Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cooperación

De la sonrisa de Buba a las sonrisas de Warang

Amigos de Buba vuelve a Mallorca tras dotar a la localidad senegalesa de una consulta dental móvil y de una ambulancia - Ahora proyecta un hospital

Cuando Aboubacar, Buba, llegó a Mallorca, los médicos de Son Espases le dieron apenas una semana de vida. Un grupo de médicos y odontólogos voluntarios en Senegal encontraron al pequeño en fase terminal debido a una grave infección ósea. Le faltaban el fémur y la tibia, tenía las articulaciones carcomidas y un agujero en el tórax. Lejos de los primeros pronósticos y tras siete meses de tratamiento en la isla, Buba salió adelante. De esa hazaña, nació Amigos de Buba, que además de volcarse con la recuperación del niño, emprendió una ambiciosa labor para mejorar la vida de los paisanos de Buba en Senegal.

De este modo, en 2014 nació esta ONG, que en estos años, entre el empeño personal de sus miembros y canalizando la solidaridad de particulares y empresas de la isla, ha conseguidos nuevos hitos para varias localidades de Senegal. Como antiguos voluntarios de Dentistas sobre Ruedas, uno de los principales ejes del trabajo de esta organización en el país africano ha sido llevar tratamiento bucal a miles de personas, aunque también se dedican esfuerzos a proporcionar medicamentos o ampliar la formación sanitaria a los profesionales locales.

El pasado mes de diciembre, los voluntarios de Amigos de Buba volvieron a Mallorca después de varios meses trabajando en el país. En esta última visita, varios miembros de la oenegé, encabezados por su presidente, el médico y odontólogo, Jesús Álvarez, hicieron entrega a la localidad de un preciado regalo: Una ambulancia -un furgón donado por Quely y adaptado por la entidad-, para que el personal sanitario de la población -principalmente enfermeros- puedan atender a los vecinos de los núcleos alejados, y una clínica dental móvil -un camión donado por el concesionario Autos Vidal y en el que Amigos de Buba ha instalado una silla dental, un escupidero y todo el sistema necesario de agua y electricidad- para la atención bucal de sus habitantes. El recibimiento de la ONG por parte de las autoridades locales pone de relieve el calado de esta contribución para la ciudad, a 84 kilómetros de Dakar.

Nuevo proyecto para 2017

Apenas de vuelta al archipiélago, el presidente de la entidad, Jesús Álvarez, ya piensa en los próximos proyectos de una entidad que no tiene pensado parar y que, ya con casi medio centenar de socios, va trabajando con los recursos de los que va disponiendo. "Vamos poco a poco, pero no nos paramos. A medida que sacamos dinero lo vamos invirtiendo", explica Álvarez. ¿El próximo proyecto? "Tener una infraestructura fija ahí", planea. Hasta la fecha, trabajan en periodos de dos meses en espacios cedidos por la localidad, donde instalan las sillas dentales.

Este proyecto les viene de lejos. En 2015 ya adquirieron una casa en Petit'Mbao, cerca de la costa, con tal fin, que sin embargo se vio arrasada por un temporal y sin posibilidad de rehabilitación. Pero Amigos de Buba no se rinde y se lo marca como nueva meta en este 2017. El objetivo es poder atender durante todo el año a la población.

Se trata de dibujar la sonrisa de Buba a todos sus compatriotas.

Compartir el artículo

stats