Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector ve la solución en edificios más altos y pisos más pequeños

La escasez y el alto precio del suelo lleva al sector a exigir cambios en las características de las futuras construcciones

La vivienda para las clases medias residentes se encuentra actualmente con un serio obstáculo para su desarrollo: hay poco suelo disponible, especialmente en los municipios con mayor demanda (el caso de Palma es emblemático), y además es muy caro. Eso hace que cualquier promoción de viviendas que se desarrolle sobre él tenga un valor que queda fuera del alcance de buena parte de los bolsillos isleños.

Este hecho explica las reticencias de las empresas promotoras a la hora de plantear el desarrollo de viviendas para residentes y que se decanten por un producto de alto nivel sobre el que saben que la demanda se mantiene fuerte y que será más fácil de vender.

El presidente de los aparejadores de Mallorca, Daniel Tur, reitera un mensaje defendido también por su homólogo en la patronal de promotores, Luis Martín: es necesario un cambio en las actuales reglas del juego, tanto en lo que se refiere a alturas como en densidades. La ecuación radica en que si el suelo es caro, hay que poder hacer sobre él más viviendas para que el coste del primero esté mas repartido y tenga un menor impacto en el precio de cada piso. La solución, se insiste, pasa por poder edificar edificios de viviendas más altos y con pisos más pequeños en su interior. Además se insiste en que la actual configuración de muchos hogares, con un solo componente o con parejas sin hijos, explica que haya una fuerte demanda de viviendas con dimensiones que oscilen entre los 60 y los 70 metros cuadrados.

Porque el efecto que se está produciendo es que la falta de nuevos inmuebles está volcando la demanda (la población de Balears no ha dejado de crecer durante los últimos años y las islas registran un récord de trabajadores) hacia los pisos de segunda mano y de alquiler, cuyo precio no deja de crecer hasta convertirse en inasumible para una parte importante de la sociedad.

Hay que tener en cuenta que durante los cinco primeros meses de este año la compraventa de viviendas se ha reducido respecto a 2017 por primera vez en los últimos años, y entre los factores que se apuntan aparece el de haber alcanzado un valor excesivo.

Compartir el artículo

stats