Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diada de Mallorca

Los expertos defienden el día 31 de diciembre

El Consell ha abierto el debate sobre la fecha de la diada ante la falta de arraigo del festejo creado en 1997 por Maria Antònia Munar - Historiadores y personalidades apuestan por el día de la Festa de l´Estendard, una de las celebraciones más antiguas de Europa

Imagen de la Festa de l´Estendard que se celebra el 31 de diciembre en Palma.

Corría el año 1997 cuando Maria Antònia Munar, a la sazón presidenta del Consell y con el poder absoluto que le otorgaba tener la llave del primer Pacto de Progreso, decidió crear la Diada de Mallorca. Quería demostrar que era la gran dama de la isla y para ello necesitaba celebrar unos fastos acordes en la institución que presidía. Pese a que en la isla se celebraba el 31 de diciembre la entrada en la capital de Mallorca del Rey Jaume I (Festa de l’Estendard), una de las fiestas cívicas más antiguas de Mallorca que data del siglo XIII, Munar y su equipo querían una celebración para su propio lucimiento. Rebuscando en la historia encontraron el 12 de septiembre, fecha en que Jaume II juró la Carta de Privilegis y Franqueses del reino de Mallorca que nunca se había conmemorado. Ya tenían la coartada para dar rienda suelta a los nuevos festejos.

El Consell de Mallorca, a raíz de una moción de Proposta per les Illes (Pi), que pedía devolver la Diada de Mallorca al 31 de diciembre, ha reavivado el debate. Se acordó encargar un informe a la Universitat de les Illes Balears (UIB) para que los expertos en historia y cultura popular digan qué fecha es la más idónea y tradicional para celebrar la Diada de Mallorca. Historiadores y personajes relevantes de Mallorca lo tienen absolutamente claro: El 12 de septiembre es una fiesta “ficticia” y la verdadera tradición isleña es el 31 de diciembre que se conmemora desde el siglo XIII.

La moción de El Pi argumentaba el hecho de que el 12 de septiembre no había arraigado entre la gente de la calle y era preciso replantearse la celebración. “Nadie la siente como una fiesta suya y solo participan algunos turistas”, apuntaba el conseller regionalista Antoni Amengual. No obstante, el PSOE no se mostraba muy partidario y desde Podemos planteaban una consulta popular. El Pacto en el Consell estuvo a punto de dividirse, ya que Més apuesta por el 31 de diciembre.

Desde algunos sectores, especialmente desde la derecha, ven al 31 de diciembre como una reivindicación catalanista y antiespañola. También se argumenta que se conmemora una conquista con violencia. Es por ello que Ciudadanos y el PP votaron a favor de que se mantenga el 12 de septiembre. Més y El Pi quieren celebrarla el día en que Jaume I incorporó a Mallorca a los reinos cristianos europeos, al poner punto final al dominio musulmán de las islas.

La voz de los expertos

No obstante, y pese a la división política en la máxima institución mallorquina, los historiadores son unánimes. Aunque algunas formaciones nacionalistas han querido capitalizar la Festa de l’Estendard, la tradición marca el 31 de diciembre.

Miquel Deyà, doctor en Historia, profesor titular de la UIB y exdirector general de Universitats en el último Govern del PP, lo deja claro: “El 31 de diciembre es cuando Jaume I entra en la ciudad y es cuando se crea el reino de Mallorca. De hecho, en Valencia celebran su fiesta el 9 de octubre, ya que Jaume I entró en la capital valenciana en esa fecha. El 31 de diciembre fue cuando nuestra tierra entró a formar parte de la civilización y, por consiguiente, es la fecha ideal para la Diada de Mallorca”. El profesor Deyà recuerda que el 12 de septiembre no tiene ninguna tradición en Mallorca. En cambio, el 31 de diciembre es una fecha “tradicionalmente celebrada y que representa uno de los actos cívicos religiosos más antiguos de Europa”.

Deyá criticó el “uso partidista y de su simbología de la Festa de l’Estendard”, ya que en los últimos años partidos nacionalistas se han intentado apoderar de ella. Sin embargo, hace varias décadas era el revés, ya que las familias acomodadas y nobles participaban con fervor de los actos festivos. “Los políticos deben tomar decisiones y no encargar informes para decidir la fecha de la Diada. Da la impresión que lo único que pretenden es quedar bien con todo el mundo”, recriminó Deyà, en clara alusión a la indefinición del Consell de Mallorca, que ha pasado la patata caliente en manos de la Universitat balear. Para desmontar el carácter nacionalista de la Festa de l’Estendard, el profesor Deyà recordaba como durante los festejos del 31 de diciembre “el Ejército Español se ponía firmes ante la senyera”.

Maria Barceló Crespí, catedrática de la UIB y doctora en Historia Medieval, opina que no hay debate. El 31 de diciembre es el día que marca la tradición histórica: “Yo creo que hay que significar la importante aportación del pasó árabe por Mallorca. Dicho esto, existen toda una serie de motivos claros que desde el punto de vista histórico y de tradición la Diada de Mallorca debe celebrarse el 31 de diciembre. Es la fiesta de carácter cívico y religiosa más antigua de Europa y lo importante es que se haga extensiva a toda la ciudadanía, reconociendo la aportación de Mayurqa a nuestra tierra. Tengo claro que se debe cambiar la diada del 12 de septiembre al 31 de diciembre”.

Todas las sensibilidades

El historiador y cronista oficial de Palma, Bartomeu Bestard, recuerda que “cualquier sociedad siempre celebra los acontecimientos con más tradición y, en este caso, el 31 de diciembre es el que conmemora la fundación del Reino de Mallorca con la Festa de l’Estendard. Es una de las celebraciones más antiguas de Europa y, por consiguiente, ese día se debe celebrar la Diada de Mallorca. Creo que por una vez todo el mundo está de acuerdo en ello”. Bestard apunta que, pese a que en los últimos años se haya podido considerar la Festa de l’Estendard como una reivindicación nacionalista, antaño recogía todas las sensibilidades. “A lo largo de la historia se convocaba a Palma a todas las personas que tenían caballo para participar en ella. Es la prueba que de no es solo una fiesta de Palma, es de toda Mallorca”, aseveró el cronista oficial. Bestard recordó que el 12 de septiembre se puso en marcha como fecha de la Diada de Mallorca en 1997, pero nunca antes se había conmemorado y tampoco existía tradición.

Antoni Mas, historiador y experto en la conquista de Mallorca por parte de Jaume I, desmonta los argumentos a los partidos, como Ciudadanos o el PP, que en el Consell se mostraron partidarios de continuar celebrando el 12 de septiembre porque el día 31 se perpetró una acción bélica. En cambio, el 12 de septiembre es un reconocimiento del rey a los privilegios y franquezas de los mallorquines. Mas apunta que “no se puede considerar que en la conquista de Mallorca, por parte de las fuerzas catalanas, se produjera un genocidio, ya que no fue una acción planificada”. El historiador añade: “Fue el nacimiento de un nuevo pueblo, es verdad que de forma violenta con la destrucción del pueblo musulmán que estaba instalado. Por ello, no hay duda de que la Diada de Mallorca debe tener lugar el 31 de diciembre”.

Este experto en la conquista de Mallorca es partidario de que en la misma celebración se realice un “reconocimiento a los vencidos”, reformulando la celebración actual que está comandada por el ayuntamiento de Palma y reconvertirla en un “acto para todos, ya que no debemos esconder los episodios de la historia”.

Antoni Mas también apunta que el 12 de septiembre tiene su importancia, ya que “significa la confirmación de la legislación de un pueblo por parte del rey”. No obstante, califica de “inventada” la conmemoración. Entre otras cosas porque no existe ninguna tradición al respecto.

Personas relevantes

Este periódico también ha consultado con otras personas relevantes de la sociedad mallorquina que no son historiadores. Este es el caso de Rafael Perera, un reconocido jurista, exmagistrado y en la actualidad presidente del Consell Consultiu de Balears. “La Diada de Mallorca -apunta Perera- debe celebrarse el 31 de diciembre. A nivel de calle está clarísimo que este es el día que los mallorquines nos sentimos como propio. El 12 de septiembre es una conmemoración ficticia, del todo artificial, y creo que lo mejor es que se cambie”.

En este mismo sentido se pronunció el expresident del Govern Cristòfol Soler: “El 31 de diciembre se celebra la incorporación de Mallorca a la civilización y a la cultura catalana. El 12 de septiembre (cuando Jaume II juró la carta de privilegios y franquezas de Mallorca) no se conmemora nada que ya no hubiera hecho Jaume I con anterioridad, ya que era el requisito para ser el Rey de Mallorca. Fue una fiesta inventada por el Consell de Maria Antònia Munar, pero yo no creo que tenga mucho sentido”.

El expresident Soler desmitificó el hecho de que la Festa de l’Estendard sea una reivindicación catalanista. “Es cierto -apuntó el expresident del Govern- que tiene un carácter reivindicativo, pero durante muchos años no ha sido una fiesta ni de izquierdas ni de derechas. De hecho, incluso durante la Guerra Civil se llegó a conmemorar”.

El argumento de los munaristas

A la hora de proclamar el 12 de septiembre como Diada de Mallorca, el Consell de María Antònia Munar recopiló una batería de argumentos históricos: “Además de las Franquezas y Privilegios jurados por el Rey Jaume II en 1276, también este día, pero en 1229, según la tradición, las tropas catalanas guiadas por Jaime I desembarcaron en Santa Ponça e iniciaron la conquista que reincorporaría a Mallorca a Europa y a la cristiandad”. Para dar relevancia a la tradición añadían: “Las Franquezas y Privilegios del Reino de Mallorca son un conjunto de derechos y ventajas que el rey otorgó a favor del reino de Mallorca. Las franquezas eran excepciones de cumplimiento de alguna norma o costumbre, normalmente de uso de la corona catalanoaragonesa, mientras los privilegios eran derechos que se concedían en exclusiva a una región o ciudad”.

Compartir el artículo

stats