Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las reformas hoteleras en Mallorca se ralentizan

El 60% de la planta mallorquina, una de las más jóvenes en España, ya está modernizado - Ciutat y Platja de Palma concentran nuevos hoteles mientras otros establecimientos de la isla mejoran instalaciones para subir de categoría

El hotel Riu Playa Park, que fue demolido por completo, abrirá en mayo .

El hotel Riu Playa Park, que fue demolido por completo, abrirá en mayo . Guillem Bosch

Si de algo puede presumir Mallorca es de contar con una planta hotelera modernizada. La patronal hotelera y la conselleria de Turismo, a pesar de sus tensas relaciones, coinciden en destacar que los establecimientos de la isla lucen modernos y remozados. La isla destaca en la industria turística española por la juventud de sus hoteles, con una edad media de seis años, frente a los nueve a nivel estatal, según datos de Deloitte, expuestos en el Foro Turismo+ celebrado en octubre en el Club Diario de Mallorca.

Un año más, los hoteles aprovechan para remozar sus instalaciones mientras inician nuevos proyectos como los de Pabisa Hotels en Platja de Palma, donde la cadena acaba de comenzar la construcción de dos establecimientos, uno de 5 estrellas y otro de cuatro que se inaugurarán en 2020, con una inversión de 40 millones de euros. Al lado, Riu Hotels & Resorts trabaja a toda máquina en el Riu Playa Park, que fue demolido y se planea abrir para mayo. Será un todo incluido con 475 habitaciones.

La cadena de la familia Riu, con cinco hoteles en propiedad en Platja de Palma, ya ha renovado el Riu San Francisco, el Riu Bravo y el Riu Festival. Solo quedará pendiente el Riu Concordia. La hotelera no ha facilitado la inversión del proyecto del Riu Playa Park, lo que simboliza el proceder que reina, salvo excepciones, en el sector: opacidad hasta que llega la hora de las inauguraciones.

Lo que sí queda claro es que Platja de Palma y Ciutat, con cinco hoteles en ciernes para 2019, son las zonas donde más proyectos nuevos se mueven, tras la gran reconversión de Magaluf de la mano del complejo Calvia Beach The Plaza de Meliá, fruto de la colaboración público-privada.

Cuanto menos sepa la competencia, mejor, y la maraña administrativa repartida entre la conselleria de Turismo y los ayuntamientos que otorgan las licencias de obras tampoco ayuda a hacerse una día de qué se está haciendo en los establecimientos hoteleros.

El 60% de la planta mallorquina ya se ha modernizado según cálculos de la Conselleria. De ahí, que sean menos los proyectos hoteleros que se han presentado en el departamento que dirige la vicepresidenta Bel Busquets. Según los datos facilitados por Turismo, en respuesta a la consulta en el Parlament del diputado de El Pi Josep Melià, entre el último trimestre de 2017 y el mismo periodo de este año entraron en la Conselleria catorce proyectos que suman 16, 3 millones de euros. Se reparten entre Alcúdia (3 proyectos, uno por 2,3 millones de euros), Capdepera (2 proyectos, con una inversión de 4,9 millones y 1,13 millones, respectivamente), Palma (2 proyectos, con 2,1 millones el más elevado) y Muro, el más reciente, registrado en este trimestre de 2018, con un 1,2 millones de euros. El resto se concentran entre Sóller, Santa Margalida, Calviá, Santanyí, Son Servera y Pollença.

Estos proyectos son los que basan en la disposición adicional tercera de la Ley 6/2017, que modificó la Ley 8/2012 de Turismo balear del exconseller popular Carlos Delgado. Ahora solo se permite modernizaciones que no pueden incluir aumento del número de plazas y tampoco pueden exceder del 10% de las supeficies legalmente construidas. A esta normativa, otra maraña legal, se circunscriben las ampliaciones, reformas, demoliciones y reconstrucciones actuales.

