Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

"Nos sentaremos con quien haga falta para tener una lista única. También con Bauzá"

"La gente puede imaginar cuáles son mis preferencias, pero nadie puede reprocharme nada"

Tres imágenes del secretario general del PP. "Si en el partido no están todas las sensibilidades no recuperaremos el Govern". Guillem Bosch

Está el Sebastià Sagreras alcalde de Campos, el Sebastià Sagreras que dio la cara para forzar la dimisión de José Ramón Bauzá tras la debacle electoral de 2015 y el conciliador Sebastià Sagreras secretario general del PP. No reniega de ninguno de ellos pero trata de mantener al último, en nombre de quien habla en esta entrevista, al margen de los otros dos. Más conocido como Peixet en su localidad y en el PP, lleva medio año en el cargo, desde el cual pilota el partido hacia el próximo Congreso Regional que deberá decidir el próximo presidente del PP en las islas. Miembro del antes llamado sector crítico y próximo a Biel Company, defiende una única candidatura de consenso, en la que según él cabe todo el mundo. También Bauzá. O eso dice, al menos, el Sagreras secretario general del partido.

-Dicen que ahora toca Congreso Nacional, pero de lo único que se habla es del regional.

-Es cierto que la gente habla de ello, pero desde la dirección del partido poco podemos hacer. Aquí, en la sede, en lo único que estamos centrados es en el Congreso Nacional, para el que estas últimas semanas hemos eligido a los 80 compromisarios que representarán al PP de Balears.

-Si se habla es porque las diferentes candidaturas ya se mueven. Parece que habrá tres. ¿Le parecen demasiadas?

-Las cosas vienen de manera natural. En el momento en que se pone fecha al Congreso Nacional se sabe que luego viene el Regional y la gente empieza a hablar de ello. Sólo tenemos un candidato que haya anunciado oficialmente su voluntad de presentarse, pero es verdad que hay otros, que bien porque se van reuniendo o bien porque se les reclama, se habla de ellos. Habrá que ver si después del Congreso Nacional se mantienen o si hay una sola candidatura de consenso. Si te tengo que ser sincero, desde la dirección del partido es lo que nos gustaría y nos daría tranquilidad a los meses que nos queda. Sería la culminación de nuestro trabajo.

-¿Está trabajando la dirección del PP en esta lista única?

-De momento, trabajamos para que nadie se sienta desatendido o maltratado por esta dirección. El trabajo de sentarnos será después del Congreso Nacional. Aunque igual por entonces ya lo han resuelto las propias candidaturas.

-¿Les ha pedido Génova que haya lista única en el Congreso regional de Balears?

-Desde la dirección nacional del partido lo único que nos han pedido es que nos centremos ahora en el Congreso Nacional.

-¿Temen que sin lista única vuelva a haber las tensiones que vimos hace un año?

-Siempre lo digo: es normal que en un partido tan grande como el nuestro, después de la derrota electoral y la pérdida de poder, haya tensiones. Creo que conseguiremos que todo vuelva a la normalidad. Nuestra fuerza es aglutinar diferentes pensamientos en las mismas siglas. Eso es lo que siempre nos ha permitido gobernar. ¿Me da miedo que pueda volver a haber tensiones? Es una ventana que está abierta. Me gustaría que no fuera así. Los últimos meses ya han sido mucho más tranquilos que los primeros meses después de las elecciones. Ahora damos imagen de cohesión y los que parecen divididos son los otros partidos políticos.

-¿Ve posible integrar a José Ramón Bauzá en una lista única?

-Bauzá es un militante más. Deberá verse después del Congreso Nacional. Nos sentaremos con quien haga falta para tener una lista única. También con Bauzá. La relación con él será la misma que con el resto. Lo intentaremos. ¿Será posible? No lo sé. Veremos.

-¿Como secretario general qué le dicen los afiliados sobre la candidatura de Bauzá?

-Cómo secretario general trataré de la misma manera a Bauzá que a cualquier candidato.

-A Bauzá le criticaron al anunciar su candidatura por no respetar los tiempos, cuando no es el único que se ha postulado.

