La patronal de las grandes empresas del coche de alquiler, Baleval, no es partidaria de que el Govern plantee algún tipo de límite o techo para los coches de alquiler y hacer frente así a la saturación en las carreteras. Su presidente, Salvador Servera, se mostró ayer partidario de que "sea el mismo mercado el que se regule", sin intervención de la administración. "El turista tiene que poder elegir cómo se desplaza", aseguró. Baleval da por buenas las cifras de la conselleria de Turismo, que sitúa en 87.500 los turismos que se rentaron en Baleares el pasado mes de agosto. Servera, quitó ayer credibilidad al recuento hecho por la otra patronal del sector, Aevab, que calcula que circularon sobre el asfalto balear unos 120.000 coches, de los que 50.000 eran ilegales. Es "inaudito" que "ciertas empresas de escaso peso en el sector anuncien sin aportar ninguna fuente de datos que 50.000 vehículos de rent a car circulan ilegalmente por las islas", afirmó ayer. Servera negó tajantemente tener conocimiento alguno de prácticas ilegales por parte de sus asociados, que representan "el 80% del sector". "Todas nuestras empresas están debidamente inscritas en el registro de la conselleria de Turismo", añadió, por lo que no se explica "de donde han salido estos datos". Baleval niega que la saturación en las carreteras se deba atribuir solamente a los coches de alquiler, "sino al total de vehículos que durante todo el año circulan por las carreteras". En este sentido, desde la agrupación empresarial animan a la administración a finalizar el tramo del Segundo Cinturón que une Son Ferriol y el Coll d'en Rebassa, así como la carretera que une Ciutadella y Maó.