Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas y sindicatos chequearán cientos de obras para frenar las muertes

Técnicos de la Fundación Laboral de la Construcción revisarán las medidas de seguridad y asesorarán ante las deficiencias

Accidente mortal registrado en unas obras de Eivissa durante el presente ejercicio. vicent marí

Cientos de obras que se están desarrollando en Balears van a ser chequeadas por técnicos de la Fundación Laboral de la Construcción, de la que forman parte empresas y sindicatos, con el fin de detectar posibles deficiencias en materia de seguridad y asesorar sobre las correcciones que se deben de aplicar. Esta va a ser una de las medidas más importantes que se incluirán en el plan de choque que se quiere poner en marcha para frenar la siniestralidad en el sector, cuyo diseño definitivo se va a abordar en una megarreunión prevista inicialmente para el próximo día 7 de abril y en la que van a participar la consellería de Trabajo, las patronales de constructores y promotores inmobiliarios, los colegios oficiales de arquitectos y de aparejadores, y los sindicatos UGT y CCOO.

La gerente de la asociación balear de constructores, Sandra Verger, y la secretaria general de la federación de construcción de UGT en las islas, Sonia Saavedra, coinciden en destacar que la labor que se pretende desarrollar desde el sector privado se sustenta en tres pilares: información, formación y visitas. Y a ellos se sumará el incremento de las inspecciones anunciadas por el conseller Iago Negueruela.

La pretensión de patronales y sindicatos es que la Fundación Laboral de la Construcción juegue un papel fundamental en la lucha contra la siniestralidad en el sector. En este aspecto, desde la conselleria de Trabajo se valora la total predisposición que ha encontrado en el presidente de éste organismo, el constructor menorquín Climent Olives. Para ello, se va a elevar su presupuesto (para lo que se va a pedir la ayuda económica del Govern) con el fin de impulsar las medidas previstas.

"Echándonos la culpa los unos a los otros no vamos a arreglar nada; el problema de la siniestralidad debe de afrontarse trabajando todas las partes desde la unidad", destacan Verger y Saavedra. Y el plan de choque que se pretende diseñar debe de ser muy sólido, porque en caso contrario el secretario general de la federación de CCOO-Balears, Miguel Pardo, anuncia ya la convocatoria de movilizaciones. Hay un aspecto que nadie oculta: el balance de este año es catastrófico, con tres muertos en accidentes laborales en el sector en lo que va de año, prácticamente uno por mes.

Reunión prevista para el día 7

El plan que se va a diseñar previsiblemente el próximo día 7 (la fecha de la reunión está pendiente de confirmar a la espera de que todas las partes puedan asistir a la misma) contempla actuaciones desde el sector público y el privado. En el caso de las primeras, hace semanas que desde el Govern se anunció un incremento de los controles que aplica la Inspección de Trabajo sobre el sector.

La novedad se plantea ahora desde el ámbito privado, una vez que aparentemente se han superado las fuertes tensiones que se registraron entre la Conselleria y algunas organizaciones empresariales en relación a este problema.

Según confirman patronales y sindicatos, tres son los ejes sobre las que éstas van a trabajar: formación, información y asesoramiento, entendiendo este último como la campaña de visita a obras anteriormente señalas.

El plan de trabajo que se está diseñando desde la citada fundación incluye una campaña de visitas a obras por parte de técnicos para chequear el estado de las medidas de seguridad en estos puntos, especialmente las colectivas, por ser las que suele registrar mayores deficiencias. Así, se comprobará que se han aplicado todas las iniciativas necesarias para, por ejemplo, evitar caídas en altura, como la protección de huecos o el anclaje adecuado de los andamios.

Sobre este punto, se subraya que el objetivo es el de "ayudar y asesorar", con el fin de que ningún responsable de esas obras impida el acceso a las mismas a los técnicos que se van a desplazar hasta ellas. Sin embargo, tanto Sandra Verger como Sonia Saavedra afirman que en el caso de encontrarse alguna deficiencia grave, se dará a los responsables del proyecto un plazo para subsanarlas, y que de no hacerlo sí se presentará la correspondiente denuncia con el fin de evitar que pueda generarse un siniestro.

Las otras dos líneas de actuación son las de formación e información, y serán las citadas asociaciones empresariales y colegios profesionales los que se ocuparán de organizar jornadas para elevar la concienciación sobre las importancia de las medidas de seguridad. Hay que tener en cuenta que los responsables en esta materia en las obras suelen ser aparejadores o arquitectos. Pero además, se quiere que los empresarios, y especialmente los promotores, adopten una postura más activa a la hora de comprobar que el trabajo que se está realizando a la hora de evitar los accidentes es el adecuado, ejerciendo un mayor control.

Amenaza de protestas

Toda esta iniciativa que se está diseñando no impide que el malestar entre los representantes de los trabajadores sea muy elevado a la vista de lo que está sucediendo. Es por ello que CCOO amenaza con movilizaciones si el plan de choque que finalmente salga de la reunión del día 7 no cumple con sus espectativas.

"El problema no es la profesionalidad de los trabajadores, que para poder entrar en una obra deben de pasar previamente por 20 horas de formación sobre esta materia, sino la falta de concienciación de los empresarios y una deficiente inversión en prevención", lamenta el dirigente sindical.

Por ello, y a la vista del elevado número de siniestros mortales que se está registrando, afirma que ya se han mantenido contactos con sus delegados para organizar las citadas protestas, que se iniciarían con concentraciones.

Compartir el artículo

stats