Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Informe

Matas seguirá libre hasta 2017

El expresident del Govern, que tiene 6 causas penales pendientes, no volverá a la cárcel hasta dentro de 2 años, si es que es condenado 2 veces por el caso Nóos

Jaume Matas, saliendo de la prisión de Segovia.

Jaume Matas, saliendo de la prisión de Segovia. Efe

Jaume Matas ya ha probado la dureza de la cárcel, pero, y a pesar de que al menos tiene seis causas pendientes de juicio oral por el sumario Palma Arena, no volverá a prisión hasta 2017, eso sí: siempre que se le condene dos veces por el caso Nóos.

"Voy ganando", se jactó Matas tras ser casi absuelto por el Tribunal Supremo en el caso de las subvenciones y sueldos pagados a Antonio Alemany, el periodista autor de sus principales discursos. Pero después el expresident del PP de Balears se convirtió en un penado machacado por la Audiencia de Palma y los jueces de vigilancia penitenciaria (que le han hecho cumplir casi íntegramente una pena menor de 9 meses de cárcel).

El Gobierno del PP le denegó con celeridad el indulto, perdón que Mariano Rajoy tampoco quiso conceder a Antonio Alemany, que también ha pasado varios meses privado de libertad.

Casi veinte años de condena

Matas ha entrado en prisión por un delito menor, un simple tráfico de influencias por ordenar a su director general de Comunicación en el Govern que le diera las máximas ayudas públicas a Alemany. Ahora se enfrenta a once años de cárcel por el caso Nóos, donde está acusado de delitos continuados de malversación de caudales, prevaricación, falsedad en documento público y fraude a la Administración (amaño de contratos). Anticorrupción tiene pendiente de calificar el caso Ópera y podría pedir 8 ó 9 años de cárcel para el exministro de Medio Ambiente con José María Aznar.

Matas es el principal acusado dentro del sector de políticos y altos cargos que se plegaron servilmente a regar con un chorro de millones de euros a Iñaki Urdangarin, por ser el yerno del rey Juan Carlos, duque de Palma y miembro de la Familia Real. No hubo control del destino de esos fondos y se incumplieron todas las normas de contratación, argumenta el fiscal Pedro Horrach.

Es difícil hacer un pronóstico de las sentencias sobre la presunta trama de corrupción protagonizada por la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin, pero es muy probable que la Audiencia condene con ejemplaridad a los principales implicados, exceptuando la hermana del rey Felipe VI, que es un caso aparte. La exduquesa de Palma puede ser fácilmente absuelta de ayudar a su marido en defraudar al Fisco.

La sentencia será recurrida en casación ante el Tribunal Supremo, cuya postura es todavía más misteriosa. Matas tuvo la suerte de que el Alto Tribunal revocó casi totalmente para él la condena por el caso Alemany, aunque Nóos es un sumario excepcional.

Todo parece indicar que Nóos se juzgará el año que viene. La vista oral se prolongará alrededor de tres meses y la sentencia también tardará semanas en dictarse. El fallo será recurrido en casación ante el Tribunal Supremo, que podría pronunciarse sobre la presunta trama en 2017. Con una doble sentencia en contra, Matas volvería ese año a prisión.

Solista en la Ópera

Jaume Matas es el único acusado en la pieza separada de la Ópera, tras ser exculpados el autor del proyecto, el arquitecto Santiago Calatrava, el exconseller de Educación Francesc Fiol y otros exaltos cargos del Govern. El exlíder del PP está acusado de prevaricación, malversación, fraude a la Administración y falsedad documental: el menú habitual. Al no ser delitos continuados, la pena que reclamará para él fiscal Horrach será mas baja que en Nóos. No obstante, podría rondar los 8 ó 9 años de cárcel.

Nóos y Ópera son los dos casos que antes llegarán a juicio, aunque para ello falten varios meses.

El juez José Castro confía en acogerse a la reforma legal que aplaza en dos años la jubilación obligatoria de los magistrados a los 70 años. Con esa prórroga tendría tiempo suficiente para acabar la instrucción del Palma Arena, donde Matas aparece imputado en al menos otras cuatro piezas: Over, blanqueo de capitales, la principal y la de financiación ilegal del PP de Balears (compra de la sede de Palau Reial). Si Castro se jubila en diciembre, como estable la ley actual, será su sustituto quien culmine la instrucción del Palma Arena.

Over es el caso más avanzado, aunque le queda un buen empujón para acabar. Hay muchas pruebas en contra de Matas, especialmente el testimonio del arrepentido Horacio Mercado, el dueño de la agencia de publicidad Over. La pieza de Palau Real se acaba de abrir y en ella podrían aparecer nueva pruebas.

Compartir el artículo

stats