-Nosotros no hemos personalizado las críticas contra nadie: sólo hemos dicho que ahora no toca Congreso Regional, que quien presente ahora su candidatura se equivoca y que lo que toca ahora es el Congreso Nacional. Sólo eso: nada más y nada menos."No tengo problema en reconocer que hubo un momento en que no nos avenimos con Bauzá"

-Entiendo que lo que no toca es hacerlo oficial, porque los otros candidatos hacen reuniones y encuentros con militantes.

-El partido está vivo. Es normal que los afiliados se reunan. Mientras se guarden las formas poco más podemos hacer desde la dirección. Eso se nos escapa.

-Otra de las críticas a Bauzá es que al abandonar la presidencia prometió no presentarse al próximo congreso. Él lo negó en una entrevista a este diario. Dijo que consta en las actas.

-Él lo anunció antes de que se decidiera que fuera senador. En un comité ejecutivo, José Ramón anunció un congreso extraordinario al que dijo que no se presentaría. Génova no permitió ese congreso porque había varias comunidades en que lo pedían a la vez. Al no convocarse, dimitió. No sé si ese anuncio de no presentarse, debe mantenerse. No lo sé.

-¿Que Bauzá vuelva a ser presidente es una opción?

-Lo bueno que tiene el PP es que serán las bases quienes decidirán: los afiliados y militantes. Esa fuerza humana será quien elegirá el candidato. Eso es lo bueno.

-Entonces, ¿el congreso del PP será como piden algunas candidaturas, 'un afiliado, un voto'?

-No contemplo otra forma. Del Congreso Nacional saldrá la manera en que deban afrontarse los congresos regionales. A nosotros los últimos años se nos ha permitido que fuera así y espero que se nos siga permitiendo y que Madrid nos lo respete. Por lo que veo, todas las candidaturas aquí coinciden en que debe ser así.

-Usted fue uno de los rostros que más se vio por la sede cuando se presionó a Bauzá para que abandonara la presidencia.

-Es cierto. En el partido, a pesar de ser más joven, siempre he dicho lo que pienso, como cuando no se permitió a compañeros presentarse con las siglas del partido, con el tema de la candidatura en Palma o en cómo aplicamos el trilingüismo. No tengo ningún problema en reconocer que con José Ramón en aquel momento no nos avenimos políticamente.

-Y con Jaime Martínez, ¿ es posible la lista única?

-No he dicho que con Bauzá fuera imposible. Lo mismo que he dicho para él lo podría decir para Martínez. Sin Jaime Martínez o sin otros miembros del partido, no podremos recuperar el poder.

-¿Imputado, Martínez podría presidir el PP?

-Una de mis primera divergencias con el partido fue cómo trató el partido a personas imputadas. Por estas personas ponía la mano en el fuego y ahora la pongo también por Jaime, que seguro que cuando avance será desimputado. Tal vez es una opinión más personal, pero para mí esto no resulta un problema.

-Entonces, ¿el PP debe permitir imputados en sus listas?

-Se debería revisar el código ético. No es lo mismo un fallo de gestión que meter la mano en la caja y debería incluirse esta diferencia.

-Biel Company ya no esconde sus aspiraciones a presidir el PP, ¿no me negará que se trata de su candidato?

-[Ríe] Como secretario general no tengo candidato. Desde la dirección trabajaremos por la unidad y por el consenso.

-¿No le veremos apoyarle? Esto queda para hemeroteca.

-[Ríe] Cuando se convoque el Congreso Regional se nombrará un comité organizador. Evidentemente, a partir de ahí, participaré como un afiliado más, que es lo que soy y lo que seré, y será ahí cuando me pronuncie.

-Se interpretó su nombramiento y el de Llorenç Galmés como portavoz como una victoria de Biel Company.

-Nuestro nombramiento fue refrendado por unanimidad del Comité Ejecutivo, que está formado por todas las sensibilidades. Galmés y yo estábamos avalados por unos resultados electorales en nuestros municipios, que mis compañeros valoraron. He intentado no hacer nada que se me pueda reprochar. La gente puede imaginarse cuáles son mis preferencias, pero hasta ahora nadie me puede reprochar nada.

-No hubo consenso en hacerle presidente interino pero hubo unanimidad en hacerle secretario general un año después. ¿Cómo lo explica?

-Salieron dos nombres: el de Jaume Bauçà de Montuïri y el mío. Si dimos ese paso es porque ambos pensamos que teníamos los apoyos necesarios. En aquel momento se nos pidió dar un paso atrás para que fuera una persona que creo que también tiene una experiencia contrastada, que es Miquel Vidal, quien asumiera la presidencia. Mi nombramiento llegó en otro momento, en que el partido estaba más tranquilo.

-¿Está virando el PP hacia el regionalismo?

-¿Qué es regionalismo? Pedir a Madrid lo que necesitamos en Balears y defender una lengua y cultura propias. Eso no quita que nadie no se sienta español. Si no están todas las sensibilidades, no recuperaremos el Govern.

-Decía que en su momento dijo lo qué pensaba del trilingüismo. Bauzá dijo a este diario hace dos semanas que hoy lo aplicaría de otra manera. Con los dolores de cabeza que les trajo la legislatura pasada, ¿lo volvería a aplicar?

-El mundo de mañana será mucho más competitivo y nuestros hijos deberán estar más formados. Además de las asignaturas, quiero que mi hija controle mi lengua, el castellano, el inglés, y en Mallorca, el alemán. Hemos de consensuar su implantación con la gente que sabe y bienvenido sea que José Ramón Bauzá esté de acuerdo. Cuando volvamos a gobernar, deberemos consensuarlo. Toda la sociedad está de acuerdo.

"Cuando volvamos a gobernar deberemos consensuar el trilingüismo con quienes más saben"

-Lo que Bauzá explicó que sí volvería a defender es que el catalán sea mérito y no requisito.

-Establecería diferencias según el puesto de trabajo. Cuando voy al médico quiero que me atienda un buen médico, independientemente de la lengua que hable.

-En el Parlament hemos visto a la bancada del PP abandonar por no ponerse de acuerdo sobre qué votar cuando se tumbó la Ley de Símbolos.

-No salió por eso, pero no recuerdo exactamente el motivo. Recuerdo que era una queja a la actitud del Govern en la tramitación de este cambio y de cómo aplicaba su apisonadora.

-Se lo pregunto de otra manera: ¿ahora hay consenso en el PP en los diferentes temas?

-Además de la vuelta a la tranquilidad, uno de los méritos de este último año ha sido la consolidación y cohesión de nuestro grupo parlamentario, que está formado por diferentes sensibilidades. Marga Prohens tiene un mérito increíble por cómo ha acoplado nuestro grupo parlamentario. Es un equipo en el que ahora van todos a una. En los primeros meses de legislatura podía haber dudas, ahora no las hay.

-Me dirá que el objetivo es la mayoría absoluta, pero en el actual contexto habrán barajado que llegado el momento, tal vez, deberán pactar para gobernar.

-Siempre hablo de aglutinar sensibilidades para acercarnos al 45 por ciento del electorado necesario para tener mayoría absoluta. Está claro que hay un escenario nuevo con partidos nuevos. Y en Balears, además de estos partidos, tenemos otro partido que no está tan lejos de nosotros como la izquierda, que es El Pi. El PP debe mirar hacia atrás cuando cuando por un diputado no gobernábamos y hay que invertir eso. De cara al futuro, hemos de tener una relación más pulida con aquellos partidos que pueda resultar más fácil entendernos. No para un gobierno conjunto, pero sí para acuerdos puntuales o para un acuerdo de investidura. En Balears esos partidos, evidentemente, son el Pi y Ciudadanos.

-De los dos, cuál ve más cercano al PP, ¿el Pi o Ciudadanos?.

-El PP es el PP. Con estos dos partidos hay temas en los que podemos estar de acuerdos con unos u otros. Me veo equidistantes.

-Ya que dice que es "lo que toca", hablemos del Congreso nacional: Tres millones menos de votos, 50 diputados menos, gobernando gracias a la abstención del PSOE y, sin embargo, en el PP no hay alternativa a Rajoy.

-Es el mejor presidente del partido y de España que podemos tener. La realidad es que hasta en este contexto que era muy complicado, ha tenido la habilidad de, sin tener una mayoría absoluta, seguir gobernando. Y lo ha hecho con la misma manera de ser tranquila y pausada con la que ha gestionado la crisis. A Rajoy le tengo una admiración muy grande.

Compartir el artículo

stats