Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Josep Ramoneda: "O cambian las cosas, o Europa evolucionará hacia el autoritarismo postdemocrático"

Ramoneda advierte que si el modelo a seguir es el ruso, el chino o el de Donald Trump, "estamos perdidos"

Josep Ramoneda ofrecerá una conferencia el próximo martes 4 de septiembre en la sala de plenos del Consell de Mallorca. B. Ramon

¿Está en crisis la democracia? Esta es la pregunta que intentará responder una de las mentes más lúcidas del momento el próximo 4 de septiembre en una conferencia en Palma.

-Ahora se cumplen 10 años de la crisis. No hace falta ser gran especialista para ver que ya nada es como antes: sueldos precarios, jóvenes sin futuro, vivienda inasequible...¿Ya no volveremos al 'bienestar' que se rompió a mediados de los 2.000?

-El bienestar se empezó a romper antes. En los 2.000 lo que ocurrió fue que culminó una especie de período nihilista en que se impuso la idea de que no había límites y en que todo era posible. Y en medio de esta locura todo acabó estallando. Por tanto, 2008 fue el final simbólico de una época, que marca a la vez el final de la apoteosis neoliberal que antes había acabado con la socialdemocracia y el Estado del bienestar a partir de final de los años 70.

-¿En qué punto nos encontramos hoy?

-Ahora estamos en un mundo del que todavía no conocemos las claves. De momento, se ha expresado un profundo malestar. Estamos en lo que algunos han llamado la tercera globalización, contra la que todavía no sabemos cuales serán las reacciones, pero de momento vemos que la política cada vez tiene más dificultades para canalizar el malestar social y que la idea que se impone es que los políticos tienen muy poco margen para limitar los excesos del poder económico. Y en estas circunstancias la tendencia siempre es al autoritarismo, porque a los estados no les queda nada más que de tanto en tanto hacer una exhibición de fuerza. Me temo que, o cambian mucho las cosas o nuestras democracias evolucionarán hacia el autoritarismo postdemocrático, como ya hay síntomas significativos.

-El resurgir de la ultraderecha pone en cuestión el sistema que hasta hace poco pensábamos que era una fórmula válida para convivir en Europa.

-Las democracias bipartidistas en Europa están agotadas. Hicieron una función, pero ahora viven en unos clichés superados y no tienen capacidad para afrontar los problemas actuales. Entramos en una fase nueva que nos llevará tiempo definir, pero que entre otras cosas seguro que pide espacios de escala de la organización política más grandes. El estado nación empieza a ser insuficiente. Ante esta realidad es evidente que hay una crisis de gobernanza, que en cada país se ha expresado de forma diferente. Todo se está configurando de nuevo, pero es evidente que el poder de las voces autoritarias es creciente en Europa y, ante el miedo, lo más fácil es inventarse enemigos y tirar las bajas pasiones de la ciudadanía contra ellos.

-¿Es lo que está pasando actualmente con Cataluña?

-Es lo que está pasando con la inmigración. El tema de Cataluña es más complejo, porque forma parte de la crisis general de las democracias europeas: expresa un malestar profundo, choca contra un Estado que defiende su unidad y en este contexto empiezan a aparecer síntomas preocupantes de simplificación autoritaria de las respuestas. La crisis de los lazos amarillos es un buen ejemplo.

-¿Pedro Sánchez autorizará un referéndum en Cataluña?

-Según lo que se entienda por un referéndum. Ahora mismo todavía no está en el orden del día la posibilidad de una cosa así y, en cualquier caso, creo que sería un referéndum indirecto.

-¿Cómo califica la actuación de la Unión Europea ante la crisis migratoria?

-La UE en estos momentos está en una situación de una crisis muy profunda, por mucho que se quiera disimular. No tiene capacidad de construir una política conjunta, la inseguridad y el malestar de gran parte de la población da cultivo a los discursos más autoritarios y xenófobos y esto pone en cuestión a la misma UE. La gestión de la inmigración está atacando directamente a los valores sobre los que se ha construido Europa y esto es muy grave.

-¿Por tanto, si Europa está en crisis la democracia también lo está?

-Me preocupa el ascenso de lo que llamo el iliberalismo, liberal en la economía y autoritario en el resto, por toda Europa y sobretodo me preocupan los modelos que se están imponiendo en el proceso actual de globalización: el modelo chino, ruso, Trump...Si este es el futuro, estamos perdidos.

Compartir el artículo

stats