Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Bonnín ha creado aquí de la nada un servicio de cirugía cardiaca de referencia mundial"

-Recientemente ofreció una conferencia en el hospital de Son Espases ¿Qué opina de su servicio de cirugía cardiaca?

-Tanto Oriol Bonnín como su sucesor, Sáez de Ibarra, son espectaculares. El doctor Bonnín ha generado un centro de referencia mundial de la nada. Ibarra es uno de los cirujanos más reputados del mundo en patología mitral y Bonnín tuvo la suficiente visión de conjunto para traerse aquí a un cirujano que, como yo, trabajaba en Canadá. Ha abierto las puertas para que los mejores cirujanos vengan aquí.

-Desmónteme algunos mitos en torno al corazón. ¿Un infarto reduce la esperanza de vida?

-No. La persona que lo sufra tendrá una vida muy similar a la de una que no lo haya tenido, con factores de riesgo muy similares. Sobre todo aquí en España, donde la profilaxis secundaria se hace muy bien. Además, hay que destacar que la patología cardiovascular es la que la ha tenido la evolución médica más favorable.

-¿Se regenera la zona del corazón infartada?

-Sí. En el corazón residen células pluripotenciales que regeneran la zona afectada entre 18 y 24 meses después del infarto.

-¿Tiene un trasplante cardiaco fecha de caducidad?

-Sí. A los diez o quince años de la intervención suelen surgir problemas de rechazo, enfermedades coronarias en el trasplante o infecciones que se repiten.

-¿Y los stents (muelles que se colocan en las arterias para facilitar el flujo sanguíneo al corazón)?

-Si son usados de manera racional, en una emergencia o en una lesión muy corta, no. Los stents son culpables de uno de los cambios más radicales en la ciencia médica en las últimas dos décadas. No obstante, a los veinte años de la intervención nada iguala a los resultados de un by pass.

-¿Son mejores entonces estos puentes realizados con venas del propio paciente para sortear la obstrucción sanguínea?

-Yo utilizo arterias del esternón, mamarias y radiales, que generan sustancias que tienen la capacidad de proteger la arteria coronaria del paciente de por vida. Los stents van a tener complicaciones y una mortalidad más alta a largo plazo que un by pass arterial.

-¿Por dónde pasa el futuro de los tratamientos de las cardiopatías?

-Por la atención individual con biomarcadores y marcadores genéticos. Estudiar a cada persona de manera individualizada y adelantarse a las posibles complicaciones que vaya a tener.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats