27 de abril de 2019
27.04.2019
En contra

Tom Kucharz: "La riqueza turística de Mallorca está manchada de sangre"

27.04.2019 | 02:45
Tom Kucharz, ecologista en acción contra los tratados de comercio.

Tom Kucharz (Dresde, 1977) es miembro de la Secretaría Confederal de Ecologistas en Acción, al frente de la campaña contra los Tratados de Comercio y de Inversiones que ha venido a presentar a Mallorca. Durante los últimos cinco años ha sido asesor de Podemos en el Parlamento Europeo.

—Para que se haga cargo del tipo de entrevista: "¿Ya le han avisado de que Mallorca no es España?"
—Depende. El colapso ecológico o el mangoneo de lo público nos hacen similares en todo el planeta. La concentración de opulencia que se advierte en los yates del puerto de Palma es una ostentación ilegítima, una riqueza turística manchada de sangre de otras partes del mundo.

—Como alemán, sabrá que la mitad de la economía mallorquina es alemana.
—No me identifico con mi origen o con lo que diga mi pasaporte, sino con el lugar donde lucho. Así que me siento madrileño desde hace veinte años, pero la entrada de capitales foráneos en Mallorca lleva a un descontrol absoluto de la economía, a sabiendas de que esto no va a salir bien ni para la isla ni para los alemanes. Solo una pequeña parte pueden venir aquí.

—Sin comercio, no podría haber volado a Mallorca.
—La pregunta es si tengo la necesidad de venir a Mallorca, y la respuesta es que no. El turismo perjudica a muchas personas en el mundo, y beneficia a los capitalistas mallorquines que invierten a continuación en otras regiones. Sin ese modelo de economía globalizada, no tendría ningún problema en cargar con mi bicicleta y pasarme un fin de semana en Extremadura.

—¿La adolescente sueca de 'El exorcista' va a cambiar nuestra sensibilidad climática?
—Para empezar, hay que mostrar el reconocimiento a centenares de miles de jóvenes que han conseguido poner en la agenda política y mediática un tema no nuevo, pero bastante ausente del discurso hegemónico como es el cambio climático. Esta joven logró que la única mención de Sánchez a este asunto en el debate del lunes fuera a Fridays for Future, aunque se tratara de una maniobra electoralista.

—¿A quién le importa el Parlamento Europeo?
—A los lobbies empresariales, que invierten en influir en los eurodiputados porque, aunque el Parlamento manda poco, toma algunas decisiones desde el eslabón de cola de las instituciones europeas. Así se lograron la privatización del sistema público de pensiones, o las restricciones a la libertad de opinión. El Europarlamento debe importarnos porque simboliza la ausencia de democracia en la UE.

—Trump también está en contra de los Tratados de Libre Comercio.
—No, es una de las falacias que lamentablemente se han difundido. Trump monta un Gobierno corporativo, con los líderes de multinacionales para que gestionen lo público en beneficio de los más ricos de Estados Unidos. No hay guerra comercial entre China y USA, sino entre sus élites.

—En Alemania han inventado el ecologismo de derechas.
—Hay uno de derechas y otro neoliberal, que piensa que con algunas medidas ambientales se resuelve la situación global. Sin embargo, el ecologismo siempre ha creído que sin dar respuesta a la injusticia social no se puede solucionar la crisis ambiental.

—Estará usted de acuerdo con los 'chalecos amarillos'.
—Son una amalgama diversa, con elementos en común de quienes sufren un transporte público deteriorado tras ser expulsados a las periferias por el aumento de los alquileres.

—No les preocupa el fin del mundo, sino el fin de mes.
—No estoy de acuerdo, hay de todo. Ecologistas, feministas, y gente que vota a Le Pen.

—Las redes sociales son transnacionales.
—La economía de los datos es el extractivismo del siglo XXI, y un peligro al comercializarlos. Amazon destruye a los servicios públicos de Correos, pero solo se queda su parte de paquetería más rentable gracias a la liberalización de la UE.

—¿Consume usted solo productos autóctonos?
—Soy incoherente. Utilizo las redes sociales, por lo que contribuyo a enriquecer a las grandes empresas de datos. Por eso opto por regularizar a Google y Amazon.

—El mundo evoluciona de los Estados hacia las ciudades.
—El proceso comenzó en la Segunda Guerra Mundial, se intensificó en los setenta y no es positivo. Conforme aumenta la demanda, desaparecerá el petróleo barato, el pico de producción se cifra en 2005. Entonces, Mallorca tendrá que reducir sí o sí el número de turistas.

—¿La salida al colapso será violenta?
—La violencia se produce a diario en el Mediterráneo contra los refugiados, o en las guerras de Irak, Libia y Siria.

—No podemos sentirnos culpables todo el tiempo.
—Al llenar un depósito de gasolina, o al volar a Mallorca, soy cómplice de una situación que genera una violencia intrínseca, con personas a las que no tocamos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.