Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Alícia Sintes: "Hemos demostrado que hacemos investigación puntera. Pedimos al Govern que no nos dé la espalda"

"Esperaba el descubrimiento, pero no tan pronto y no de la fusión de agujeros negros" - "El 17% del proyecto LIGO son mujeres. La mentalidad de la sociedad aún ha de cambiar mucho"

Síntes, junto a una imagen de Einstein en su despacho de la UIB.

-Albert Einstein predijo las ondas gravitacionales - deformaciones del espacio tiempo generados por fenómenos violentos del cosmos- hace cien años. ¿Por qué es importante haber detectado estas ondas?

-Es una nueva manera de estudiar el universo. Si hasta ahora solo podríamos observarlo a través de ondas electromagnéticas, luz y sus variantes, y mediante neutrinos, ahora tenemos una nueva manera de extraer información.

-¿Cuál ha sido el papel del GRG de la UIB en el proyecto LIGO?

-Aquí buscamos ondas gravitacionales que provengan de dos fuentes: la fusión de agujeros negros y de estrellas de neutrones o púlsars que están aislados en nuestra galaxia. Estamos involucrados tanto en el análisis de datos como en la preparación de lo que es el modelaje, un catálogos de formas de ondas gravitacionales.

-Hemos escuchado el eco de la fusión de dos agujeros negros que tuvo lugar hace mil millones de años. ¿Esperan poder 'escuchar' nuevas ondas pronto?

-Sí. Ahora hemos detectado un tipo de señal y de este tipo a partir de ahora cada par de meses detectaremos uno. A partir de ahora veremos más y más, y así más cosas podremos aprender y validar la Teoría de la Relatividad General o no. Y si detectamos señales de diferentes fenómenos, llegarán diferentes tipo de ondas y aprenderemos cosas diferentes. Si pudiesemos detectar ahora ondas provenientes de un púlsar podríamos aprender por ejemplo cómo se porta la materia en condiciones extremas.

-¿Qué aplicaciones prácticas podría tener en un futuro para la gente de a pie?

-Cuando se formuló la Teoría de la Relatividad General y la Especial también se planteó qué aplicaciones tendría para la vida cotidiana y hace 50 años no se sabía, pero hoy vamos todos con el GPS en la mano gracias a estas teorías. Ahora el descubrimiento en sí de las ondas gravitacionales a la gente de a pie puede dejarle indiferente, pero la tecnología desarrollada en paralelo es brutal, es un hito científico y tecnológico también. Con este desarrollo tecnológico motivas a las empresas a hacer cosas que igual nunca se les hubieran ocurrido y hay una transferencia a la sociedad. Todo el software hecho, con el cual nosotros hemos colaborado bastante, también es importante. Hemos colaborado en el proyecto de Einstein at home parecido a Seti at home. Es un salvapantallas que te bajas y cuando no estás usando el ordenador lo cogemos nosotros para hacer cálculos. Todo va cambiando y esto por ejemplo tiene una potencia de cálculo de más de un petaflop. Otro caso: en los 90 a mí me dieron unos datos de un prototipo de esta tecnología y me plantearon el problema de que la corriente eléctrica estaba a 50 herzios y había porquería, una interferencia eléctrica que sería ideal poder eliminar sin tocar los datos, para poder hacer más ciencia. Y yo conseguí un algoritmo capaz de limpiar eso. A los dos años este algoritmo ya tenía una aplicación práctica: el hospital universitario de Innsbruck de Austria me contactó y adaptó mis códigos para unos problemas que tenían con los aparatos para la reanimación cardiopulmonar cuando utilizan el desfribilador. Incluso cuando trabajaba en Alemania vinieron los militares a pedirnos si nuestro software podría servir para distinguir submarinos de peces. 'Y sí, pero no te ayudaré'.

-Einstein predijo las ondas, pero aseguró que nunca se podrían detectar. ¿Qué pensaría hoy?

-Creo que no le molestaría haberse equivocado... Nadie hubiera pensado que fuera posibledetectar con semejante nivel de precisión.LIGO dentro de unos años podrá detectar cambios de una diez milésima parte del tamaño de un protón.

-Ahí se equivocó Einstein, pero el resto lo clavó todo.

-Él hizo los cálculos y los cálculos puedes complicarlos tanto como quieras. Coges una teoría, haces una versión simplificada y ves que tiene una solución particular como la de las ondas gravitacionales. Cuando haces un estudio de un modelo cosmológico y la misma teoría te dice que existen agujeros negros. Es una solución matemática.

