Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parlament

El Pacto logra votar unido el 95 % de las veces pese a sus fisuras en el Parlament

Después de tres años y, a pesar de varias rupturas en la cámara balear, PSIB, Més y Podemos mantienen la cohesión interna a un año de las elecciones

Armengol y Busquets pendientes de una votación en el Parlament. b. ramon

Los partidos del Pacto en Balears han coincidido en más de una ocasión que les sobraba el "ruido". Así es como han denominado a las pugnas y desavenencias que han marcado sus relaciones desde el inicio de legislatura. Y, a tenor de los datos, no les falta razón. A la hora de la verdad, de votar en el Parlament para materializar sus políticas, PSIB, Més y Podemos han mantenido la unidad muy por encima de la imagen que han dado. Pese a sus fisuras, a un año de las elecciones, los tres partidos han logrado estar juntos en cerca del 95 por ciento de las votaciones.

En tres años, entre mociones, proposiciones no de ley y proyectos de ley, los partidos de Balears han tenido que apretar el botón de su escaño para votar en el Parlament más de 1.800 veces. A fecha de hoy, algo más del 94 por ciento de las ocasiones PSIB, Més y Podemos han coincidido. Solo una de cada veinte veces han visto saltar por los aires su unidad. En alguna ocasión con efectos de calado sobre proyectos y leyes clave de la legislatura. De este cómputo quedan fuera, eso sí, las dos diputadas expulsada por Podemos y hoy integrantes del grupo mixto, Xelo Huertas y Montse Seijas.

De este modo, ha habido ruptura en algo más del cinco por ciento de las votaciones. Los primero diez, y luego ocho diputados de Podemos, son quienes han protagonizado los desmarques en la izquierda. El partido de Pablo Iglesias en las islas es responsable del 85 por ciento de las divisiones.

Desmarques desde el inicio

La formación morada dejó claro desde un principio que los acuerdos de gobernabilidad firmados con PSIB y Més no le ataban las manos en el Parlament. Y sin haber alcanzado los seis meses de legislatura votó con el PP en contra de algunos nombramientos polémicos del PSIB como el del marido de la consellera de Salut, Juli Fuster, hoy aún al frente del IB-Salut.

Otro de los desmarques de los podemitas por poco impide que esta legislatura viera la luz la ecotasa. Solo la abstención de El Pi permitió que el tributo turístico saliera adelante. Otro desmarque de Podemos sin efecto fue el intento de dejar sin presupuesto a la Agencia Balear de Turismo (ATB), lo que solo impidió el voto favorable del Partido Popular. Sin embargo, fue en la aprobación de la ley de alquiler turístico que el voto por libre de la formación morada generó más problemas. Los de Alberto Jarabo tumbaron el principal artículo, que permitía sancionar el arrendamiento a turistas en viviendas plurifamiliares, dejando la norma hecha "un frankenstein" según el entonces vicepresidente Biel Barceló y obligando a corregirla por vía de decreto ley.

La crisis por esta última votación supuso un punto de inflexión en las negociaciones internas. Desde entonces, los partidos del Pacto tratan de no dejar cabos sueltos antes de acudir al pleno. Esto sumado a un cambio de estrategia de la formación morada, asumiendo un perfil mucho más discreto desde que se hizo con el liderazgo la actual secretaria general Mae de la Concha permitió, por ejemplo, aprobar los presupuestos de 2018 sin sobresaltos.

Sin embargo, no solo Podemos ha abandonado a los suyos para votar con la oposición. El PSIB también ha votado sin el apoyo de sus socios de legislatura en varias ocasiones. Los socialistas han votado con los populares y sin respaldo del resto de la izquierda para rechazar la comisión de investigación de Sa Nostra, para rechazar reformar la ley electoral o, en la última ocasión, para aprobar una disposición favorable al empresario ibicenco Abel Matutes en la nueva Ley de Urbanismo.

Otros desmarques en temas menores se han sucedido por parte de Més per Menorca desde que abandonó el Govern. Solo Més no ha votado en pleno sin apoyo de sus socios en asuntos de calado. No obstante, los ecosoberanistas llegaron a plantear amenazar con reventar la aprobación de las cuentas si la presidenta no aceptaba a Bel Busquets como número dos tras la salida de Biel Barceló.

Prometen reeditar el Pacto

Si el Pacto ha logrado votar unido en el 95 por ciento de las ocasiones, también ha logrado el consenso con los partidos de la oposición en un 15 por ciento de las votaciones. Iniciativas a favor de una mejor financiación, del régimen especial o sobre la oposición a las prospecciones, temas sociales y leyes como la de protección del colectivo LGTBI o la ley de Fosas han permitido el consenso.

Sin embargo, los partidos del Pacto han logrado distinguirse de la oposición especialmente en los temas económicos y tributarios, donde su porcentaje de coincidencia supera el 96 por ciento, y conformarse como bloque. Con Podemos habiendo enterrado las críticas a sus socios, después de superar PSIB y Més sus desavenencias por la exigencia del catalán en la sanidad, los tres partidos anunciaron el pasado mes de febrero, en un gesto sin precedentes en los anteriores pactos, que si los resultados electorales se lo permiten, reeditarán su pacto en 2019, lo que, salvo sorpresa, promete un último año de legislatura que permitirá a PSIB, Més y Podemos elevar sus porcentajes de coincidencia en las votaciones.

Compartir el artículo

stats