"Coletazos" de Delgado

Atrás queda la época en que se permitía crecer a los hoteles en plantas y plazas con la ley Delgado más permisiva. A esta norma es a la que se achaca desde la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), "la mayoría" de los proyectos y reformas en marcha. Y se la echa de menos desde la patronal porque "permitía beneficios". Lamenta que no se mantuviera, dice la gerente de la FEHM, María José Aguiló. Ahora solo quedan "coletazos" de la época del exconseller Delgado, asegura.

Aguiló dice que todavía están recabando información de sus asociados y hasta principios de 2019 no contarán con datos completos de las reformas y nuevos proyectos de 2018-2019. "La incertidumbre por el Brexit ha parado reformas", sostiene, sin embargo declina hacer una comparación con el periodo anterior

Por ahora la gerente hotelera esboza que en Platja de Palma se remozan 20 establecimientos, 6 en Palmanova, 5 en Capdepera (estos con una inversión que ronda entre 20 y 25 millones de euros (con 1 hotel nuevo aparte), 14 en Palma con 2 millones presupuestados y también los establecimientos singulares asociados en Reis Mallorca, por 2,5 millones en reformas.

Mayor optimismo expresa la gerente de la Asociación Hotelera Platja de Palma."Los hoteles siguen animándose", la veintena que se renuevan suponen 7.086 plaza, entre ellos, hay cinco reformas integrales, además del Riu Playa Park, el Mac Paraíso Garden que sube a 4 estrellas, el Encant (pasa a ser Allsun Marena Beach), Las Arenas y el Ayron Park HM. Platja de Palma pisa fuerte y Ciutat también.

La tramitación de licencias municipales retrasa los proyectos

Pabisa Hotels está echando andar la construcción de dos hoteles nuevos, tras dos años y medio de trámites, proyectos ralentizados en la conselleria de Turismo, pero sobre todo por el Ayuntamiento de Palma. La Administración no es "muy sensible a los plazos de ejecución", declara Onofre Pascual, presidente de la cadena.

Con él coincide Ramón Hernández, CEO de BlueBay Hotels. Esta cadena ha reformado 272 habitaciones del Bellevue Lagomonte, en Alcúdia, en 2017, y otras 198 habitaciones en el Bellevue Vistanova en Palmanova durante este año. Para 2019 renovará 300 apartamentos en el Bellevue Club, que incluye la climatización y mejoras en los restaurantes, con una inversión de entre 10 y 12 millones de euros.

"Los trámites son complejos. Cuando se quiere mejorar en calidad se tendrían que dar facilidades", observa Hernández. Pone el ejemplo de la lentitud para reformar una piscina, algo habitual en los hoteles.

Los ayuntamientos pueden denegar licencias si consideran que los proyectos no se ajustan a las necesidades urbanísticas de los municipios, pues los informes favorables de la conselleria de Turismo ya no son vinculantes con la normativa turística en vigor.

Un sondeo del Colegio de Arquitectos de Balears daba cuenta en mayo de que el plazo promedio de resolución en la concesión de licencias en el archipiélago es de 16 meses, cuando la ley establece un máximo de tres.

Lo que se critica no es tanto la labor de los técnicos, sino el atraso hasta con las nuevas tecnologías, de ahí el colapso. En octubre fue la cadena Meliá la que se quejaba, pidiendo que se deje de "poner trabas" a las licencias de mejora hotelera que cuenten con el aval de Turismo. Las quejas de la hotelera de Gabriel Escarrer contra el Ayuntamiento de Calvià se unen a los del entorno de Platja de Palma. "Se tarda años" en sacar adelante los proyectos y "el entorno no acompaña", dice Patricia Lliteras, gerente de la asociación hotelera por el contraste ent re los hoteles renovados y sus alrededores. Igual que en Magaluf.

Jaume Horrach de la Asociacion de Alcúdia y Can Picafort, también pide agilidad, dos proyectos en la zona no se van a realizar por retrasos con las licencias. Desde la FEHM también se apunta a la ventanilla única, un espejismo en España.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats