Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El valor de las viviendas nuevas triplica el de antes de la crisis

Las nuevas promociones se centran en inmuebles para clientela de alto poder adquisitivo cuando antes se proyectaban para clases medias - La inversión para edificar nuevas residencias sube un 26,6% anual

La inversión para la edificación de viviendas está creciendo con fuerza. m.a.c.

La edificación de nuevas viviendas ha entrado en una fase de revitalización, con una inversión destinada a este producto residencial que este año está creciendo a un ritmo del 23,2% en el conjunto de Balears , y que se eleva hasta el 26,6% en el caso de Mallorca. ¿Eso supone que se está facilitando el acceso a una residencia para las familias medias de las islas? En absoluto, y son los propios constructores y promotores los que reconocen que esta entrada de capital está básicamente dirigida a la clientela "rica".

Si en 2002 la inversión media por vivienda era de 112.317 euros, y en 2007 de 116.942, en estos momentos este importe se sitúa en los 309.862 euros. Se están construyendo residencias que de media son prácticamente el triple de costosas porque son también el triple de lujosas, con un importante peso de los chalés. Antes el cliente que se buscaba era la clase media y ahora, en gran medida, es la clase más adinerada, al ser también el producto que resulta más fácil de vender.

El informe elaborado por la patronal de constructores, con datos del Colegio de Arquitectos, cifra la inversión en viviendas durante los siete primeros meses de este año en 609,5 millones de euros en el caso del conjunto del archipiélago, lo que supone el citado incremento del 23,2% respecto al mismo periodo de 2017. En el caso de Mallorca, esa inversión ha sido de 461 millones, con un alza del 26,6%. Para hacerse una idea del alcance de estos porcentajes, hay que recordar que la economía de las islas crece a un ritmo del 2,7%, aunque hay que matizar también que la construcción comienza a recuperarse tras haber caído su actividad a unos niveles extraordinariamente bajos.

¿Pero qué tipo de producto está saliendo al mercado en estos momentos? El informe de los constructores respalda la tesis mantenida por la patronal de promotores inmobiliarios: la mayor parte de las nuevas residencias son "casas para ricos".

Porque esa inversión de 609,5 millones de euros en el conjunto de Balears está destinada a la edificación de 1.967 viviendas, lo que implica un coste de producción de 309.862 euros por unidad. En 2007, cuando la crisis estaba en puertas, la inversión residencial durante el conjunto de ese año fue de 1.835,3 millones de euros para levantar 15.694 viviendas, lo que supone 116.942 euros por unidad.

La única diferencia es que en 2007 el margen de beneficios con el que se movían los promotores alcanzaba el 30%, según se reconoce desde el sector, mientras que en este momento éste oscila entre el 10% y el 15%, salvo en casos de inmuebles especialmente lujosos, en los que se juega mucho con la especulación y el precio de venta final puede superar con creces esos porcentajes.

Es decir, en 2007 salían al mercado pisos por un precio medio que podía situarse en unos 152.000 euros, mientras que ahora esa media es de más de 356.000 euros.

Compartir el artículo

stats