Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo

Uno de cada cinco británicos ha sido instigado a reclamar por sus vacaciones

Las compañías utilizan sobre todo la vía telefónica para contactar con posibles clientes

Una vista general de Punta Ballena (Magaluf), con mayoría de turistas británicos. a. fernández

Un sondeo divulgado recientemente en Gran Bretaña con gran eco mediático revela hasta qué punto está extendida la práctica de presentar reclamaciones por falsas intoxicaciones en hoteles, en busca de una jugosa indemnización; una modalidad de estafa que sufre en sus carnes el sector turístico de Mallorca y que este verano motivó una operación policial con varios detenidos en la isla.

Uno de cada cinco británicos asegura haber sido contactado alguna vez por empresas y bufetes especializados a fin de tramitar una reclamación por haber sufrido una indisposición durante sus vacaciones, según las conclusiones a las que ha llegado una encuesta de la plataforma YouGov, especializada en estudios de mercado en internet.

El trabajo ha sido difundido por la principal asociación de touroperadores y agentes de viaje del Reino Unido (ABTA), que ha recordado que estas compañías instigan a los turistas con el gancho de que hay una gran cantidad de dinero esperando para ser reclamado. La forma más habitual que tienen estas empresas para contactar con potenciales clientes es el teléfono, tal y como reconocen el 14% de los encuestados. Otras vías para realizar la propuesta se encuentran en las redes sociales y en el correo electrónico. Incluso, algunos son contactados directamente, en persona, en aeropuertos o mientras están de vacaciones.

Multa y cárcel

ABTA subraya, sin embargo, que de lo que no hablan nunca estas compañías es de los riesgos que puede conllevar una reclamación falsa. En este sentido, los touroperadores recuerdan que se trata de un fraude que puede acabar ocasionando el pago de una fuerte multa e, incluso, una pena de hasta tres años de prisión. En este punto, existe un gran desconocimiento en la sociedad británica, inciden los touroperadores, como lo demuestra el hecho de que hasta siete de cada 10 consultados "no saben que presentar una falsa reclamación por intoxicación en hoteles puede acabar con una sentencia de prisión en Gran Bretaña o en el extranjero".

Este tipo de acciones judiciales se ha disparado en los últimos años como un medio ilícito de conseguir jugosas indemnizaciones. Valga como muestra el siguiente dato: desde 2013, ha aumentado un 500% el número de reclamaciones recibidas por compañías de viajes británicas por indisposiciones del turista.

Los touroperadores británicos, que promueven la campaña Stop Sickness Scams (contra el fraude de las falsas intoxicaciones), insta a su Gobierno a actuar contra este fenómeno, porque, asegura, si las medidas correctoras no se implantan antes de abril será demasiado tarde para que se noten esta temporada.

Pérdidas millonarias

El fraude ocasiona pérdidas millonarias al sector hotelero de Balears. Este verano, un hotelero de Alcúdia aseguró que había recibido un aluvión de quejas por supuestas dolencias, hasta 797. Denuncias como la suya precipitaron en septiembre una macrooperación a cargo de la Policía Judicial de la Guardia Civil. Varias personas fueron detenidas en Palma y en Calvià al estar vinculadas con redes locales que contactaban in situ con turistas para ofrecerles la posibilidad de presentar falsas reclamaciones para así obtener una compensación económica.

Compartir el artículo

stats