Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Contratos, amigos y favores

AnálisisPor Antoni RuizA cada nueva revelación que conocemos del caso de los contratos concedidos a dedo a la constelación de empresas de Jaume Garau, el gurú electoral de Més, más nos parece estar viviendo una situación de ´deja vu´

A cada nueva revelación que conocemos del caso de los contratos concedidos a dedo a la constelación de empresas de Jaume Garau, el gurú electoral de Més, más nos parece estar viviendo una situación de 'deja vu'. Lo único que ha cambiado son las siglas del partido protagonista de los hechos, lo que viene a incrementar la desafección popular que se siente por la política y los políticos.

Lo ocurrrido con los contratos que han sido destapados recuerda al 'modus operandi' que han tenido siempre los empresarios que pululan alrededor de los partidos. Asumen un riesgo, pero después se cobran con creces los trabajos. El único peligro está en que "no ganen los nuestros". La forma de recaudación de los favores hechos tiene mil formas: trabajos supuestamente primordiales y que no pueden ser hechos por el personal funcionario y que se adjudican por el procedimiento de la adjudicación directa, que se ha convertido en un coladero para beneficiar a los amigos. Ni siquiera el escaso monto de lo que es posible contratar por este procedimiento es obstáculo para quien tiene la intención de beneficiar al colega. Si el dinero a regalar es excesivo se fragmentan los contratos. Si hay que hacer participar a más de una empresa, se crean sociedades vinculadas y el pastel se sigue repartiendo en casa.

A la izquierda le quedan pendientes dos cosas a hacer: una primera meditar si estamos ante un caso aislado o si es una práctica viciada que no se ha erradicado por mucha transparencia que se predique. La segunda, prescindir de todas aquellas personas que han tenido algo que ver con los contratos supuestamente amañados, bien sea por su participación directa o por no saber lo que se hacia a sus espaldas. Y eso llega más lejos que sacarse de encima a una cabeza de turco llamada Ruth Mateu.

Compartir el artículo

stats