Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueve menores 'pillados' jugando en dos años

El Ejecutivo balear intensifica los controles durante los fines de semana y las noches

El aumento en la cuantía de las multas a los locales de juego que permitan la entrada a menores de edad pone sobre la mesa el incremento de la ludopatía esgrimido por la consellera de Servicios Sociales, Fina Santiago, y la vinculación que los establecimientos implantados en las islas tienen en relación a este problema. El presidente de su patronal (Sareiba), Luis Cruz, es tajante al señalar que esta relación de las empresas de Balears es mínima, y que el origen de estas situaciones está en la facilidad con que los adolescentes acceden a las apuestas por internet.

Los datos facilitados por la conselleria de Trabajo, de la que depende el área de juego, ponen en evidencia que sí se dan casos de menores que logran acceder a estas instalaciones, detectados especialmente desde que se ha decidido aumentar la vigilancia.

Durante 2016, el control realizado por inspectores de este departamento y agentes de la Policía Nacional conllevó la apertura de 96 actas de infracción. Tres de ellas fueron muy graves, de las que dos correspondieron a establecimientos que no tenían autorización de apertura y una a la oferta de juego ilegal. Otras 44 fueron graves, bastantes de ellas por juego ilegal, y el resto leves.

En 2017 el salto en las cifras fue más que apreciable. Se levantaron 166 actas, de las cuales 54 fueron muy graves. Y cinco de ellas fueron por encontrar a menores jugando. Hay otra por no indicar la prohibición de juego para menores, y la mayoría por juego ilegal. A ellas hay que sumar 37 faltas graves, y el resto de carácter leve.

El pasado año se cerró con 215 actas de infracción, de las que 34 fueron muy graves, y de nuevo aparecen cuatro casos con menores de edad participando en actividades de juego. Otros 33 casos fueron graves, y el resto leves.

Un dato a tener en cuenta es que en dos años se ha pasado de 96 infracciones detectadas a 215, lo que supone un aumento del 124%.

Más controles en 2019

Pero además, este departamento autonómico ha decidido intensificar aún más esta vigilancia durante este año, y elevar los controles durante los fines de semana y las tardes/noche, por considerar que son los momentos en los que existe un mayor riesgo de que menores de edad entren en estos establecimientos por coincidir con su horario de ocio.

Sin embargo, el presidente de Sareiba insiste en que la inmensa mayoría de los locales de las islas respeta la prohibición de acceso a menores, y que el problema está en la facilidad con que éstos acceden a las apuestas de internet. Como referencia, recuerda que en Balears hay cerca de 140 salas de juego que además ofrecen apuestas deportivas, y cuatro o cinco dedicadas solo a estas últimas.

Compartir el artículo

stats