04 de junio de 2017
04.06.2017
Suscriptor
La fiesta en paz

Jeroni Alomar y el obispo Miralles

El sacerdote de Llubí fue fusilado en 1937 por ayudar a los perseguidos. Pocas semanas después, el prelado firmó una carta que defendía la violencia de los sublevados

03.06.2017 | 23:33
Para continuar leyendo
Hazte suscriptor S+
O utiliza un bono de los todavía que tienes pendientes aquí
Enlaces recomendados: Premios Cine