El Llevant una semana después de la catástrofe, desde el aire

Coches con daños en los márgenes de los torrentes, islotes de suciedad en la cuenca, el campo de futbol sin su césped y la mancha de barro y sedimentos perfectamente visible en el mar. Cuando se cumple una semana de la catástrofe, un helicóptero de la Guardia Civil sobrevuela el Llevant. La zona cero después de la tragedia vista desde el aire.

La Guardia Civil ha hecho esta mañana un vuelo de reconocimiento sobrevolando el torrente de ses Planes desde Sant Llorenç hasta Son Carrió y de ahí hasta su desembocadura en s'Illot. Desde el aire se ven los coches dañados amontonados en diferentes puntos en las cercanías del torrente, islotes de suciedad e incluso los bomberos volcados en la búsqueda del pequeño Arthur Robinson, el último desaparecido que queda de la tragedia.

Una vez se llega al mar, donde el helicóptero da media vuelta, se distingue perfectamente la enorme mancha marrón del barro y los sedimentos que la riada depositó en la costa.