Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Miguel Ángel Cilleros: "Los hoteleros mallorquines son menos malos que los del resto del país"

"Comparto la reivindicación de los empresarios de que España necesita un ministerio de Turismo"

Cilleros pronostica una temporada turística muy buena.

Cilleros pronostica una temporada turística muy buena. flor arias

P ¿Qué perspectivas tiene UGT para la temporada turística que va a comenzar frente al pesimismo de algunos empresarios?

R Lo primero es reivindicar un pacto de Estado sobre el modelo turístico de este país. No podemos estar dependiendo de unos visitantes prestados de otros destinos con problemas. Pero al margen de eso, lo que vemos es a unos empresarios que dan la imagen de 'calimeros' y para los que todo va mal, cuando los datos de empleo, de rentabilidad económica, de precios... son espectaculares. Lo que no quieren estos empresarios es repartir los beneficios con los trabajadores. Tenemos patronales un poco arcaicas en estos sectores.

P Los hoteleros mallorquines han hecho una apuesta por la modernización de sus establecimientos. ¿Se ha hecho también por mejorar las plantillas?

R Es verdad que han invertido en modernización, sobre todo las grandes cadenas. Pero de los dos deberes que tenían, uno lo han hecho bien y otro no. Les falta la parte de recursos humanos, porque de poco sirve poner un hotel bonito si no se da calidad en el servicio, y lo que han hecho es ir a plantillas de mínimos, con unas cargas de trabajo excesivas. Sin embargo, Balears es en muchos aspectos la excepción, con un buen convenio colectivo en el que además de subir salarios se han detenido las externalizaciones. Los hoteleros de las islas son menos malos que los del resto de España, y eso les hace padecer una competencia desleal de otros territorios, que al tener salarios más precarios y externalizaciones registran costes hasta un 30% y un 40% inferiores y pueden ofrecer precios más bajos. Yo extendería el convenio colectivo balear de hostelería al conjunto del país.

P ¿Ese déficit de plantilla y cargas de trabajo excesivas explican que Balears sea la autonomía con el indice de accidentes laborales más alto de España?

R Eso es así y no solo con las camareras de piso, aunque es el grupo en el que más se visualiza. Con el agravante de que falta el reconocimiento de las enfermedades profesionales. Pocas camareras de piso llegan a los 60 años trabajando porque es imposible. Y eso solo se corrige con formación, con cualificación y con inversión en personal. Esa es la calidad.

P No sé si es un tema incómodo, pero la actividad turística es estacional y hay trabajadores que intentan ganar en seis meses lo suficiente para vivir todo el año, lo que les lleva a aceptar un exceso de horas extras y renunciar a descansos. ¿No los convierte en cómplices del problema?

R Los trabajadores no somos los culpables de la crisis, pero estamos pagando las consecuencias. Tenemos datos que demuestran la existencia de la pobreza laboral. En esta situación de supervivencia se encuentran muchas personas. La solución pasa por mirar de forma diferente la situación de la estacionalidad balear a la hora de legislar desde Madrid. Y no es un tema de privilegios. Hay que incentivar la contratación en los periodos con la actividad turística más baja, y no para que se lo lleve el empresario a su casa, sino para impulsar la actividad. También hay que otorgar ventajas en aspectos como el desempleo o la futura jubilación.

P ¿La obligatoriedad del control de jornada recientemente aprobada puede poner freno a las sobrecargas de trabajo?

R Ahí tenemos el corazón partido. Creíamos que este Gobierno iba a ser más valiente. Los comités de empresa y sindicatos solo podremos tener acceso a los datos de la jornada a partir del mes, pero no a diario. Y si no hay acuerdo, se aplica la fórmula que decida el empresario. Es bastante light. Si la CEOE fuera responsable, vería que ésto beneficia la competencia desleal, porque algunas empresas van a ser una selva.

P Antes ha reivindicado un pacto de Estado sobre el modelo turístico. ¿Cuál es su propuesta?

R En este país se habla mucho de industria, y yo encantado. Pero todo el mundo pone al turismo como la parte del PIB español con mayor consistencia. Sin embargo, nuestro modelo turístico tiene los pies de barro, y depende muchísimo de las convulsiones de otros países. Se necesita un acuerdo de todos, gobierne quien gobierne, que contemple inversiones, medidas para reducir la estacionalidad, mejoras en la formación, más calidad... La transformación tecnológica y la digitalización en este sector van a ser fundamentales, y para eso hay que formar a las plantillas. Si queremos un modelo de calidad, también tiene que haber calidad en el empleo.

P ¿Es necesario un ministerio de Turismo como piden los empresarios?

R Me sumo a su reivindicación. El turismo es el petróleo de este país y estaría bien que se visualizara con un Ministerio propio y no verse diluido en un macrodepartamento. Tiene la entidad suficiente por empleo, por PIB y por la marca España.

P Balears ha reforzado las inspecciones de trabajo en verano contra la temporalidad y la parcialidad. ¿Es un ejemplo?

R Balears, en eso y en otras cosas, es pionera. Ojalá se tomara ese ejemplo, que es mejorable, en el resto del país.

P ¿Cómo está la brecha salarial en el sector?

R La brecha salarial en España existe, aunque algunos partidos políticos se empeñen en negarla. En sectores como la hostelería y el comercio es donde se hace mayor a causa de la precariedad, tanto cuantitativa como cualitativamente. Son sectores laboratorio para las malas prácticas.

P ¿El convenio colectivo de la hostelería balear, con una subida salarial del 17% en cuatro años, es un caso único?

R Felicito a todos los que participaron en su negociación, sobre todo a los compañeros de UGT-Balears. Pero no es que aquí la gente se volviera loca, sino que veníamos de años de crisis en los que los sindicatos hicieron grandes esfuerzos por mantener el empleo y la actividad. Además, son los datos de ocupación y de pasajeros los que permiten negociar un convenio de cuatro años en el que se recupera poder adquisitivo. Es un convenio que pongo de ejemplo en todo el país, porque no hay otro como ese.

P Ahora se negocian los convenios de comercio y de transporte discrecional de las islas y se pide una mejora salarial del 15% en tres años. ¿Eso es viable?

R Patronales y sindicatos acordamos en el ámbito estatal aplicar subidas mínimas del 2% anual, y a partir de ahí se pueden buscar otros incrementos en función de la productividad y de otros factores. Creo que puede haber un punto de encuentro y cada sector tiene sus equilibrios.

Compartir el artículo

stats