El organismo estatal Parques Nacionales ha aprobado por unanimidad la ampliación del Parque Nacional Marítimo Terrestre de Cabrera, de las 10.000 hectáreas actuales a las 90.000, en su mayoría marítimas. Ello permitirá la protección de hábitats de gran valor ecológico y convertirá Cabrera en el parque más grande de todo el Mediterráneo al contar con 80.000 hectáreas más. Ahora solo falta la ratificación del acuerdo por parte del Consejo de Ministros que, según el conseller de Medio Ambiente Vicenç Vidal, podría hacerse efectivo a finales de enero.

"Esta ampliación permitirá a España poder cumplir con la normativa europea de protección marina", explicó el conseller Vidal, que participó ayer en Madrid en la reunión del alto organismo estatal. "Estamos muy satisfechos porque desde Parques Nacionales nos han felicitado por la tramitación y han valorado de forma especial normas impulsadas por el Govern, como es el caso de la Ley de Posidonia", relató el titular de Medio Ambiente.

Existía cierta preocupación en el Govern a raíz de la oposición del sector pesquero de Andalucía y de la zona del Levante a que el parque fuera ampliado por las restricciones pesqueras que ello comporta. No obstante, el Govern hizo valer el apoyo de los pescadores isleños. En este sentido, Vidal aseguró que "la oposición de los pescadores andaluces era una cuestión política que se utilizó con el anterior Gobierno del PP para impedir la ampliación, pero con el cambio de Gobierno el talante ha cambiado totalmente".

La ampliación entrará en vigor el día siguiente de la aprobación en Consejo de Ministros. Posteriormente se aprobará una ley y se modificarán y reformularán todas las normas de gestión del parque de Cabrera.

Mediante la ampliación se incorporan al Parque Nacional 11 de los 13 sistemas naturales marinos que la Ley obliga a incluir en la Red de Parques Nacionales. En este sentido, hay que destacar que es la primera vez, en el Estado español y en todo el Mediterráneo, que se otorga la figura máxima de protección ambiental, como es la del Parque Nacional, a una zona situada en alta mar. Es el caso del talud conocido como Emile Baudot, situado en el sureste de Cabrera Mayor. Este talud tiene una importancia ecológica extraordinaria como zona de presencia y alimentación de cetáceos, escualos y grandes filtradores.

Por este motivo, el acuerdo adoptado ayer por Parques Nacionales tiene en cuenta que en las proximidades de Cabrera se pueden observar hasta ocho especies diferentes de cetáceos, todos ellos incluidos en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

La aprobación y el posterior informe de la Red de Parques Naturales que se acordó ayer es imprescindible para que el Consejo de Ministros realice la aprobación definitiva.

La propuesta de pasar de 10.021 a 90.712 hectáreas del parque de Cabrera nació de la entidad ecologista Oceana hace unos años que el actual Govern asumió como suya. Sin embargo, se taparon con la oposición del Gobierno del PP por las protestas de los pescadores andaluces y alicantinos.