12 de agosto de 2018
12.08.2018

Polémica en las oposiciones: "No hubo caos en la prueba informática, se podía aprobar. Vamos a por todas"

Seis opositoras aprobadas relatan lo que supone para ellas la suspensión del examen, cuyo expediente se han estudiado a fondo y del que denuncian numerosas inconsistencias

12.08.2018 | 02:45
Seis opositoras aprobadas, esta semana en la redacción de Diario de Mallorca, con el expediente de la prueba

Indignadas: "Nos dicen que si hemos aprobado una vez, podemos volverlo a hacer"
 

  • Las seis opositoras aprobadas, que denuncian su situación a este diario, manifiestan su indignación por la respuesta que hasta ahora han recibido de la administración. El pasado día 26, acudieron a la comparecencia de la la consellera Catalina Cladera sobre la repetición de las oposiciones. Al finalizar, según relatan, la consellera trató de consolarlas diciéndoles que "si hemos aprobado una vez, podemos volverlo a hacer", algo que las indigna, pero que no es la primera vez que oyen. "¿Y qué pasa si tengo un mal día?", se preguntan. "La consellera, que es funcionaria, debería tener más empatía", opinan.

El tribunal de las oposiciones al cuerpo auxiliar del Govern decidió a finales de junio suspender la prueba informática y obligar a los aprobados a repetir el examen. La Conselleria debe evaluar ahora 19 recursos contra la decisión, uno de ellos secundado por 63 de los 374 opositores que pasaron la prueba. Este grupo se ha movilizado y anuncia que irá "hasta el final" al considerar injusto que ellos también deban repetirlo.

Un año de estudiar. De sacrificios. De descuidar su vida personal. De dejar la familia, sus parejas, sus hijos y los amigos a un lado. De costosas academias. De renunciar a otras oportunidades. A otras ofertas, a otros trabajos. Un año de codos y esfuerzo para sacar lo mejor de sí. Para lograr su objetivo: superar unas oposiciones. Todo eso, todo ese coste personal y económico, al final, para nada. Y todo ello a pesar de haber aprobado. En algunos casos incluso de haber sacado un 10. Es la situación en la que se encuentran los casi 400 opositores a una plaza del cuerpo auxiliar del Govern que superaron las pruebas y a los que ahora el tribunal les obliga a repetir el examen, en una decisión que no sólo no logran entender, sino que consideran absolutamente injusta y en la que ven un peligroso precedente. Sin embargo, cargados de argumentos, no piensan quedarse de brazos cruzados y avisan: "Vamos a ir a por todas".

El tribunal de las oposiciones al cuerpo auxiliar del Govern decidió a finales del pasado mes de junio, y después de haber salido ya los resultados provisionales, anular la prueba informática después de tener que retirar seis de las treinta preguntas que se formularon entre los tres turnos de la prueba. La decisión llegó tras presentarse 173 alegaciones de opositores suspendidos, si bien sólo siete motivaron la suspensión. A partir de ahí, quienes se han movilizado son los 374 opositores aprobados, que rechazan tener que repetir ahora la prueba.

El pasado lunes se cerró el periodo para recurrir la decisión del tribunal de suspender el examen. En total se han presentado 19 recursos, detrás de los que hay hasta 78 opositores. El que aglutina a más está secundado por 63 y es el que representan Elena González, María del Mar Rincón, Sara Apezteguia, Ana Ruano, Catalina Sánchez y Juana María Barquero, todas ellas aprobadas y ahora ya preparando de nuevo una prueba que, si el Govern no cambia de parecer, deberán repetir dentro de cinco meses.

Desmienten el caos denunciado

Para cuatro de estas seis opositoras, no era la primera vez que se presentaban a una prueba para acceder a una plaza de la administración y relatan una prueba que entró en "la tónica habitual de lo que son unas oposiciones". Así lo explica Catalina Sánchez, que niega el "caos" denunciado. "No se puede hablar de caos. Durante la prueba nadie se quejó de las incidencias por las que al final han alegado", relata. "En oposiciones anteriores ha habido incidencias más grandes y no ha pasado nada", detalla. Para estos aprobados, la principal prueba de que todo transcurrió con normalidad son ellos mismos: "Todo el mundo ha tenido la mismas dificultades y en todos los turnos hay ocho, nueves y dieces", argumenta María del Mar Rincón, que recuerda que un 63% de opositores aprobó la prueba.

Además, insisten en otra cuestión: "Hablan de que se han tenido que anular seis de 30 preguntas, pero no es así. En el turno dos, no hubo ninguna pregunta anulada. Fueron dos en el primer turno y cuatro en el tercero", apunta Elena González, que, precisamente, hizo la prueba en ese segundo turno, al igual que Sara Apezteguia, sin ninguna incidencia. María del Mar Rincón, Ana Ruano y Catalina Sánchez, la hicieron en el primer turno y Juana María Barquero, en el tercero. Todas ellas, aprobadas. "Los que aprobaron demuestran que el examen se podía hacer", insisten.

Desde que tuvieron conocimiento de la suspensión, ellas, así como el resto de opositores aprobados que conjuntamente han presentado el recurso de alzada contra la decisión del tribunal, se han estudiado a fondo el expediente de la oposición. Precisamente, no entienden que a principios de mayo el tribunal firmara un acta en la que aseguraba que, tras una simulación, la prueba se podía realizar y que después haya acabado tumbando varias preguntas. "O los miembros del tribunal mintieron cuando firmaron el acta o no hay razón para suspender y repetir el examen", apunta Catalina Sánchez.

Sin embargo, lo que más indignación causó en ellas tras acceder al expediente del proceso es que el informe jurídico en el que se basó el tribunal para argumentar que por "principio de igualdad" debía suspenderse la prueba, fuera oral. "Es una cosa cutre", valoran. Pero así se lo trasladó el propio Govern a través de un email al solicitar una información a la que, finalmente, los opositores no han podido tener acceso. "Una consulta que es determinante es oral, es que es muy fuerte", denuncian.

"Se ha sacado punta al examen"

Entrando al detalle, ponen el grito en el cielo cuando hablan de las alegaciones aceptadas que han motivado la suspensión. En este punto, señalan que estas alegaciones hacen referencia a la versión en catalán del tercer turno, cuando, sólo han podido constatar que tres opositores hicieran la prueba en catalán y una de ellos es Juana María Barquero, que pudo aprobar el examen.

Además, una de las preguntas suspendidas, que ponen de ejemplo a que "se ha querido sacar punta al examen", fue tumbada por el tribunal por no estar el dos de una fórmula al cuadrado colocado como tal en la versión en catalán, a pesar de que escasas líneas encima, en la versión en castellano, se podía ver la fórmula correctamente escrita por si podía haber alguna duda. "Pero es que además, quienes alegan, contestaron correctamente esa pregunta", denuncian. "Un opositor ha llegado a pedir que se anularan cuatro preguntas que tenía contestadas correctamente", se muestran sorprendidas. "Y no alega las razones por las que se suspende la prueba hasta su cuarta alegación", señala, para apuntar que "si has tenido ese problema en el examen lo presentas en tu primera alegación". "Al final lo que vemos es que la gente se subió al carro de las alegaciones", señala Elena González. Para Sara Apezteguia, hacer repetir la prueba por los argumentos que se han dado "abre un precedente muy peligroso". "¿Son conscientes de ello? A partir de ahora en todas las oposiciones se buscará la mínima excusa para suspenderla", alerta.

Con todo, tienen pocas esperanzas de que el recurso presentado contra la suspensión llegue a buen puerto y dan por hecho que deberán repetir el examen. "Por las palabras de la consellera [Catalina Cladera] y de Tovar [el gerente de la Escuela Balear de Administración (EBAP), Jaume Tovar] vemos que ellos lo dan por hecho", señala Catalina Sánchez. Además, Elena González señala que la jurista encargada de resolver los recursos será la misma persona que asesoró en esa consulta oral al tribunal de suspender las pruebas y repetirlas. De hecho, ya vuelven a estar en academias -"que no son precisamente baratas", destacan- preparando de nuevo las pruebas. "No nos queda otra", lamenta Ana Ruano. No obstante, para ellas, repitiéndose la prueba se vulnera ese principio de igualdad. "No vamos con las mismas garantías", explica María del Mar Rincón: "Los que ya aprobamos no vamos en las mismas condiciones. Estamos agotados física y mentalmente. El que sacó un 2 ahora puede sacar un 10, pero ¿qué debe hacer el que sacó un 10?", pregunta. "Te dan ganas de llorar", resume: "Están jugando con el pan de muchas familias".

"La jurisprudencia nos ampara"

"Alguien debería asumir alguna responsabilidad, porque por ahora los únicos que la hemos asumido somos nosotros", defiende Elena González. "La consellera Cladera que también es funcionaria debería sentir empatía por nosotros", apunta Ana Ruano. Después de su ronda con los partidos, para el único político que tienen buenas palabras es para el portavoz de Ciudadanos, Xavier Pericay: "Más que a su partido, queremos agradecérselo a él. Es el único que se ha preocupado y se lo ha tomado enserio", dice Sara Apezteguia.

Ahora ya se preparan para "ir hasta el final" y llegar ante la justicia en contra de la repetición de la prueba. Defienden que la jurisprudencia les avala: "En lo posible debe respetarse el derecho de los aspirantes ya aprobados, que no tienen por qué sufrir las consecuencias de unas irregularidades que no les son imputables", reza una sentencia del Supremo que exhiben.

"Quién iba bien preparado podía aprobar", insisten, y avisan: "Ahora, vamos a ir a por todas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.

Enlaces recomendados: Premios Cine