Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Més contrata a dedos

Le asiste la razón a los jerarcas de Més, cuando lamentan que se insista en que el partido contrata a dedo a su jefe de campaña. Ante la...

Més contrata a dedos

Més contrata a dedos

Le asiste la razón a los jerarcas de Més, cuando lamentan que se insista en que el partido contrata a dedo a su jefe de campaña. Ante la existencia de un mínimo de seis entregas por 154 mil euros, hay que rectificar para admitir que el partido ecosoberanista contrata a dedos. El dedo del conseller, el dedo de la consellera, el dedo del director general, el dedo del concejal. Puesto que hay diez dedos manuales en el último recuento, la formación todavía dispone de margen para sucesivas entregas de dinero público a su gurú altruista. Dado que el Govern contrata con los pies, las aportaciones digitadas seguirán manando hasta el final de la legislatura.

Més insiste en que no ha hecho nada que no hiciera antes el PP, un ejemplo de contratación como bien saben en la cárcel de Palma. Provoca cierta emoción el renacer de la sintonía histórica entre populares y PSM, plasmada ahora mismo en el escándalo del Lazareto de Maó. La diferencia insignificante entre ambos partidos radica en que los populares siempre se enorgullecieron de su generosidad con Nimbus, Over Marketing y demás empresas de campaña que acabaron trazando el mapa de la corrupción. No contrataban a dedos, sino a manos llenas. En cambio, los ecosoberanistas han optado por la discreción, tan mallorquina que linda con el ocultamiento que solo un desalmado llamaría mentira. El jefe de campaña me dijo para su publicación que "he perdido un cliente". En realidad, ha multiplicado su clientela, no hay departamento de Més para el que no sea imprescindible su concurso. Perdón, sin concurso.

Més no debe limitarse a balbucear justificaciones. Ha de homenajear a su gurú, presumir de los informes indispensables que escondió por modestia hasta que fueron aventados por la prensa mentirosa. El dedo de estos contratos señala hoy a Biel Barceló. El vicepresidente bonachón pensó que le saldría gratis contratar a sujetos como Pere Muñoz o Villoslada, siempre ausentes en las trincheras de la oposición y siempre presentes a la hora de repartir. Los ecosoberanistas pueden seguir teorizando, pero han traicionado a sus votantes. Legalmente, como diría el PP. Han perdido la inocencia. Solo les queda la presunción de inocencia. Bien pagada, eso sí.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats