Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Restauración

Crean la categoría Gold para mejorar la imagen de los restaurantes en Baleares

La iniciativa contará con la colaboración del Consell de Mallorca, la Cámara de Comerç y el Govern

La medida pretende identificar a los establecimientos que ofrecen un servicio de calidad. m. borras

El sector mallorquín de la restauración atraviesa uno de sus peores momentos de imagen, tras los malos resultados obtenidos en los controles de la conselleria de Salud y el brote de hepatitis A que se registró recientemente en uno de sus establecimientos de Palma, y necesitaba como nunca un "revulsivo", según que reconoce. Este mismo mes se va a dar el primer paso destinado a mejorar la percepción que los consumidores tienen de los restaurantes, bares y cafeterías de la isla, con la firma de un acuerdo de colaboración entre el Govern, la Cámara de Comercio y la patronal del sector para crear la categoría Gold, con la que se quiere distinguir a aquellos establecimientos que cumplen unos requisitos mínimos de calidad, una reivindicación que la citada asociación empresarial mantenía desde hace años.

La firma de este convenio durante los próximos días es confirmada por el director general de Turismo, Antoni Sansó; y por los presidentes de la asociación de restauración de Mallorca y de la Cámara de Comercio, Alfonso Robledo y José Luis Roses respectivamente. Además, se señala que participará también el Consell de Mallorca, una vez que el próximo mes le sean transferidas las competencias en materia de promoción turística.

El objetivo de esta medida es comenzar a conceder este año la categoría Gold a aquellos negocios de restauración que cumplan unos requisitos de calidad vinculados con aspectos como la higiene, la cualificación de sus trabajadores o la presentación de su oferta en diferentes idiomas. Según subraya Alfonso Robledo, en una primera fase se espera que alrededor de un centenar de establecimientos obtengan este distintivo.

El convenio que se va a firmar este mes fija las responsabilidades que va a tener cada parte. El Govern va a financiar la puesta en marcha de esta iniciativa desde el departamento de Turismo (la cantidad a aportar se cifra en torno a los 40.000 euros). La Cámara de Comercio va a ser la encargada de controlar que se cumplen los requisitos reclamados y conceder las correspondientes certificaciones, aspecto en el que podría colaborar también la conselleria de Trabajo, según se apunta.

Por su parte, el Consell de Mallorca asumirá las labores de promoción de esta iniciativa, que se quiere dar a conocer en las ferias turísticas, tanto para que los establecimientos de restauración de mayor calidad aspiren a contar con esa categoría Gold como para que los visitantes y consumidores isleños la conozcan.

A su vez, la asociación de restauración de Mallorca impulsará esta medida en el seno de su sector y colaborará en esas labores promocionales.

Una iniciativa "necesaria"

Tanto Alfonso Robledo como José Luis Roses valoran que por fin se active esta iniciativa, que se a mantenido en el congelador durante meses a la espera de la financiación que debía de llegar desde el Ejecutivo autonómico pese a considerar que se trata de un paso que resultaba muy necesario.

Ambos representantes empresariales ponen de relieve los problemas por los que atraviesa el sector. Robledo hace hincapié en el elevado intrusismo existente en esta actividad y en su carácter de sector refugio para individuos que habían perdido su empleo, lo que ha conllevado la entrada de personas con un nivel de cualificación muy bajo que se ponen al frente de estos negocios, deteriorando la imagen que el conjunto de esta actividad ofrece a los consumidores.

Por su parte, José Luis Roses recuerda que la restauración, al igual que el comercio, tiene una composición que se sustenta en pequeñas empresas, en algunas de las cuales el nivel de calidad es muy alto, pero con una mayoría en las que la formación de sus trabajadores es baja, de ahí que uno de los aspectos que se quiere impulsar es precisamente el de la titulación profesional entre los empleados que acceden a esta actividad.

Respecto a la promoción de esta iniciativa, en la que participará el Consell de Mallorca, tendrá como objetivo dar a conocer esta nueva categoría en foros como las ferias turísticas, pero también se buscará la colaboración de empresas privadas, como los tour operadores, según destacó Robledo. Además, se quiere impulsar dentro del propio sector mallorquín, para que la obtención de la categoría Gold se convierta en un objetivo de todas las empresas que ofrecen un servicio de calidad

Mala valoración

Este refuerzo en la imagen de la restauración mallorquina se produce después de que Diario de Mallorca adelantara el pasado mes de enero los malos resultados obtenidos por el sector en las inspecciones realizadas por el Servicio de Seguridad Alimentaria, a lo que siguió que se hiciera público un brote de hepatitis A generado en un establecimiento de Palma.

Respecto a los primeros, hay que recordar que dos de cada tres comedores inspeccionados en Mallorca consiguieron únicamente un "aprobado rascado" o suspendieron, a diferencia de Menorca y de las Pitiüses, donde la mayoría superaron con margen estos controles. Además, esta vigilancia conllevó el cierre de 23 establecimientos en Mallorca por presentar deficiencias muy graves.

En concreto, 15 de estos comedores registraban una situación pésima por sus problemas de higiene, entre otros; en 14 era muy mala, en 275 se calificaba de mala y 1.104 solo consiguieron el citado "aprobado rascado", según se indicó desde la Conselleria.

Solo 642 locales mostraron una buena situación, y en 157 se alcanzó el nivel óptimo, un porcentaje tan bajo que se calificó de intolerable para una comunidad que vive de su imagen por el peso del turismo.

Compartir el artículo

stats