Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extraoficial

Una vaca lechera para el 'correbou' de Fornalutx

El Conseller de Medio Ambiente pone tres condiciones: que el animal no tenga brío, que sea llevado mediante sogas y que no sea sacrificado

Una vaca lechera para el 'correbou' de Fornalutx

Una vaca lechera para el 'correbou' de Fornalutx

Los partidos del Pacto intentan saldar sus diferencias para que el polémico correbou polémico correboudel municipio de Fornalutx se pueda celebrar sin que quede mal parada su anhelada nueva Ley de Regulación de las Corridas de Toros en Balears. Por ello, se han sacado de manga una solución salomónica: colocar un toro manso en sustitución del de lidia. Ayer algunos miembros del pacto de izquierdas hablaban de buscar una vaca lechera "que pueda dar leche todo el año" a los habitantes del emblemático municipio de la Serra de Tramuntana.

En este embrollo del correbou juegan varios elementos de estrategia política. Por una parte, están los socialistas que nunca han estado a favor de suprimir el acto tradicional del toro de Fornalutx, pero sí los de Més y especialmente los de Podemos, que en la redacción de la nueva ley han luchado para eliminarlohan luchado para eliminarlo. En segundo lugar, hay que convencer al PP para que no presente alegaciones, ya que si lo hace el festejo no podría celebrarse.

Ante esta situación, los gobernantes del Pacto de izquierdas, en combinación con el alcalde de Fornalutx, el popular Antoni Aguiló, han ideado la estrategia del toro manso o de la vaca lechera. De esta forma, el correbou se celebraría y se cumpliría una de las normas estrellas del Govern del Pacto. Las únicas condiciones que ha puesto el conseller de Medio Ambiente y Agricultura, Vicenç Vidal, es que el vacuno en cuestión no tenga brío, que el animal sea llevado mediante unas sogas y no por los cuernos y que no sea sacrificado. Por consiguiente, el perfil ideal de vacuno que se precisa, tal y como apuntan en tono jocoso algunos parlamentarios de la izquierda, es una vaca lechera que habitualmente no tienen cuernos y el vigor brilla por su ausencia. Dentro del cachondeo generalizado por la solución salomónica, también ha habido algún que otro político que ha sugerido cambiarle el nombre de la fiesta que cada año se celebra a principios del mes de septiembre: " correvaca"correvaca.

Rosa Estaràs, una de las pocas eurodiputadas presentes en la bronca de Juncker

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea echó ayer una sonora bronca a los eurodiputados porque a las 9:00 horas de la mañana solo había 30 de 751 europarlamentarios que cobran un suculento sueldo público en el pleno del Parlamento Europeo. Pues bien, entre los 30 eurodiputados que estaban al pie del cañón a primera hora de la mañana en Bruselas se encontraba la mallorquina Rosa Estaràs. La europarlamentaria popular tuvo que escuchar los reproches de Jean-Claude Juncker pese a que ella había cumplido a rajatabla con su obligación. Rosa Estaràs debía intervenir después en el pleno y fue una de las primeras europarlamentarias en llegar a la cámara europea. Juncker se quejó de la poca seriedad de los eurodiputados al no asistir al pleno, cosa que no puede achacar a la única representante mallorquina en Bruselas.

La eurodiputada Rosa Estaràs ayer estaba al pie del cañon en Bruselas. P.E.

Alberto Jarabo: "PSIB y Més no me quieren de compañero de trabajo"

Alberto Jarabo, secretario general de Podemos, bromeó ayer sobre el rechazo de sus socios a que los podemitas entren a formar parte del Govern. "No me quieren como compañero de trabajo", aseveró Jarabo. Acto seguido le aclararon: "Pero sí te quieren de amigo en el Parlament". En cualquier caso, y pese a que socialistas y nacionalistas no quieren remodelar el Ejecutivo para dar entrada a los morados, en Podemos insisten en esta posibilidad alegando que "servirá para reforzar el Govern y creemos que ahora que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias están acercando posturas puede ayudar a abrir el debate". La propuesta de Jarabo está generando rechazo interno, como demostraron los críticos del Manifiesto de Sineu.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats