Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres de cada cuatro personas que acaban un curso para dejar de fumar lo consigue

Entre 2005 y 2017, los centros de salud impartieron cursillos a un total de 4.854 fumadores, 2.750 consiguieron terminarlos y 2.080 abandonaron el hábito - Poco más de la mitad de los usuarios logran terminar las terapias

Dejar de fumar reporta ventajas para el bolsillo desde el segundo mes pese a que el usuario pague los tratamientos farmacológicos.

Dejar de fumar reporta ventajas para el bolsillo desde el segundo mes pese a que el usuario pague los tratamientos farmacológicos. REUTERS/Eric Gaillard

La Gerencia de Atención Primaria (GAP) de Mallorca impartió entre los años 2005 y 2017 cursillos de deshabituación tabáquica a un total de 421 grupos de fumadores en los que estaban incluidos 6.751 usuarios aunque finalmente solo "comparecieron" 4.854. Pues bien, acabaron los cursos 2.750 personas, el 56,6% del total, y 2.080 de ellas, el 75,6%, consiguieron dejar el nocivo hábito, según datos facilitados por el departamento que gestiona los centros de salud de Mallorca.

De todo el periodo contemplado, el bienio 2010 y 2011 fue en el que se cosecharon mejores resultados. En el primero de estos ejercicios se llegaron a formar 54 grupos para dejar de fumar con un total de 935 inscritos de los que finalmente los concluyeron 386 con 315 éxitos en la lucha contra el tabaco. Al año siguiente, con cifras similares, consiguieron dejar de exhalar humo 301 personas.

Entre los años 2012 y 2015 se produjo una disminución notoria de esta actividad grupal -20 grupos se formaron en 2012, 14 en 2013, 10 en 2014 y 13 en 2015- probablemente debida a los recortes presupuestarios acometidos en aquellos años por el Ejecutivo de José Ramón Bauzá. Y en esos años bajaron significativamente las personas que consiguieron dejar de fumar: 100 en 2012; 60 en 2013; 50 un año más tarde y 47, el número más bajo de toda la serie, en 2015.

No obstante, a partir del 2016 la GAP decidió poner en marcha el plan de implementación para la lucha contra el tabaquismo en el ámbito de la Atención Primaria que contempla tanto la prevención para evitar caer en el hábito de fumar como mejoras en los tratamientos antitabáquicos. Y este plan se ha notado en la reactivación y el mayor número de cursos realizados desde 2016.

En el capítulo de la prevención, en el año 2016 se instalaron un total de 29 mesas informativas, que aumentaron a 32 el año siguiente, tanto en centros educativos como en otros puntos de las islas para intentar hacer llegar a la población la importancia de vivir la vida sin la esclavitud del tabaco. En ellas se realizaron un total de 1.922 carboximetrías, que miden la cantidad de monóxido de carbono en los pulmones de los fumadores.

Tal y como explica una experta, "el monóxido de carbono sustituye al oxígeno en los glóbulos rojos y los fumadores reciben por tanto en sus células menos oxígeno del que precisan". Eso explicaría la sensación de ahogo y de falta de aire que suele acompañar a los fumadores, sobre todo cuando realizan una actividad física un poco más exigente de lo habitual.

Además, desde la recuperación activa de la lucha contra el tabaco se ha incrementado paulatinamente la formación en este campo de los profesionales sanitarios. Así, en 2017 un total de 848 trabajadores de Atención Primaria de Mallorca recibieron formación básica en tabaquismo mientras que otros 50 fueron formados de manera más exhaustiva y completa.

El año pasado recibieron formación específica 45 matronas y otros 50 profesionales sanitarios completaron dos cursillos de treinta horas de duración cada uno de ellos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats