto al doctor Albert Pou que ostenta la jefatura de la misma.

"Las operaciones suponen un estrés añadido para ellos lo que acaba provocándoles complicaciones porque son pacientes más frágiles, de más riesgo", continúa la doctora Femenías , que lamenta que mientras en otros hospitales similares a Son Espases entre 3 y 6 internistas se dediquen a estas labores, el de referencia de las islas tan solo cuenta con el doctor Pou y ella misma.

"Además, el jefe destina casi el 50% de su tiempo a labores burocráticas mientras que yo, que tengo hijos pequeños, tengo un 10% de reducción de jornada", añade.

Este servicio de interconsulta de asistencia compartida comenzó en el viejo Son Dureta aunque exclusivamente dirigido a los pacientes "frágiles" de Traumatología. En Son Espases se ha ampliado a los pacientes de estas características de Neurocirugía, Otorrino y Maxilofacial, revela la internista.

Cuando se le pide a la doctora Femenías que detalle cómo sería su paciente más común, habla de una mujer de entre 70 y 80 años que se rompe la cadera. Padece además hipertensión, diabetes y arritmias. Tras la intervención, en la que ha perdido mucha sangre, precisa de transfusiones para tratar su anemia. Se le descontrola la diabetes y su tensión arterial sube y baja a consecuencia de esa inestabilidad general.
"La asistencia compartida nos permite, desde el ingreso en caso de que se trate de una operación programada o desde la intervención, si ha pasado a quirófano desde Urgencias, detectar antes los problemas y actuar de acorde a ellos", subraya.

Otro paciente "tipo" sería un varón de la misma edad, entre 70 y 80 años, que toma un anticoagulante (sintrom) por algún problema cardiovascular. "Pues bien, esta persona se cae en la calle y sufre una hemorragia cerebral. Como se le tiene que quitar el sintrom, pasa a tener más riesgo de sufrir un ictus, un infarto o una embolia pulmonar. Aquí es donde entramos nosotros para hacerle un seguimiento diario y estar muy pendientes de que no refiera dolor torácico, de piernas o que no coja infecciones hospitalarias. En definitiva, intentando detectar precozmente las complicaciones", reitera.

Y esta labor reporta sus beneficios, subraya Femenías. "La estancia media hospitalaria se reduce. Mientras que en Son Dureta un paciente que entraba con una fractura de cadera pasaba allí dentro una media de 17 días, en Son Espases la media se ha rebajado hasta los 8-10 días", resalta.

Pero, lo que es más importante, también se ha reducido la mortalidad y las complicaciones. "Actualmente la mortalidad en estas intervenciones de cadera se situaría entre un 2% y un 3% mientras que antes oscilaba entre un 6% y un 8%", revela.

Preguntada esta profesional sobre qué otros servicios quirúrgicos que no lo hacen en la actualidad podrían beneficiarse de esta asistencia compartida mejorando de esta manera los resultados con sus pacientes, Femenías enumera los de Urología, Cirugía Vascular, Cirugía Plástica y, sobre todo, "Cirugía General, los que más operan y los que registran más complicaciones", acentúa. Pero para asumir este reto la unidad debería reforzarse con más personal ya que, en el momento de hablar con esta especialista, el servicio tenía a su cargo a un total de cuarenta pacientes a los que había que controlar más estrechamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.