Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Prolongar el turismo de mayo

La temporada, como casi siempre, arranca con un ambiente inmejorable. Los representantes de los negocios turísticos coinciden en que el perfil del visitante de mayo es el mejor de todo el año. Son por lo general personas de una cierta edad, más amantes de la buena mesa que de caer inconscientes tras atracarse de alcohol, que tienen dinero y ganas de gastarlo. Sin comparación a las turbas de jóvenes que abarrotan las playas de Palma y Calvià durante los meses de verano compartiendo cubatas en cubos de plástico. Un turismo, este último, que excluye al resto, ya que allí donde coinciden con familias en busca de tranquilidad, estas no repiten.

El diagnóstico es bien conocido por todos aquellos que viven y trabajan en las zonas turísticas de la isla -que en verano abarcan prácticamente todo su territorio-. Los mejores clientes, los más gastadores y menos conflictivos, son aquellos que nos visitan en los meses de mayo y septiembre. Aquellos que no están tan interesados por carbonizarse bajo el sol de julio como de disfrutar de las benignas temperaturas de las islas en primavera y otoño.

La cuestión estriba en cómo se puede prolongar el atractivo para este segmento a los meses de verano. ¿Es una batalla perdida? ¿Tenemos que resignarnos a que el turismo de borrachera imponga su ley en la temporada alta? Tampoco tendría que ser necesariamente así. Hay zonas en Mallorca, como las playas del norte, que se están defendiendo de este fenómeno y todavía mantienen un público eminentemente familiar y de mayor poder adquisitivo. Para ello probablemente habría que aunar los esfuerzos de empresarios y Administraciones. Tratar de cambiar la dinámica de atracción de estos turistas de borrachera y la oferta que se encuentran aquí.

En cualquier caso, es un cambio que se antoja casi una quimera. Mientras haya clientes que quieren beber cubalibres en cubos de fregar, habrá empresarios dispuestos a vendérselos. Así que disfrutemos del turismo de mayo y tratemos de que vuelva el año que viene.

Compartir el artículo

stats