Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extraoficial

El tripartito ya cavila cómo cambiar la ley de IB3

David Abril responde ante un micro de IB3 con expresión pícara. ´L´enfant terrible´ de Més anda desbordado estos días, resolviendo marrones como el incendio que Biel Barceló provocó en su partido en Alaró. Tuvo que poner muchas gasas.

David Abril responde ante un micro de IB3 con expresión pícara. ´L´enfant terrible´ de Més anda desbordado estos días, resolviendo marrones como el incendio que Biel Barceló provocó en su partido en Alaró. Tuvo que poner muchas gasas.

En lugar de huir disparado, Marc Pons se queda a charlar sin miedo con los periodistas después de dar la rueda de prensa del consejo de gobierno. No es un mal comienzo, aunque necesitará algo más que gestos para tapar las pifias con que nos deleitará el nuevo Govern. A su antecesora Núria Riera le hubiera ido bien dejarse aconsejar por la única alto cargo que sabía de periodismo y comunicación en el Consolat durante la era Bauzá. En realidad, al propio Bauzá le habría ido mejor si se hubiera dejado asesorar por ella, pero se ve que el Consolat aísla incluso con los que tienes más cerca.

Por cierto, menudo susto les dio el jueves Armengol a algunos docentes, al recibirles con un "benvinguts al Consolat de sa Mar". Será que la obsesión de su antecesor por 'salar' hasta límites grotescos se pega en esos muros.

Bloqueo en IB3

Esta que acaba ha sido una semana de muchas listas en el Consolat. El lunes hay que entregar a Marga Prohens los seis nombres propuestos para renovar otros tantos puestos directivos en IB3. Se los iban a repartir 2+2+2 PSIB, Podemos y Més, pero quizás termine en un 2+2+1 y así ceden un cargo más al PP y se queda finalmente con cuatro en el consejo de dirección del ente. A ver si afloja y se desbloquea el nombramiento del nuevo director general, cosa poco probable.

Entre los postulantes, algunos ya han empezado a caer. El tarragoní Josep Mallol era una de las propuestas de Més para poner al frente de la radio y tele autonómicas. Su urgente nombramiento como secretario general de Biel Barceló -para apagar el incendio provocado dentro de Més per Alaró, al colocar Barceló en el cargo a la pareja del exalcalde del PP- ha truncado la apuesta. (Suerte que David Abril también cosió heridas y evitó una escisión). El formenterenc Joan Marí está sobre la mesa, pero no todos en el tripartito ven con buenos ojos al que fue mano derecha de la aguerrida Mònica Terribas mientras fue directora de TV3.

El nombre que suscitaba mayor consenso -es falso que Podemos la vetara-, la periodista y exdirectora de Televisió de Mallorca Marisa Goñi, se ha autodescartado; está embarcada en sus nuevos proyectos profesionales. Su negativa alienta las posibilidades de Xesca Vidal, -"tiene papeletas, aunque no sé si es la que más", dixit uno de los que tienen la clave-, aunque el PSOE sabe que "el PP no nos la va a aceptar" y piensa alternativas. Pedro Barbadillo, conocido entre otras cosas por su paso por la Mallorca Film Comission, el periodista Maties Salom, que ya fue subdirector de IB3, o el también periodista Jaume Perelló son otros nombres en el candelero.

Sin embargo, la izquierda ya da vueltas para dar el siguiente paso, cambiar la actual ley para que baste la mayoría absoluta para designar al nuevo capitoste de IB3, en lugar de los dos tercios del Parlamento que se requieren ahora. Y es que sin los votos del PP, el Govern deberá esperar seis meses hasta poder destituir a Pep Codony, con lo que ya nos situamos en 2016. Por cierto, el ridículo del que fue director de Tele Pere Rotger ofreciéndose a la presidenta Armengol al día siguiente de las elecciones para lo que guste, y apelando a su condición de "inqueros", es antológico. Si finalmente fructifica esta opción, la nueva normativa se aprobaría en agosto, para que pasara más desapercibida. Se ha descartado la idea de hacerlo vía decreto-ley, como algunas mentes sugerían, después de que PSOE y Més hayan azotado a Bauzá por abusar de este recurso legislativo.

De síndicos y magistrados

Entre los nombramientos pendientes, Fernando Toll-Messía será uno de los síndicos de Cuentas. Él ha dado su sí a Podemos para formar la terna junto al socialista Joan Rosselló, y el tercer síndico que designe el PP. Entretanto, el jurista Joan Oliver Araujo es la carta del PSIB para que el Parlamento le proponga como magistrado del Tribunal Constitucional. Més y Podemos han dado su nihil obstat, solo que ese negociado se decide en Madrid, y hasta ahora Balears nunca ha pintado nada.

Compartir el artículo

stats