El problema de siempre: ¿Son reales estas soluciones, son ciertas? La teoría de la Relatividad General es conocida como el paraíso de los físicos teóricos y el infierno de los físicos experimentales. ¿Cómo lo demuestras? En 1974 Hulse Taylor descubrió el primer púlsar en un sistema binario. En 1982 Taylor y Weisberg se dieron cuenta de que este sistema giraba cada vez más rápido y perdía energía y se acordaron de que según la teoría de Einstein esta energía se perdía al emitirse en forma de ondas gravitacionales. E hicieron los cálculos de cuánta energía se emitía. No vieron las ondas, pero sí vieron un sistema que perdía exactamente la energía que se había calculado que se perdería en ondas gravitacionales. Encajaba. Y fue Premio Nobel. Ahora esta detección está cantado que será un Premio Nobel también

-¿Pensaba que llegaría a ver esta hito?

-Sí, pero no tan pronto, no esperaba algo así hasta dentro de dos años. Y menos de la fusión de agujeros negros y encima de masas altas, de 36 y 29 masas solares cada uno. Pensábamos que pillaríamos la fusión de estrellas de neutrones, que tienen 1,4 masas solares cada una. A partir de ahora cada dos meses, cuando los observatorios estén funcionando, detectaremos algo.

-¿Qué le gustaría que fuera la próxima detección?

-Me es igual, pero me gustaría detectar una onda más exótica, así podríamos sacar más información. La detectada ahora ha sido de libro de texto. Me gustaría ver en algún momento un púlsar, que es el otro tema de trabajo del grupo. Ahora al haber sido la fusión de agujeros negros, que también es nuestra línea de trabajo, hemos podido contribuir de forma importante en una lucha desleal con los otros grupos de investigación. En el artículo del descubrimiento hay 28 citas a trabajos de nuestro grupo.

-En LIGO están gigantes como Caltech, el MIT, Max Planck... ¿es el GRG uno de los grupos más modestos?

-No, hay otros similares, pero para lo pequeño que somos hacemos mucho trabajo. En el Max Planck tienen diez personas para el tema de agujeros negros y aquí somos cinco y estudiantes que ayudan. Cuando trabajamos púlsar, aquí somos dos y unos técnicos y en el Max Planck son una docena de personas. Tiene mérito conseguir estos resultados y en los plazos de tiempo que te dan. Las grandes colaboraciones son muy competitivas.

-¿Qué sintió cuando se confirmó que la onda detectada era real y no 'un simulacro'?

-Llegamos a mediodía y había miles de mails diciéndonos que comprobásemos los datos. Nosotros teníamos a Miquel [Oliver, doctorando que hacía un estancia en Hanford, EEUU] allí. Parecía todo limpio. La Colaboración LIGO aún no lo sabía, pero nosotros en la UIB sí sabíamos que no era una inyección, que era de un cuerpo astrofísico. Pasados cuatro días ya se informó a toda la Colaboración de que no era un ejercicio, que iba en serio.

Lo más emocionante fue el día que tuvimos la videoconferencia con más de cien personas en laque se destapó el análisis final, que era muy cuidadoso y lo dejaba todo muy bien atado. Duró como tres horas. Mi hija tenía clase de música y antes de llevarla a clase había escuchado media hora de teleconferencia y había visto cómo le pedíamos silencio [el marido de Sintes, Sasha Husa, también forma parte del GRG] . Cuando la fui a recoger, le dije que aquel día no podíamos jugar, que me tenía que poner delante del ordenador, Y la niña, mientras íbamos escopeteadas hacia casa, me preguntó: "¿Qué habéis hecho, un descubrimiento? Y allí empezaron a caerme las lágrimas, llegué a casa como una magdalena. Era la primera señal que detectábamos; era superior a cinco sigmas -una detección indiscutible- y era una señal de lo que estudiamos nosotros, la fusión de agujeros negros: fue muy emocionante.

-Carles Bona, director del departmento de Física, señaló que usted fue quien abrió esta línea de investigación.

-Él tiene mucho mérito porque en toda España la relatividad era un campo muy matemático. En EE UU las cosas empezaron a cambiar, eran los años 80 y él abrió la línea de investigación en España de la relatividad númerica. Hizo formulaciones de las teorías de Einstein que adaptaba para poder resolver en el ordenador. Las formulaciones hiperbólicas y los códigos posteriores desarrollados por otra gente han utilizado la base inicial de formulaciones que él puso. Luego, para entrar en LIGO no bastaba hacer simulaciones numéricas, y por eso algunos del grupo empezamos a trabajar en software y en el catalógo de modelos de ondas gravitacionales.

-Balears es la comunidad que menos invierte en investigación en el país que menos invierte en investigación de Europa. ¿No es heróico elegir este camino?

