Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El desenlace

La familia Pascual se reinventa tras el escándalo de la mafia policial

Los hijos del fundador de Pabisa se desvinculan de él y apuestan por una oferta que aúne calidad y cantidad

Caprichos de los negocios, la solución para Platja de Palma vendrá en parte de un grupo que estuvo en el centro de casi todos sus problemas: Pabisa. Sobre ellos se desencadenó la tormenta más violenta de Platja de Palma: tras la sucesión de denuncias de casos de prostitución, delincuencia y drogas que copó varios veranos las portadas de la prensa más sensacionalista de Alemania, las investigaciones sobre las prácticas mafiosas en la policía local desembocaron en un nombre, el de Miguel Pascual Bibiloni, el fundador de Pabisa, grupo en el que se enhebraban los cinco hoteles de la familia y locales como la cervecería más grande de Mallorca (Bierkönig) y la discoteca Oberbayern.

Asediado por la Fiscalía y cuestionado en su familia, el empresario aceptó la escisión de su grupo. De un lado y en solitario, está Miguel Pascual, que se queda Oberbayern, el agroturismo Sa Bassa Plana y una inmobiliaria también investigada. Del otro, se quedan los dos hijos y el hermano de Miguel Pascual, que tras reducir al mínimo las relaciones personales con el fundador le compraron sus acciones.

Gestionan un holding con dos divisiones, ambas clave en el futuro que se avizora en Platja de Palma. Están desarrollando inversiones para elevar la calidad de sus cuatro hoteles. De hecho, el Pabisa Bali, que pronto será un cuatro estrellas superior, abrió el viernes pasado con un spa renovado y mejoras por valor de más un millón de euros. Y antes de 2019 quieren estrenar un cinco estrellas junto al Bierkönig.

Ahí aparece la segunda rama, la hostelera, que se mueve en la misma línea: impulsar un turismo transversal, en el que quepa toda la clase media, dice Onofre Pascual, que recalca que en Platja de Palma hay casi 50.000 plazas de alojamiento, "y eso no se llena solo con lujo".

Por eso completan la oferta con inversiones hosteleras. La más innovadora arranca este verano en torno al antiguo Pabisa Beach Club, renovado como Nova Beach Park, un gran espacio de ocio en el que conviven restaurantes, minigolf y un beach lounge con cócteles y música junto al mar. A eso se une la reinvención del Bierkönig, un poco más pequeño, para dar cabida a una nueva marca que exportarán al resto de Mallorca, los Pancho Beer & Tapas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats