Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Demanda

El Govern pedirá que el REB fije una inversión mínima al año para Balears

El Ejecutivo balear no quiere que el Fondo de Insularidad que Montoro acepta incluir en el Régimen Especial dependa de la voluntad de Madrid

La consellera Cladera en un pleno reciente del Parlament.

La consellera Cladera en un pleno reciente del Parlament. P.J. OLIVER

El Govern ya tiene aprendida la lección y no quiere volver a caer en los errores de siempre. Acostumbrado a los incumplimientos del Gobierno de turno en Madrid, el Ejecutivo autonómico quiere que el nuevo REB deje bien atados los compromisos del Estado con el archipiélago. Por ello, ahora reclamará a Montoro que el Fondo de Insularidad incluído en el Régimen Especial fije una inversión mínima al año para Balears.

Uno de los acuerdos alcanzados entre la presidenta del Govern, Francina Armengol, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el martes en su reunión en Madrid, fue que el Régimen Especial incluirá la que era una de las principales demandas de Balears: una aportación especial del Gobierno central en los presupuestos para compensar el hecho de ser unas islas con el nombre de Fondo de Insularidad. Este dinero supondría una tercera transferencia del Estado hacia las islas después de la financiación autonómica y de las inversiones territoriales que ya incluyen los presupuestos. Precisamente, con estos fondos, Balears quiere compensar la mala financiación actual.

Cabe recordar que Balears queda sistemáticamente por debajo de la media per cápita en inversión por habitante en los presupuestos del Estado cuando no a la cola. Algo que en Madrid justifican por el hecho de que gran parte de la inversión en otras autonomías se va en infraestructuras ligadas a la red de carreteras. Por eso, el Govern quiere que el Estado atienda las necesidades en infraestructuras de Balears por el hecho de ser unas islas. En esta línea, la propuesta de Balears es que el Fondo de Insularidad sirva para actuaciones en infraestructuras ligadas al turismo, en la conservación de costa y fondo marino, del transporte de residuos, de la depuración de agua o en innovación y energías renovables.

Sin embargo, este acuerdo con Montoro para establecer este Fondo de Insularidad no incluye todavía el sistema de cálculo ni mucho menos las cantidades a percibir. Todo ello deberá negociarse en las próximas semanas en las reuniones bilaterales para cerrar el acuerdo que Montoro se ha comprometido a tener cerrado en el mes de abril de este año. Es en esta negociación donde Balears pedirá, para evitar sorpresas en un futuro, que el REB fije una inversión mínima al año para las islas. Lo que quiere el equipo de la consellera de Hacienda, Catalina Cladera, es un mecanismo que evite que las inversiones futuras no dependan de la discrecionalidad del Gobierno central.

Además, no se quiere repetir la experiencia de las inversiones estatutarias. El Govern quiere poder predecir con antelación qué cantidades le llegarán, así como evitar reclamaciones de los fondos sin ejecutar y poder reprogramar los recursos que sean asignados.

Este será solo uno de los puntos que deberá ser negociado. Siguen en el aire el detalle de las ventajas fiscales así como otras compensaciones en el transporte que reclama Balears y que Montoro también acepta incluir en el REB.

Podemos no se fía de Montoro

Si el Govern quiere atar en corto cualquier compromiso de más dinero que pueda llegar de Madrid, la desconfianza de sus socios de Podemos en las islas es aún mayor. El portavoz de la formación morada en el Parlament, Alberto Jarabo, se mostró ayer "escéptico" en torno al nuevo Régimen Especial que promete Montoro. "Esperamos que no pase como siempre, que finalmente no se apruebe o que pueda quedar un Régimen Especial demasiado reducido por lo que hace la mejora de la financiación", explicó el podemita. "No nos fiamos del ministro Montoro y tenemos que ser escépticos por sus hechos del pasado: es el ministro que tiene el récord de promesas electorales incumplidas", añadió Jarabo, que denunció el recorte de 67 millones a Balears por la prórroga de los presupuestos y que opinó que "si el REB no se aprueba, habrá que invitar a Montoro a Son Espases o Son Llàtzer para que vea las consecuencias de la infrafinanciación".

Compartir el artículo

stats