Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Tomeu Melis: "Se debería pedir perdón a los payeses. Los almendros no estaban mal cuidados"

Diez años después de detectar los primeros síntomas, a Tomeu Melis ya no le quedan almendros en la finca de Son Carrió que su padre y él cuidaron con mimo

Tomeu Melis posa junto a unos almendros en Santa María para esta entrevista. a.c.

-Cuando se habla de la muerte de almendros en Mallorca es inevitable hablar de Son Carrió. Ahí tenía sus cultivos.

-En Son Carrió todo el mundo tiene muy claro donde empezó. Fue en una finca junto a sa Fàbrica y de ahí se fue extendiendo. Al principio, hacia el sur, y luego hacia el norte. Y los efectos son muy claros. En las fincas que mejor ha ido se han perdido un 80 por ciento de los almendros, en otras ha sido del 90 o del 100 por cien. En ninguna hablamos de menos. En nuestra zona en seis o siete años ya lo tenemos todo muerto. Tenemos claro que nos quedaremos sin almendros y que ya no hay nada que hacer.

-¿Cuándo y cómo empezó a notar que algo les estaba pasando a los almendros?

-En nuestra finca, que está a más o menos un kilómetro de donde empezó, llegaron los síntomas en 2004 o 2005. Pero en 2003 ya se hablaba del mal en la zona. Ahí empezó todo. Los síntomas que vimos son los que ahora vemos por toda Mallorca: las puntas de las hojas se van deshidratando, algunas ramas secas y el famoso quesito que vemos en todas las fotos cuando miramos el interior del tronco. Una cosa que me llamó la atención es que cuando le quitabas la corteza te venía un olor avinagrado que no es habitual de un hongo.

-¿En cuánto tiempo murieron los almendros de su finca?

-Desde que lo vemos hasta que se muere, dos años. Y el campo entero, en cinco años. Aunque siempre hay algún árbol que te aguanta y no sabes por qué. Al principio pensábamos que aquellos que les llegaba más el viento aguantaban menos, pero al final caen todos.

-Dice que son los mismos síntomas que se ven por el resto de Mallorca. ¿La evolución será la misma?

-Por lo que se puede ver parece lo mismo. No lo sé, no lo he analizado. Lo curioso de esta enfermedad es que pega de arriba abajo.

-Desde el Govern siempre se ha dicho que los almendros morían por estar abandonados o mal cuidados.

-Creo que aquí es donde la Conselleria se equivocó y donde debería rectificar y pedir perdón a los payeses de la zona. Cuando llegaron el muerto estaba frío, como quien dice. Después de nueve años viendo como se morían los almendros, evidentemente algunos payeses habían abandonado sus fincas. Pero no era una cuestión de bien o mal cuidados. De hecho, ves ahora árboles abandonados que no están afectado. No se trata de bien o mal cuidados, algo les afectaba y sigue.

-Entonces, ¿sería al revés?¿Que los campos se abandonen por la mortandad y no que se mueran por abandono?

-Si tienes un campo, ves que los árboles se mueren, lo repoblas y sigue, y pasa el tiempo y no se te da una solución es normal que lo abandones y no inviertas más.

-También hay payeses que ya no acuden a sus fincas para no tener ver sus cultivos muertos.

-Hay toda una generación de payeses, que ahora tiene unos 80 años, que son la última generación de payeses que había distribuida por toda la isla y que habían trabajado toda su vida en sus fincas. Esta gente, cuando ve que el trabajo de toda su vida se muerte, las abandona. Ayer hablaba con un payés y se me puso a llorar."Payeses de 80 años ven que el trabajo de toda una vida se les muere. Ayer hablaba con uno y se me puso a llorar"

-Usted no lo ha abandonado.

-Hemos repoblado de algarrobos. Almendros no hemos vuelto a plantar. Hemos probado otros cultivos pero como no hay un sustituto con garantías de éxito tampoco nos hemos tirado de cabeza.

-Otra hipótesis decía que estos árboles morían por los años que tenían. Ahora vemos que afecta también a cultivos muy jóvenes.

-Sí, en nuestra casa teníamos una parte con árboles más jóvenes, de cuatro o cinco años, pero que al final también han caído. Otra cosa a lo que no se le da importancia son las variedades que se han ido perdiendo, un material vegetal con unas características concretas que se han perdido y que ya no se van a recuperar. Cada día van desapareciendo variedades que llevaban años.

-Por su experiencia, otros payeses le pedirán consejo.

-En mi zona al principio todos hablábamos, ahora ya hemos asumido que está todo hecho. De otras zonas me contactan y me piden a ver qué me parece y mi tono siempre es muy pesimista. Me preguntaba uno el otro día si aún producía almendras y le tuve que decir que ya no tengo almendros.

-Su finca no fue la primera donde se murieron los almendros pero sí la primera donde técnicos e investigadores se sorprendieron por el fenómeno.

-Vinieron los técnicos del Govern, hicieron pruebas y empezaron a ver los hongos. Era lo único que encontraban, el hongo de la madera. A mí me sorprendía porque el hongo de la madera siempre ha estado y nunca se había visto esa virulencia. ¿Qué más había? ¿Era una mutación o una bacteria les acompañaba? Les hice muchas veces esa pregunta. Todo el mundo que trabajó ahí se quedó con la duda de qué más había detrás."Siempre defendí que además del hongo había una bacteria o algo raro. Sea lo que sea ha matado los almendros"

-Ahí fue donde el investigador Eduardo Moralejo alertó de la posible presencia de la Xylella.

-Si lo es o no lo es no me atrevería a decirlo, pero yo siempre defendí que había una bacteria o algo raro. Si los síntomas de la Xylella coinciden con lo que tuvimos ahí, pues seguramente lo fuera.

-No debió sorprenderle que el primer positivo detectado de esta bacteria fuera en un vivero de Porto Cristo, a apenas un kilómetro de su finca.

-A nadie de la zona le sorprendió. Todos teníamos claro que los árboles no se morían porque estuvieran mal cuidados y que al hongo de la madera iba acompañado de un detonador, que no sabíamos lo que era. Recuerdo que un investigador dijo que parecía que hubiera caído una bomba nuclear. Sea lo que sea, ha matado todos los árboles de Son Carrió y nadie ha hecho nada.

-¿Cuál es el futuro de los almendros de Mallorca?

-Desaparecerán. Seguramente algunas variedades aguantará más y serán más resistentes. Pero hora mismo el futuro es muy incierto. Me gustaría que estas plantaciones en regadío que se están haciendo, con las inversiones que hay, se pudieran mantener. Pero son plantaciones que no tienen nada que ver con las producciones de almendros en secano que habían confeccionado el paisaje de Mallorca. Hablamos de almendra igual pero son plantaciones que no tienen nada que ver. Las plantaciones de secano, si esto sigue como hasta ahora, se irán muriendo por toda la isla.

Compartir el artículo

stats