Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Varapalo a la Hacienda balear por cobrar de más al valorar los inmuebles

El Tribunal Económico Administrativo de las islas pone fin a la forma de calcular el precio de una vivienda aplicada durante los últimos 15 años

La Hacienda balear aplica su control sobre la compra de inmuebles usados y los heredados. Alberto Huarcaya

El Tribunal Económico Administrativo Regional de Balears (TEAR) ha dado un duro varapalo a la Agencia Tributaria de las islas por usar una fórmula para calcular el valor de un inmueble, y aplicar luego los correspondientes impuestos, que ha supuesto cobrar de más a los contribuyentes del archipiélago durante los últimos 15 años. Asesores legales estiman que las cantidades abonadas en exceso alcanzan un valor global de millones de euros, pero no van a ser recuperadas por los afectados en el caso, mayoritario, de no haberlas recurrido en su momento.

La decisión del TEAR de exigir un cambio en el sistema de cálculo del valor de un inmueble se sustenta en la adoptada previamente por el Tribunal Económico Administrativo Central y en sentencia del Tribunal Supremo para otras autonomías que aplicaban sistemas similares al balear.

Lo que viene haciendo la Agencia Tributaria autonómica desde 2002 para hacer ese cálculo en viviendas, oficinas, naves industriales o solares es estimar tanto el valor de la edificación como el del suelo sobre el que se asienta esa propiedad. Para este último, toma simplemente el valor catastral del terreno y lo multiplica por dos, sin tener en cuenta ni la zona ni las características de ese espacio, e ignorando el precio que el contribuyente declara como pagado.

En palabras del abogado Alejandro del Campo, asesor fiscal de la firma DMS Consulting y que ha protagonizado muchas reclamaciones contra la Agencia Tributaria balear por este tema, esas valoraciones se hacen "como churros y sin salir del despacho". El resultado en muchos casos es que la estimación de la Hacienda balear sobre el valor de un inmueble de segunda mano supera el precio que el contribuyente ha pagado (se recuerda que municipios como Calvià o Andratx han tenido un catastro sobrevalorado) o el estimado al heredar la propiedad de algún familiar. De esta forma, al cabo de algunos años el comprador recibe la comunicación del fisco autonómico exigiendo un aumento de los impuestos abonados (Transmisiones Patrimoniales y Sucesiones) más los intereses de demora.

Alejandro del Campo pone de relieve que esta exigencia de pagar más impuestos ha afectado a personas de alto poder adquisitivo por la compra de chalés, pero también a clases medias y bajas por acceder a una vivienda. Como ejemplo, señala que por un piso de 200.000 euros la Agencia Tributaria ha llegado a estimar valores de 300.000 con la citada fórmula de multiplicar por dos el valor catastral del suelo, lo que ha supuesto la exigencia al comprador de abonar 8.000 euros adicionales en impuestos más los intereses de demora. El abogado añade que el último caso que ha representado en relación a este tema ha sido el de un marroquí por adquirir una humilde planta baja en la zona de Pere Garau.

El representante de DMS Consulting estima que al haber exigido impuestos de más durante 15 años, el valor de las cantidades cobradas en exceso alcanza los millones de euros, pero admite que solo los que han impugnado esta reclamación de la Agencia Tributaria tienen opciones de recuperar su dinero.

Compartir el artículo

stats