Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Puerto García Ortiz: "No tenemos superado que chicas musulmanas lleven velo al colegio y hay que verlo con naturalidad"

"La religión es un elemento potente para polarizar y manipular, nunca debería usarse en el debate electoral"

Puerto García habló ayer en la Universitat sobre la gestión pública de la libertad religiosa en el ámbito autonómico.

Puerto García habló ayer en la Universitat sobre la gestión pública de la libertad religiosa en el ámbito autonómico. m.mielniezuk

P ¿Cuál es la misión de Pluralismo y Convivencia ?

R El objetivo es favorecer la normalización de la diversidad religiosa, su visibilización y reconocimiento como un tipo de diversidad más, que ahora se ha incrementado (por los flujos migratorios) pero que no es nueva. Ayudamos a las administraciones a mejorar la gestión pública en este tema, que es muy transversal y tiene incidencias en muchos ámbitos de competencias y buscamos construir una opinión pública más informada que ubique mejor el elemento religioso, en el marco de los derechos humanos y en un contexto amplio, de libertad de conciencia... Hoy la cuestión religiosa se ha metido en los ejes de confrontación.

P ¿Cómo convive ahora la diversidad religiosa en España?

R No estamos en un momento de polarización, pero sí hay riesgos evidentes cuando por ejemplo el islam desafortunadamente se asocia con terrorismo y otras cuestiones que la sociedad sí percibe como amenaza, evidentemente. Y ahí está la facilidad con la que surgen discursos que construyen 'al otro' como ése con el que es imposible convivir en sociedad.

P ¿Las confesiones religiosas reclaman esos derechos?

R El marco normativo no es malo, el desajuste se da en la aplicación. Por eso apoyamos a las administraciones para que la faciliten. Por ejemplo, tengo derecho a tener un lugar de culto, pero para que eso se concrete ha de pasar por muchos niveles. Si para abrirlo me exiges tener siete baños, vulneras mi derecho porque en la práctica es imposible.

P Los alumnos tienen derecho a recibir una formación religiosa de acuerdo a sus convicciones en el colegio. En 2017 solo el 5% de alumnos musulmanes la recibían, ¿qué falla?

R En este caso, la responsabilidad es de las autonomías que no lo están facilitando. También es cierto que las confesiones necesitan un mayor fortalecimiento institucional para dar respuesta, ya que les corresponde a ellas por ejemplo proponer profesores. A la vez, otras voces piden sacar todas las religiones de la escuela, pero esa es otra batalla que va por otro lado.

P ¿Hemos superado el tema de las alumnas que van con velo?

R No, no lo tenemos superado. No hay muchos casos, pero son muy mediáticos ¿Hay una dificultad real? ¿Que una niña vaya con velo dificulta el aprendizaje? No. Las propias chicas musulmanas lo viven con naturalidad y así hay que verlo. Si la persona lo lleva por libre voluntad de la persona, siempre que no se limiten otros derechos y se genere en situaciones de igualdad, no lo convirtamos en un elemento de reivindicación artificial. Aquí no tenemos problemas como el burka, no lo creemos: atendamos las demandas según surjan, dentro de nuestro marco legal y con límites claros: derechos humanos, orden público, seguridad...

P ¿Se blinda el respeto a las costumbres religiosas en el trabajo? Por ejemplo: ¿un judío puede negarse a trabajar en sábado?

R Hay tres acuerdos de cooperación firmados por judíos, musulmanes y protestantes sobre las festividades y horarios en el ámbito educativo y en el laboral, aunque en el trabajo se deja un margen para la negociación. Las cosas se van ajustando de manera natural. Por ejemplo, muchos musulmanes cogen vacaciones en el Ramadán para estar con la familia. Sí ha habido algunos problemas con las oposiciones, que se suelen poner en sábado lo que dificulta que judíos y adventistas participen. Esto obliga a hacer una adaptación.

P ¿Se registran muchos delitos de odio por motivos religiosos?

R Son los que más han crecido de un año para otro dentro de los delitos de odio [en 2017 hubo 103 casos registrados, el doble que en 2016], pero hay más que antes, es que ahora somos más conscientes. Antes no había ni registros y ahora hay más mecanismos para denunciar, más sensibilización...

P Algunos partidos lanzan mensajes contra la inmigración, algo que se acaba relacionando también con la religión.

R Sí, nos preocupa. La religión es un elemento potente que a veces se usa para generar polarización y para manipular y con fines electorales. Cuando se habla de religión se asocia a temas negativos, a amenazas. Hay muchas campañas y bulos de WhatsApp. Se crea un imaginario difícil de combatir. Hay que trabajar en la contranarrativa, pero también queremos salir de ese carril con nuestro programa para jóvenes Cambia el marco, con el cineasta Jonás Trueba, que busca dar otra visión de la religión, en la normalidad de la vida, los derechos humanos...

P El PP habla en términos de reconquista, ¿cómo puede sentar eso a musulmanes residentes aquí, muchos de ellos españoles?

R Durante sus 15 años de existencia la Fundación ha estado bajo diferentes gobiernos. La protección de la libertad religiosa, protegerla y trabajar por la cohesión, no debería usarse en el debate político, debería estar por encima.

P Tras los atentados terroristas de ISIS y Al Qaeda mezquitas y escuelas coránicas están en el foco de las fuerzas de seguridad, ¿cómo conjugar la seguridad con el derecho a la libertad religiosa?

R No mezclándolas. Son niveles de trabajo diferentes. La protección del derecho de libertad religiosa debe garantizarse. Eso y el trabajo en favor de la cohesión genera gente feliz que no asumirá riesgos ni querrá desperdiciar su vida por según qué causa.

P ¿La integración evita la radicalización?

R No es una relación directa, es algo general, pero el terrorismo activa a la gente para dar respuesta a una insatisfacción, un victimismo, un sentimiento de vulneración de derechos... Son discursos que se retroalimentan, la islamofobia luego nutre esa otra capa.

Compartir el artículo

stats