12 de diciembre de 2017
12.12.2017
Caso Cursach

Revolcón del TSJB a los abogados que querían apartar al juez del caso Cursach

La Sala desestima la querella al no apreciar que se influyera o coaccionara a los testigos -El magnate continuará en prisión porque persiste el riesgo de fuga

12.12.2017 | 08:35
Penalva seguirá al frente de la instrucción del caso Cursach.

El apunte

  • Trasladan la resolución al Colegio de Abogados y al CGPJ
    La resolución por la que el TSJB rechaza la querella contra el juez Penalva y el fiscal Subirán será enviada al Colegio de Abogados de Balears. A los jueces no les ha gustado que un abogado, Vicente Campaner, organizara una manifestación frente a las puertas del tribunal exigiendo la libertad de los presos y la detención del juez y el fiscal. Sin bien no le corresponde al tribunal imponer una posible sanción disciplinaria contra el letrado que encabezó esta protesta, que es uno de los firmantes de la querella, traslada la decisión al Colegio de Abogados, sin realizar ninguna otra valoración añadida. También trasladará la resolución al Consejo General del Poder Judicial, dado que un abogado en su momento denunció al juez Penalva ante la comisión disciplinaria. La resolución del TSJB no es firme y contra ella cabe recurso.
La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Balears ha abortado el intento de apartar al juez Penalva y al fiscal Subirán de la instrucción del caso Cursach. Y lo ha hecho rechazando, a través de una larga y fundamentada resolución, la querella inicial y sus posteriores ampliaciones que presentaron los abogados José Ignacio Herrero y Vicente Campaner, en la que acusaban a juez y fiscal de graves delitos, solicitando incluso la detención de los dos. La Sala no solo rechaza dar trámite a dicha querella, sino que dedica duras críticas a los métodos que se han utilizado para apartar del caso a Penalva y Subirán, cuestionando que un abogado pueda realizar una grabación clandestina en el propio despacho del juez y que después la utilice para poner en duda su imparcialidad.

El tribunal que preside el juez Antoni Terrasa no entra en el fondo de la investigación del caso Cursach. Se limita a analizar y a pronunciarse sobre las tres situaciones que, según la querella, justificaría que se investigara a juez y fiscal. Una de ellas se sitúa en el interrogatorio practicado a unos testigos, que declararon en la causa sobre la agresión sufrida por uno de los declarantes protegidos. Por ello se envió a prisión a un ciudadano rumano, que se declaró inocente. Su abogado defensor, Herrero, presentó varios testigos para declarar a su favor. Algunos eran familiares del investigado. El juez y el fiscal alcanzaron la convicción de que los testigos mentían y por ello, en tono alto (según la grabación) se les indica las consecuencias del falso testimonio. El auto del TSJB critica que se grabara esta declaración ocultándoselo al propio juez Penalva. "La grabación se llevó a cabo con deslealtad procesal porque se ocultó intencionalmente y ahora se está empleando sin demasiada buena fe procesal". El abogado exigió que la declaración de los testigos que aportaba fuera grabada, situación que el juez rechazó por la falta de medios.

La Sala entiende que el hecho de que no se grabara la declaración en nada afectó al derecho de defensa. Es más, se recuerda que el letrado firmó "sin ninguna reserva" el acta de la declaración. "El derecho de defensa por el que se clama insistentemente, en lugar de ejercitarse en el correspondiente proceso, se ha sustituido por un método inédito hasta la fecha: la grabación clandestina destinada a cuestionar, combatir y atacar unas actas frente a las que en su momento no se produjo ninguna reacción en términos de defensa", concluye el TSJB.

También rechaza el tribunal que el fiscal, en una declaración grabada, indujera al testigo a identificar a determinados policías. La Sala recuerda que este testigo ya había declarado anteriormente, pero sobre todo considera que "no parece ni lógico, ni habitual, ni siquiera imaginable, que un juez y un fiscal se dediquen a perpetrar delitos sabiendo que están siendo grabados".

Por último, la Sala ha analizado las grabaciones y los mensajes de Whatsapp que el juez y el fiscal mantienen con la testigo número 31, conocida como la madame. Y la conclusión es que no se aprecia "ninguna intimidación, ni tampoco inducción a falsear la verdad", como señalaba la querella. "La testigo actúa con total frescura, firme decisión y hasta tomando la iniciativa, lo que descarta cualquier provocada perturbación de su ánimo, sin que tampoco se atisbe actuación pretensiones intimidatorias".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.

Enlaces recomendados: Premios Cine