30 de mayo de 2019
30.05.2019

"Puedes tener un shock anafiláctico por un contacto"

Mónica Díaz, delegada balear de la Asociación de alergias alimentarias, explica su problemática

30.05.2019 | 00:46

"En primer lugar hay que tener claro cuál es la diferencia entre una intolerancia y una alergia alimentaria. Con la intolerancia tu cuerpo puede reaccionar con un dolor de cabeza, molestias digestivas, pesadez de estómago o una descomposición, pero en ningún caso tu vida correrá peligro", comienza Mónica Díaz, delegada en Balears de la Asociación de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (AEPNAA), a explicar la problemática de estas disfunciones inmunológicas.

"Ni cometiendo el mayor de los excesos con el alimento que tu organismo no tolera", remarca antes de matizar que las intolerancias también tienen su graduación: "Hay personas con intolerancia a la lactosa que se pueden tomar un cortado y otras que no soportan ni una gota de leche. Las alergias alimentarias son distintas. En estos casos tu sistema inmunológico reacciona de manera exagerada ante un alimento porque lo ve como un peligro para el cuerpo", diferencia.

Por inhalación también


"Y esta reacción, en sus casos más graves, puede derivar hacia un shock anafiláctico que se puede producir tanto por ingesta de ese alimento como por inhalación o contacto con él", revela. Así, por ejemplo, un alérgico a los melocotones podría sufrir este peligroso episodio por el mero contacto con la aterciopelada piel de esta fruta.

La delegada de AEPNAA concede que estas reacciones anafiláctica se produce más habitualmente por la ingesta del alérgeno. Y que la respuesta del sistema inmune también puede ser de menor gravedad.

"Puede empezar con picor en la lengua, seguida de una hinchazón de los labios y la aparición de ronchas alrededor de la boca. El problema es que en cuestión de minutos o incluso segundos puede derivar hacia una inflamación de la glotis que impida la entrada de aire y que te provoque una bajada de la tensión y una parada cardiorrespiratoria con un funesto desenlace si no se actúa a tiempo", alerta.

"Si la persona respira bien, no pierde el conocimiento ni habla como un gangoso, es que la glotis no se ha cerrado y puede bastar con suministrarle un tratamiento de choque de antihistamínicos y corticoides. Aunque, eso sí, no dejándole solo y estando muy pendiente de él con una dosis de adrenalina preparada por si se agrava su estado", pauta Mónica Díaz.

Y es que una dosis de adrenalina –de 150 miligramos para niños de menos de 30 kilos y de 300 para todo el que supere ese peso– puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. "Toda persona con alergia alimentaria debería llevar siempre dos dosis encima. Son inyecciones subcutáneas precargadas y la segunda dosis deberá ponerse cuando el afectado no reaccione y la ambulancia no haya llegado", aconseja Díaz antes de concluir reclamando una legislación que regule la formación del profesorado para actuar frente a las anafilaxias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.