Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caso Cursach

Caso Cursach: Otra testigo identifica a Gijón en orgías con menores que financiaba un empresario

Una mujer asegura al juez que el político era uno de los asistentes a las fiestas sexuales que se organizaban en una finca de Llucmajor

El político Gijón negó ante el juez que hubiera asistido nunca a orgías sexuales con prostitutas.

El político Gijón negó ante el juez que hubiera asistido nunca a orgías sexuales con prostitutas. m. mielniezuk

Otra testigo, una mujer que ejerció la prostitución, también sitúa al político Álvaro Gijón en fiestas privadas que organizaba un conocido empresario de la Playa de Palma, donde se mantenían relaciones sexuales con prostitutas y se consumía cocaína. Algunas de estas mujeres, según la testigo, eran menores. El juez Penalva levantó ayer el secreto de las dos declaraciones que realizó esta mujer, para que el miércoles los abogados la puedan interrogar.

En el mes de junio del año pasado esta mujer declaró por primera vez ante el juez Penalva y el fiscal Subirán. Hace dos meses fue de nuevo citada a declarar y si bien planteó algunas dudas al identificar a determinados personajes de la trama policial, se remitió a su primera declaración, ya que en ese momento no tuvo ninguna duda al señalar a las personas que le fueron mostrando a través de fotografías.

La testigo protegida 25 contó que estuvo trabajando en un bar de la Playa de Palma, propiedad de uno de los agentes investigados, y explicó que recordaba que el local lo visitaban "policías, políticos, alcaldes y funcionarios". No recordó ni los nombres, ni sus cargos. Solo identificó a uno de los policías, que está implicado en la trama.

Detalles

La joven también aportó más detalles de las fiestas sexuales que se organizaban en la finca de sa Bassa, en Llucmajor, que es propiedad del empresario Miguel Pascual, de la empresa Pabisa. Son numerosos los testigos que aseguran que este empresario organizaba fiestas con prostitutas, tanto en su finca como en su club de alterne, e invitaba a influyentes políticos.

Explicó que ella acudió dos veces a las fiestas de la finca. Recordó que asistían "numerosos políticos, funcionarios y policías" y aseguró que en el grupo de prostitutas había "menores de edad". A la mujer le resultaba conocido el nombre de Álvaro Gijón y cuando se le mostró una foto del político, no tuvo ninguna duda al reconocerlo y situarlo como invitado en las orgías sexuales que organizaba el empresario.

Sobre estas fiestas, la mujer calculó que acudían unas 40 personas, más las prostitutas y explicó que el empresario contrataba personal de seguridad. Apuntó que facilitaba droga y que la finalidad de estas celebraciones era mantener relaciones sexuales, "tanto con chicas como con chicos". La testigo aseguró que los invitados mantenían relaciones sexuales con las menores.

Sin señalar nombres concretos, la mujer aseguró que había "hombres de entre 50 y 60 años que se encerraban con varias menores en las habitaciones de la casa incluso con grupos de 4 o 5".

Guillem Navarro

Álvaro Gijón no es el único político de Cort que la mujer identificó como invitado a las fiestas que se organizaban en la finca de Llucmajor. También mencionó al que fuera concejal de Seguridad Ciudadana en el Ayuntamiento de Palma en la anterior legislatura, Guillem Navarro, quien figura como investigado en la trama policial. La testigo identificó al político a través de una fotografía que le mostró el juez y recordó que, de las dos veces que ella asistió a las orgías en la finca, Navarro estuvo en una de ellas como invitado.

Además, detalló que "estaba en el grupo de hombres mayores" que se encerraban con varias prostitutas a la vez en una habitación y que "lo vio consumir cocaína". La mujer reconoció sin ninguna duda al exconcejal porque también lo situó en un bar de la Playa de Palma donde ella estuvo trabajando. Contó que el encargado era consumidor de droga y que ella vio, cuando estaba en compañía de Navarro, que el político y su jefe "se marchaban a ratos a la oficina privada del local", insinuando que consumían cocaína.

Rodríguez

En la declaración judicial hasta ahora secreta se detalla que a la testigo se le mostró la fotografía de un tercer policía. Se trataba de la imagen de José María Rodríguez. La testigo conocía perfectamente al político, no porque lo viera en las orgías sexuales que se organizaban en la finca del empresario de Pabisa, sino porque le vio en una ocasión por el bar donde ella trabajaba. Recordaba muchos detalles de esta visita, ya que su jefe, que acompañaba a Rodríguez, le preguntó si le conocía, dado que "era una persona que salía mucho en los periódicos". Después el encargado del local le dijo que "se dejara invitar a una copa" por Rodríguez. Los tres se sentaron juntos y la testigo recordó que su jefe le realizó una pregunta al político: "¿ya no vas tanto por el Julius?". Se refería al conocido club de alterne de la Playa de Palma, donde varias personas también han situado al que fuera secretario general del PP.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats