Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Joan Femenia Ávila: "Somos muy pocos y el clero está lleno de personas mayores"

El futuro sacerdote cree en la importancia del sentido común y de la coherencia para que la sociedad funcione

Joan Femenia explica por qué quiere ser sacerdote. Miquel Borràs

Joan Femenia, de 36 años, eligió la vida religiosa para ayudar a la gente. Este domingo cumplirá un sueño que servirá para renovar un poco el clero, que se encuentra bastante envejecido.

P ¿Podría explicar qué diferencias hay entre un diácono y un cura?

R Me ordenaron diácono día 4 de diciembre. A partir de ese momento lo que yo podía hacer era bautizar, casar y predicar. Ahora, cuando me ordenen sacerdote, podré celebar la Eucaristía y confesar. Pero bueno, yo lo que intento e intentaré es que mi día a día sea igual. Yo siempre estoy en la parroquia y también voy al Cementerio de Palma. Es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo. Mi intención es dar esperanza. Además visito hospitales y a personas mayores.

P Además de ofrecer compañía, ¿ha casado a alguien?.

R Una vez. Estuvo muy bien. Fue muy divertido. Piensa que es gente joven como nosotros y cuando llegan a la iglesia están desconcertados. El objetivo es que acaben saliendo contentos. Que sepan lo que es una boda.

P ¿Y algún bautizo?

R Muchísimos. Son momentos guapos. Sobre todo para las familias, que viven un encuentro con el Señor. Intentamos que sean situaciones especiales.

P ¿Por qué ha elegido ordenarse sacerdote ahora?

R Por lo que es la vocación. Yo estudié en la UIB la carrera de Geografía y me mudé a Barcelona para trabajar. Pero siempre tuve un resquemor. Te sientes atraído por una cosa y vas hablando con personas, en mi caso sacerdotes, y vas aprendiendo. Llega un momento en el que piensas: "Tengo 28 años y es el momento de dar el paso". Así pues, entré en el seminario, que dura seis años. Te da la oportunidad para discernir, para descubrir si es tu vocación o no. Yo he encontrado mi camino. Soy feliz con lo que hago. He conseguido la felicidad ofreciéndome a los demás. La gente del pueblo dice: "Joan será como será, pero es como nosotros". No debemos ser personas raras ni alejadas. Debemos ser personas preocupadas por lo que pasa en nuestro mundo. Son tiempos difíciles en los que podemos hacer grandes discursos, pero si no estamos ahí, cerca del pueblo, es como si predicáramos a una pared. Lo importante es que te vean como una persona normal, sencilla y, sobre todo, coherente.

P Parece que la gente se aleja cada vez más de la religión.

R Hemos forzado mucho las cosas. Hoy hay muchas religiones. Todas con una pizca de verdad. No tenemos que negar ninguna religión. En todas hay semillas del espíritu que ayudan a la gente. La religión católica, en este caso, debe ser un encuentro personal con Jesús. Sufrió, pasó por la cruz, murió y resucitó. Resucitar es experimentar que Jesús ha pasado por todo eso y está cerca de mí. Lo que hay que hacer es que este Dios personal ses de todas las personas que se quieran sentir reconfortadas. Tengo un amigo que me dijo que era budista. Le pregunté: "¿Por qué?" Y me dijo: "Porque necesito algo trascendente, que trascienda en mi propia vida". Es muy guapo que eso te lo diga una persona. Pero le dije: "Lee nuestros santos y verás que no tienes que ir a buscar fuera porque ya lo tienes aquí".

P Se pregunta por qué su amigo escoge el budismo tendiendo el catolicismo en casa. ¿La religión es pura geografía para usted?

R En el siglo XXI el factor localización no es importante. No hay una causa y un efecto. En los años sesenta, vale. Me imagino que un mallorquín de Son Carrió de esa época ni sabía que era el budismo. Con la globalización e internet, la localización no es fundamental. La gente debe discernir. Elegir si se siente más cómodo en una religión o en otra. El Papa Francisco dice que no debemos hacer proselitismo. Está bien hablar con la gente, pero no debemos imponer nuestras ideas suponiendo que nosotros tenemos la verdad absoluta y que el resto de la gente está equivocada. El respeto es fundamental.

P Ha citado al Papa Francisco, una figura bastante polémica.

R Creo que acusar al Papa Francisco de que las cosas que hace están mal es no entender que significa la Iglesia. Nos guste o no, la Iglesia es jerárquica.

P También ordenan a un compañero suyo, Francisco Bernabeu. ¿Qué puede decir de él?

R Es buen chico. Ha buscado durante mucho tiempo a Jesús, lo ha encontrado y con mucho fervor intenta acercarlo a otra gente.

P ¿Qué importancia tiene que les ordenen sacerdotes?

R Somos pocos. El clero está muy envejecido. Son muy buenos sacerdotes, pero son muy mayores. Además, para que la Iglesia exista son necesarias tres cosas: el Episcopado, el edificio y la Eucaristía. Sin sacerdotes no hay Eucaristía, por lo que no habría Iglesia. Poder celebrar el memorial de la muerte y resurrección de Jesús es importante. Lo que intentamos hacer es lo que dijo Jesús en la Última Cena: "Haced esto en mi memoria". Siempre invocamos el Espíritu Santo, que lo entiendo como si fuera el sentido común, que es tan necesario para que la sociedad funcione.

Compartir el artículo

stats