-Por una parte sí. Aunque con lo que ha pasado podemos demostrar que en sitios remotos se puede hacer ciencia y muy buena. Aquí la economía se basa en el turismo, pero a la hora de de fijar líneas prioritarias de financiación el Govern podría abrirse más. Nosotros no somos una línea prioritaria, encontramos puertas cerradas. Y desde la UIB, con nuestra conexión a internet, estamos demostrando que podemos hacer la misma investigación que se está haciendo en Alemania o en Caltech, en EE UU.

-Les recibieron en el Consolat de la Mar hace dos días, ¿no cayó nada?

-Le agradecemos a la presidenta la invitación, las palmadas en la espalda y los ánimos, pero la pregunta es ¿y? Los otros grupos involucrados en LIGO en el resto de Europa y EE UU ahora crecerán y tendrán más recursos, ¿y nosotros, qué posibilidades tenemos? ¿Piensan en el departamento de Física de la UIB? ¿En los otros? Aquí hay gente que está haciendo investigación muy puntera. Que no se dé la espalda a esto, que ayuden.

-¿Qué se pierde Balears, y España, al no apostar por el I+D+i?

-El capital humano. Si no haces cosas atractivas, los buenos alumnos que has formado se van. Ahora tenemos muchos novios al acecho que quieren venir, pero tu como Administración has de ayudar e impulsar la investigación.

-¿Usted pensó en irse?

-Yo ya estaba fuera, en Alemania, pero volví en 2002 cuando logré una plaza permanente. Me establecí aquí cuando tuve a mi hija y empecé a impulsar esta línea de trabajo aquí. Tuve la oportunidad de que mi marido viniese a trabajar aquí e hicimos un grupo potente.

-Con dos padres que son físicos teóricos, ¿su hija tiene vocación científica?

-Ve las videoconferencias, viene a congresos... está acostumbrada a este mundillo, pero de momento le interesa más la música, bailar y el teatro. Es muy pequeña todavía.

-Solo son dos mujeres en el grupo. ¿Por qué todavía es tan pequeña la proporción de mujeres científicas?

-En LIGO el 17% son mujeres, no es mucho, pero comparado con otras colaboraciones no está mal. La mentalidad de la sociedad todavía ha de cambiar mucho. Esperan de ti que te cases, te estabilices y tengas una familia. Son tiempos difíciles, es difícil lograr un trabajo. En mi caso fue mi marido quien dejó su trabajo para seguirme cuando lo habitual es al revés. Yo creo que si no estás en la primera liga, entre un hombre y una mujer lo cogen primero a él. Y más brutal es en la empresa privada, donde ven a una mujer joven que se puede quedar embarazada y dicen... noooo. Y luego la presión social y lo que esperan de ti. ¿Con las cargas familiares, cómo lo haces para ir a hacer una estancia de tres meses al extranjero?

-¿Trabajó con la rectora, Montserrat Casas, también física?

-No, pero fue mi profesora. Todos los que tuvimos contacto con ella la apreciábamos. Era una persona muy trabajadora.

-¿Cree que las ciencias se están enseñando bien en las escuelas?

-La gente antes llegaba mejor preparada. Hay un problema grave que se ha de resolver. De pedagogía no entiendo, pero el nive general ha bajado. No creo que nos pongamos de acuerdo en la solución fácilmente. Si quieres hacer ciencia necesitas una buena formación de base y capacidad de trabajo. Y aquí, no a todos, paro a algunos les falta entrenamiento y base. Está claro que hay centros en los que hay muchos problemas que impiden trabajar como toca, como falta de recursos ante una elevada proporción de alumnado inmigrante o muchos problemas de disciplina. Ahora, si publicases la nota media que cada instituto saca en cada asignatura en Selectivdad, ¿no serviría para darles un toque? No sé si esta competeción sería buena o contraproducente, pero igual estaría bien tener esta información si a ti te interesa un centro potente en arte o en ciencia para tu hijo. Ahora, ¿aprender es solo entrenar para aprobar un examen? Tampoco. No sé. Lo que sí está claro es que hace falta invertir en la formación de los docentes y en que puedan hacer su trabajo en buenas condiciones.

-Entre este descubrimiento, el Bosón de Higgs, series como The Big Bang Theory, el tirón mediático de Stephen Hawking... ¿ser físico está de moda?

-El año que viene te lo diré, a ver si aumentan las matrículas. Es cierto que en las grandes universidades las carreras de Física y Matemáticas están enganchando a los mejores alumnos de Selectividad, la nota de corte ha subido muchísimo. La ciencia en general se está poniendo de moda.

-Ya se ha creado un tono de llamada para el móvil con el sonido de la onda gravitacional detectada, ¿lo lleva en su teléfono?

-Yo no, soy de tecnología muy básica, pero pregúntale a mi marido.

Compartir el artículo

stats