El Consell de Mallorca celebró ayer dos plenos, uno de tras de otro. Después de la polémica sobre el horario de los plenos, se debatió el conceder un nuevo plazo al ayuntamiento de Palma para que adjudique unas obras subvencionadas por el Consell por valor de 2,5 millones de euros. Es la segunda prórroga que se concede a Cort para estas mismas obras y ahora no será necesario que las adjudique hasta el año 2021, eliminando el peligro de perder el dinero concedido al no haber podido adjudicarlas.

El Consell, en base a la Ley de Capitalidad, concedió 2,5 millones a Cort para construir un campo de rugby y otro de fútbol en el polideportivo Germans Escalas (500.000 euros), la compra de material policial para el cambio de armamento y obras de seguridad (400.000 euros), mejoras en las calles General Ricardo Ortega y Manacor (1,2 millones) e inversiones en viviendas de acogida familiar (500.000 euros). Las obras debían estar adjudicadas este mes de mayo, pero por diferentes vicisitudes no ha podido y cabe el riesgo de perder la ayuda. El alcalde Noguera pidió la prórroga y el Consell ayer se la concedió.

No obstante, el PP criticó con dureza la falta de gestión del ayuntamiento de Palma. Mauricio Rovira aseguró que votaban a favor por responsabilidad, pero criticó que un Ayuntamiento como el del Palma con más funcionarios que el propio Consell necesite dos años para aprobar y adjudicar unas obras de mejora.